Así será la nueva normalidad en las piscinas

Las instalaciones tendrán múltiples restricciones en su reapertura

27.05.2020 | 15:25
Las piscinas deberán seguir unas estrictas medidas en su reapertura

Con el verano a la vuelta de la esquina y el reciente permiso para acceder a las playas, una de las preguntas que surgen es: ¿Cómo serán las piscinas en la nueva normalidad? ¿tendrán algo que ver con cómo las conocíamos hasta ahora?

El Ministerio de Sanidad ha publicado un protocolo con las medidas básicas de seguridad para la reapertura en la actividad de las piscinas que contempla entre otras restricciones, la limitación de aforo,  medidas de higiene personal y desinfección de materiales y superficies.

El documento con las recomendaciones, consensuado con las Comunidades Autónomas, entrará en vigor única y exclusivamente cuando el plan de desescalada permita la apertura de las piscinas, previsto en la fase 3. 

Asimismo, Sanidad aconseja como norma general que de forma "complementaria" cada establecimiento establezca un protocolo específico según las características de cada instalación.

Limitación de aforo

De ese modo, se deberá establecer una limitación de aforo para garantizar la distancia social de 2 metros y para doblar la superficie por persona en los espacios al aire libre y triplicarla en los espacios cubiertos.

Será el socorrista o el personal que designe el gestor de la instalación el responsable de supervisar el número de bañistas en cada uno de los vasos y restringir los accesos a los mismos.

Para restringir el acceso a las instalaciones, Sanidad plantea dibujar o colocar bandas en el suelo de recepción que marquen la distancia mínima entre personas de 2 metros para acceder el mostrador y a la entrada. En el caso de que existan tornos, recomienda "tenerlos bajados o tocarlos con la ropa" y, si la instalación lo permite, se recomienda utilizar una puerta de entrada y otra de salida para intentar evitar al máximo que las personas se crucen.

MEDIDAS DE HIGIENE

En cuanto a las medidas de higiene, aconseja sistemas para la desinfección de manos a la entrada de la piscina e incorporar un sistema de limpieza y desinfección de calzado. Por otro lado, será recomendable el uso de calzado exclusivo dentro de la instalación.

Por otro lado, para garantizar que se cumplen con las medidas de higiene en las instalaciones se pondrá a disposición de los usuarios una bolsa de plástico para material desechable que se deberá depositar cerrada en un cubo de basura (con tapa y pedal) a la salida y se favorecerá el pago con tarjeta de crédito.

Se deberá realizar limpieza y desinfección de las zonas de estancia y de tránsito de los bañistas, al menos 2 veces al día, haciendo especial hincapié en las zonas más frecuentadas como vestuarios, aseos, taquillas, duchas y lavabos.

Material de un solo uso

El protocolo establece la utilización de  materiales de un solo uso o proceder a su limpieza y desinfección adecuada, sobre la que aconseja diluciones de lejía 1:50 recién preparada o cualquiera de los desinfectantes con actividad virucida que se encuentran en el mercado y que han sido autorizados y registrados por el Ministerio de Sanidad.

Ventilación de espacios cerrados

Sanidad también alerta de la importancia de la ventilación en los espacios cerrados, como vestuarios y baños, botiquín y salas técnicas y recomienda abrir puertas y ventanas exteriores para aumentar la circulación de aire en estas zonas. Además, en el caso de que la ventilación se proporcione a través de medios mecánicos, estos deben conservarse en buen estado de mantenimiento, limpieza y grado de desinfección adecuado.

Limpieza antes de la apertura

Se deberá hacer una "exhaustiva limpieza" antes de proceder a la desinfección de todo el mobiliario (vaso, corcheras, escaleras de acero inoxidable, duchas, paredes, taquillas, etc.), y que se preste "especial atención" a las superficies de contacto más frecuente como grifos, barandillas o pomos de puerta.