El nuevo talón de Aquiles

Osasuna ha encajado 10 de los 30 goles que ha recibido en el tramo final de los partidos

03.02.2021 | 19:27
Borja Iglesias alza los brazos celebrando el gol este pasado lunes en el Benito Villamarín.

El tanto de Borja Iglesias el pasado lunes evidenció un nuevo problema de Osasuna en esta temporada. El conjunto rojillo no sabe cerrar los partidos y ello le ha costado hasta el momento unos puntos que, precisamente, no le sobran. El cuadro navarro, que aparentemente había cortado la sangría de recibir goles en los primeros minutos, tanto del partido como de las segundas partes, ahora los encaja en los tramos finales.

En un total de 8 encuentros de los 21 partidos disputados hasta la fecha, Osasuna ha encajado 10 de los 30 goles que ha recibido en el último cuarto de hora de los mismos. Este nuevo talón de Aquiles le ha privado de sumar 8 puntos a los hombres de Arrasate, números que ahora mismo colocarían a Osasuna en octava posición, con 27 puntos, uno por delante del Betis, su último rival. El cuadro que dirige Manuel Pellegrini es séptimo clasificado con 30 puntos, uno por delante del Granada, octavo con 29. Precisamente cuatro de esos puntos los ha conseguido el conjunto verdiblanco en los últimos minutos de sus partidos contra Osasuna.

Esos 10 goles en los últimos quince minutos de los encuentros suponen exactamente un tercio de los que ha encajado la entidad rojilla hasta el momento en la presente temporada (30) y en seis partidos se cambió el signo del resultado en detrimento de Osasuna.

Los goles de Roger Martí (77') y José Luis Morales (81') sellaron la remontada granota en El Sadar después de que Osasuna se adelantara con un tanto de Roberto Torres, que sería igualado por Gonzalo Melero antes de llegar al descanso en la tercera jornada de Liga.

Pasado el ecuador de la primera vuelta, Borja Iglesias (76') anotaba su primer tanto del año 2020 en El Sadar para deshacer un empate que Miranda se encargaría de sentenciar para darle al Betis la victoria. Mismo desenlace tuvo Osasuna en su visita a Pucela, de la que se fue de vacío después de que Weissman anotara en el 75 el gol de la remontada del Valladolid (y su segundo tanto en particular) en un partido en el que los rojillos se llegaron a poner por delante (1-2) antes de llegar al descanso, dándole la vuelta al primer tanto del israelí.

En Elche comenzó a verse la recuperación de Osasuna, pero Carrillo (77') evitó que la mejora rojilla se fuera acompañada de una victoria. Lucas Pérez (75'), desde los once metros, rescató un punto para el Alavés en el partido que cerró el 2020 para un Osasuna que se quedó con un jugador menos en los primeros compases del choque.
Borja Iglesias y Osasuna volvían a cruzar sus caminos este lunes y el panda salió victorioso al anotar el tanto de la victoria a once minutos de que finalizara el duelo.

Sin embargo, dos de los goles recibidos en dos partidos no alteraron el signo del encuentro, pero sí impidieron que Osasuna pudiera sumar al menos un punto antes de que venciera el tiempo. Lucas Torreira, a dos minutos del final, anotó el 1-3 en favor del Atlético de Madrid en su visita a El Sadar en la octava jornada del campeonato, mientras que Gerard Moreno firmó un resultado idéntico en el desplazamiento del Villarreal a Pamplona en la decimocuarta fecha del campeonato.

Los goles en el tramo final de los encuentros se han convertido, ahora, en el nuevo talón de Aquiles, la última vulnerabilidad que han mostrado los rojillos en este curso. Un nuevo problema que debe solventar Jagoba Arrasate en esta segunda vuelta que acaba de comenzar, puesto que el dato también refleja que de los diez tantos encajados, tres han sido contra rivales directos en la lucha por la permanencia en la categoría.