El TAS da la razón a Álvaro Fernández en su litigio con Osasuna

Conflicto / El club seguirá reclamándole 10 millones, pero ahora en el Tribunal Laboral de Navarra

11.10.2020 | 11:19
El portero Álvaro Fernández

Pamplona – Nuevo capítulo en el litigio que mantienen Osasuna y el portero riojano Álvaro Fernández desde que el futbolista abandonara gratis y de forma unilateral el club navarro en el verano de 2017 para enrolarse en las filas del Mónaco. Y es que ayer trascendió que el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) ha fallado en favor del futbolista, desestimando la reclamación de 10 millones de euros en concepto de indemnización solicitada por el club navarro al considerar sus dirigentes que el canterano podía ser renovado automáticamente según el contrato que ambas partes sellaron en su día. Sin embargo, no piensa lo mismo el TAS, a pesar de lo cual la entidad seguirá litigando, aunque ahora lo hará en el Tribunal Laboral de Navarra.

Resulta conveniente recordar en todo este asunto que el guardameta, criado en Tajonar, decidió marcharse de Osasuna cuando iba a ascender al primer equipo. Lo hizo porque, según él, su contrato había expirado. Sin embargo, la entidad rojilla presentó otro documento que le ligaba a Osasuna, pero el jugador no solo lo negó, sino que además denunció al presidente, Luis Sabalza, y al gerente, Ángel Ardanaz, por falsificación de firma, una demanda que no atendió la justicia ordinaria y que además se volvió en su contra y se encuentra todavía pendiente de resolución.

Osasuna llevó el asunto a la FIFA, que no atendió su reclamación, por lo que el club recurrió al TAS. Y después de que ayer trascendiera la resolución favorable a Álvaro Fernández, en la actualidad en las filas del Huesca tras pasar por el Extremadura, la entidad rojilla regresará a la vía laboral, en la que seguirá peleando por una indemnización de 10 millones de euros (por considerarlo futbolista del primer equipo por haber debutado ese mismo curso 206/2017 en Villarreal) o de 3 (en el supuesto de que se le otorgue la condición de futbolista del filial). Se trata de un proceso que dura ya tres años y que ahora seguirá su curso en Navarra.