Íñigo Pérez se pierde al menos tres partidos

BAJA | El centrocampista de Osasuna padece una lesión capsular y ligamentosa en el primer dedo del pie derecho, pero no rotura

09.02.2020 | 01:28
Íñigo Pérez se retira del entrenamiento de ayer.

Pamplona - Íñigo Pérez se perderá los tres próximos encuentros al tener el pie inmovilizado tras las pruebas a las que se sometió ayer. El centrocampista no tiene rotura, lo que habría elevado mucho el periodo de baja, pero tendrá que llevar el tratamiento conservador hasta el final para evitar que vaya a peor ya que, hay que recordar, es una zona que ya tenía dañada tras una lesión producida en Zaragoza hace unos meses.

El mediocampista rojillo padece una lesión capsular y ligamentosa en el primer dedo del pie derecho y, aunque se descarta alteración ósea, seguirá un tratamiento conservador con inmovilización durante dos semanas, por lo que se perderá previsiblemente los tres próximos partidos.

Íñigo Pérez se sometió a unas pruebas médicas en la Clínica Universidad de Navarra para valorar la lesión en la articulación metatarsofalángica del primer dedo del pie derecho, que le ha impedido entrenar con el grupo este final de semana y no poder por tanto participar en el encuentro ante el Tenerife, que se disputará hoy en el estadio Heliodoro Rodríguez López.

El navarro, debido a esta lesión, también se perderá, de forma previsible, los dos próximos choques de la Segunda División, ante el Extremadura y el Lugo, respectivamente.

Pese a que la baja es importante, en el club respiraron al conocer que no hay rotura ya que ésta podría haber supuesto el adiós del navarro a lo que quedaba de temporada.

Hay que recordar que Íñigo Pérez sufrió "una importante artritis traumática del primer dedo del pie derecho con afectación de las partes blandas" en el encuentro contra el Zaragoza que se produjo a comienzos de octubre. El txantreano volvió a entrenarse con el grupo de manera progresiva a finales de octubre, pero la realidad es que el jugador ha tenido pequeñas molestias que ha ido aguantando por su capacidad de sufrimiento hasta que este nuevo golpe acabó por desatar unos importantes dolores en la zona que obligaron a realizarle nuevas pruebas en la mañana de ayer.