David Valero, economista: "Los clubes que pertenecen a los socios recibirán presiones"

"La situación me recuerda a las cajas de ahorros"

21.04.2020 | 13:46
Una imagen del Osasuna - Barcelona, de Primera División, disputado esta temporada en El Sadar.

Las consecuencias económicas que tendrá la crisis del coronavirus para el mundo del fútbol se prevén de enormes dimensiones. Son múltiples las afectaciones que ya están empezando a suceder y, de momento, reina la incertidumbre.

¿Los clubes cobrarán todos los derechos televisivos sino se acaban disputando los partidos que faltan? ¿Disminuirán significativamente los precios de los fichajes? ¿Cuántos empleos directos e indirectos relacionados con el fútbol se perderán?

Son algunas de las preguntas que están en el aire y que los expertos ya están empezando a responder. Uno de ellos es David Valero, economista e investigador del fútbol, quien en esta entrevista con EFE expone su punto de vista respecto muchas de las cuestiones que están ahora mismo sobre la mesa del deporte rey.

A causa de la crisis del coronavirus, ¿peligran los clubes que son propiedad de los socios?

Debemos tener en cuenta que los clubes que no son sociedades anónimas, como el Barça, el Real Madrid, el Athletic de Bilbao y Osasuna en LaLiga, son una anomalía en el mundo del fútbol. Por este motivo, recibirán presiones del mercado para cambiar su condición. En este sentido, la situación me recuerda cuando las cajas de ahorros, otra anomalía en ese momento, recibieron presiones para que se convirtiesen en bancos antes de la crisis económica del 2008. La crisis fue aprovechada para acabar con todas ellas de una manera u otra.

¿Estos clubes tendrán más dificultades para recuperarse de las pérdidas que los que son sociedades anónimas?

Un club que es una sociedad anónima puede llevar a cabo una ampliación de capital como cualquier empresa, pero los clubes que son propiedad de los socios tienen que sobrevivir con el dinero que ellos mismos generan. Durante esta época como mínimo recibirán presiones ideológicas por parte de gente a la que no le gusta este modelo anómalo.

Se ha hablado mucho sobre que habrá una bajada de precios contundente en los próximos mercados de fichajes. ¿Será así? ¿Neymar ahora ya vale mucho menos que antes de la pandemia?

El precio de un activo cualquiera es el que alguien está dispuesto a pagar por él. No es una cosa fija. En el caso de los futbolistas, el frenazo será notable. Si los posibles compradores de Neymar tienen menos dinero que antes, el precio cambia. Me cuesta creer que las transacciones seguirán tal cual después del parón. Otra opción es que los precios de los fichajes no caigan y directamente no se hagan operaciones porque para los clubes compradores ya no sea una prioridad fichar y los vendedores no quieran vender por debajo del precio que ellos consideran óptimo. Por otro lado, está la cuestión de las amortizaciones de los jugadores.

¿Cuáles son los grandes fichajes que aún no están amortizados?

Por ejemplo, en el Barça Coutinho y Dembélé aún no están amortizados y venderlos por debajo del precio de mercado de antes de la pandemia supondría pérdidas en el balance económico del club.

Una de las fuentes de ingresos más importantes para los clubes son los derechos de televisión. En Francia, BeIN Sports y Canal + Francia no enviaron a la LFP el pago previsto para abril e informaron de que no realizarán ninguno hasta que el fútbol se reanude. ¿Tienen derecho a hacerlo?

Tiene sentido que las televisiones no paguen. En España aproximadamente se ha disputado el 75% de la temporada y LaLiga ha cobrado entre el 85 y el 90% del total de los derechos televisivos. Es decir, puede ser que no solo no cobren el tanto por ciento restante sino que tengan que devolver parte del dinero ingresado hasta ahora si no se juegan los partidos que quedan. Por eso, esta temporada se tiene que finalizar sea como sea, seguramente a puerta cerrada y siempre con las condiciones sanitarias adecuadas. Los clubes generan más por derechos televisivos que por entradas.

¿Qué clubes sufrirán más si no se termina la competición?

El Barça, por ejemplo, sufrirá mucho. Hace tiempo que está en el límite económico. No genera beneficios a pesar del gran volumen de ingresos que tiene. Los últimos años le han acabado salvando las ventas de jugadores como Neymar.

¿Y qué clubes sufrirán menos?

El Eibar es un club con una rentabilidad muy alta que está haciendo las cosas muy bien en el plano económico y eso le permitirá pasar esta situación de una forma más holgada.

El Espanyol hizo una gran inversión en el mercado de invierno (40 millones de euros) con la intención de salvar la categoría. Si LaLiga diese por terminada la competición sin disputarse los partidos que quedan y descendieran los tres conjuntos que ahora ocupan las últimas plazas (Mallorca, Leganés y Espanyol), ¿el club blanquiazul podría encontrarse en una situación muy complicada económicamente?

El Espanyol ya estaba en una situación muy complicada antes de la crisis del coronavirus. Y descender siempre es un problema. Aunque LaLiga como patronal tiene un fondo de compensación a fondo perdido para ayudar a los clubes que descienden a Segunda. Entre los tres se reparten 50 millones de euros. De éstos, al Espanyol le corresponderían aproximadamente unos 25 si bajara junto con Mallorca y Leganés.

¿Por qué no se divide entre tres?

Porque en los parámetros que marca LaLiga cuentan aspectos como las temporadas que un equipo lleva en Primera.

¿Y cuántos millones de derechos televisivos dejaría de ingresar el Espanyol si desciende?

Esta temporada ha ingresado 30 millones de euros y en Segunda ingresaría 6. Pero estos 25 del fondo de compensación le servirían para cuadrar las cifras. Lo que sería preocupante para el Espanyol sería no regresar a Primera en una temporada. Entonces ya no contaría con ninguna ayuda de LaLiga.

LaLiga, entre trabajos directos e indirectos, da empleo a prácticamente 200.000 personas. ¿Muchos de estos trabajos ahora corren peligro?

Los cálculos de los trabajos indirectos son imaginativos y complicados de calcular. Supongo que, por ejemplo, deben contar a los empleados de los bares que emiten los partidos, pero calcular las cervezas que se dejarán de servir es bastante complejo. En todo caso, para muchas de estas 200.000 personas lo que está sucediendo será un grave problema. Los bares que tienen concesiones dentro de los estadios ya hace semanas que están facturando cero.

Y tienen unos empleados a los que pagar una nómina y desconozco si siguen pagando un canon al club en cuestión o no. Por otro lado, hay trabajos discontinuos, como los encargados de estar en los tornos de los estadios. Estas personas normalmente tienen otros trabajos y la afectación puede ser menor.