La nutrición de los deportistas paralímpicos

10.04.2020 | 11:04
"Hay que intentar hacer cuatro ingestas y no cinco. Desayuno, almuerzo, merienda y cena".

Con los Centros de Alto Rendimiento y las residencias deportivas cerradas, los deportistas paralímpicos que entrenaban y vivían en ellos han regresado a sus casas para cumplir con el confinamiento decretado por el Gobierno debido al estado de alarma por la pandemia de coronavirus.

En un deportista, aparte del entrenamiento, hay otros dos aspectos importantes y que hay cuidar al detalle. Son la alimentación y la nutrición.

Amaia Bilbao, del servicio médico del Comité Paralímpico Español, marca unas recomendaciones y consejos que todo deportista debe cumplir para, en este tiempo de reclusión en casa, no se pierda la forma y el cuerpo no acuse en exceso la inactividad física al máximo nivel.

"Hay que mantener la misma ingesta de líquidos diarios que cuando se está entrenando y limitar o prohibir las bebidas azucaradas y el alcohol porque son calorías que no se van a gastar", confiesa.

Con una correcta alimentación estos días se pretende mantener la mejor calidad a nivel muscular y metabólica de lo conseguido con el entrenamiento y "que no se vaya el peso al devorar la nevera".

"Hay que intentar hacer cuatro ingestas y no cinco. Desayuno, almuerzo, merienda y cena, dependiendo de la mitad más activa de la jornada", comenta Amaia, que asegura que "si no haces el mismo ejercicio que antes no debes comer la misma cantidad".

Para disminuir las calorías en los platos, es importante jugar con los productos. "Hay que limitar los hidratos de carbono que aportan mucha caloría como las patatas, zanahoria, bollería, pan, pasta, azucares, mermeladas o gominolas".

"No hace falta comer pasta a diario o cuatro días a la semana. Hay productos con hidratos de carbono que favorecen las necesidades como las verduras cocinadas o crudas, la fruta de temporada y la legumbre. Hay que pensar en qué fruta comes y qué azucares aporta. Hay que ser moderado", comenta.

Las proteínas son esenciales para mantener la condición física y según Amaia Bilbao conviene tenerlas en "el desayuno, comida y cena".

"Los huevos son prácticos para el desayuno. También el queso y el jamón serrano. Después hay que jugar con la carne y pescado, pero prefiero que se coma más pescado que carne, aunque en estos momentos hay que ver si se puede dependiendo del lugar de residencia de cada uno y los suministros", confiesa.

Un aspecto con el que hay que tener cuidado es con los "suplementos, que no se pueden llevar igual que en el ciclo de entrenamientos".

"Tienen que bajar y adecuarse a la situación actual. La nevera nos llama a gritos y pide a quién haga la compra que no se llenen muchos caprichos. Algún capricho viene bien, pero sábado o domingo. Algo que verdaderamente se pueda llevar y no vaya a masacrar o tirar todo por la borda", comenta.

Los frutos secos también son un buen alimento, pero cargado de calorías. "Hay que tener cuidado porque si te vuelves tonto te puedes acabar el bote sin darte cuenta".

Como resumen, Amaia Bilbao destaca cuatro puntos para una correcta alimentación. "Hay que beber mucho líquido; priorizar las verduras, el pescado, la carne y los huevos y menos la pasta; comer frutas y frutos secos entre comidas y en la medida de lo posible cambiar el azúcar por la miel".