Seis sabrosos bocatas para cenar frente a la tele

Picar algo frente a una pantalla cada vez es más común, por lo que es aconsejable preparar platos fáciles de comer y que no ocupen mucho espacio, algo que los bocadillos cumplen con creces

02.02.2022 | 19:28
Dos bocadillos preparados para comerlos frente a la televisión

Ahora que los atracones de series han llegado a nuestra manera de consumir ficción audiovisual, comer en el sofá frente a la pantalla forma parte del ritual. Series completas del tirón, sagas de películas de una sentada, partidos de fútbol y competiciones deportivas que no se pueden interrumpir hace que preparemos con antelación algo de picar, de untar o de morder para cuando el apetito se despierte. O que haya que empapar la bebida.

A la hora de preparar la sesión o la velada, solos o en compañía, hay que recordar que hay más cosas que palomitas de microondas o salsas para mojar tortitas o triángulos de maíz. Existen los bocadillos.

Pocas cosas hay más satisfactorias que morder un buen pan crujiente mientras el protagonista de la serie va camino de su siguiente aventura. Saborear su relleno puede acompañar los momentos de mayor expectación.

Una carta de posibilidades

Por eso proponemos seis recetas que ofrecen desde la iniciativa europea Buenos Días Con Pan que no nos dejarán indiferentes, como hace un buen final de capítulo.

1) Bagel relleno de salchichón, mozzarella y aceite de oliva

Simple y sencillo pero siempre satisfactorio.

  • Ingredientes: Bagel, salchichón, mozzarella y aceite de oliva
  • Abrir por su plano horizontal este pequeño pan tierno con un agujero en el centro (como si fuera una rosquilla) y ponerle una primera capa de lonchas de salchichón. Sobre estas, distribuir la mozzarela. Este queso de leche de búfala puede ponerse cortado en rodajitas también o simplemente desmigado. Finalmente, un chorrito de aceite de oliva virgen para darle un poco más de untuosidad.

Se puede cortar en dos trozos para facilitar su manejo y morderlo con comodidad.

2) Pan de leche con chocolate y láminas de plátano.

Evolución de un clásico de las meriendas infantiles. La fruta hace suba una categoría en sofisticación mientas ofrece un extraordinario contraste de texturas.

  • Ingredientes: Pan de leche, chocolate y plátano
  • Abrir este pan a medio camino entre el tierno bollo y la crujiente barra. Distribuir las ondas de chocolate en una capa no muy gruesa. El grosor de las pastillas no debe ser muy grande para que se parta sin demasiada dificultad. Añadir las rodajas de plátano por encima.

Si ya quieres que el bocado vaya para nota, un poco de miel aporta un dulzor extra que ayuda a matizar el resultado final.

3) Pan de hogaza con tortilla, lechuga, pimiento rojo y mayonesa.

De rústica solidez y crujiente frescura, la ternura de este sándwich puede ser sublime si la tortilla es aromática y no queda muy seca.

  • Ingredientes: Pan de hogaza, tortilla, lechuga, pimiento rojo y mayonesa.
  • Tomando como base una sencilla tortilla francesa aderezada con algunas hierbas aromáticas, se cortan dos lonchas de una hogaza de pan.
  • Sobre la inferior, la que hace de base, se colocan con cuidado unas hojas de lechuga. Sobre esta cama se coloca la tortilla. Unas tiras de pimiento rojo asado y una cucharada de mayonesa bastan para coronar el relleno y taparlo con la otra loncha.

No hace falta tostar el pan , pero siempre le añadirá un punto crujiente que siempre da gustirrinín. La lechuga puede cambiares por otro clase de hojas verdes

4) Baguette con pechuga de pollo , huevo y tomate

Otro clásico. Puede considerase una cena ligera.

  • Ingredientes: Pan baguette, pechuga de pollo frita o a la plancha, huevo duro, tomate, rúcula y mayonesa
  • Requiere algo de preparación previa al tener que cocinar la pechuga del pollo (a no ser que haya sobrado de una comida previa) y cocer el huevo. Tiene la dificultad de que la carne no quede seca, aunque la mayonesa puede ayudar a que esto no se note. Sobre el pan se coloca el filete de pechuga. Se cubre con la rúcula y las rodajas de tomate, colocando como último piso el huevo cocido cortado. Se cierra con el pan y al salón con el.

Una alternativa es picar la pechuga y mezclarla con la mayonesa. Pero, ojo, puede escurrir por los bordes cuando se dé el mordisco.

5) Pan de rosca con jamón, tomate rallado y queso brie.

Sencillo donde los haya, es heredero del clásico pa amb tomàquet catalán.

  • Ingredientes: Pan de rosca, jamón ibérico, tomate rallado y queso brie
  • Abrir el pan, extender el tomate rallado, que no salsa de tomate ni tomate escachado.
  • Colocar las lonchas de jamón y cubrir con lonchas de queso brie.

Poco más que añadir. Cada mordisco estará en su punto de texturas diferentes, sabores que se complementan y con la jugosidad justa

6) Baguette de queso curado y aguacate.

Es la hermandad de las más sabrosas grasas vegetales y lácteas.

  • Ingredientes: Baguette de leche, queso curado, aguacate y sésamo
  • La dificultad está en pelar, quitarle el hueso y cortarlo en rodajas sin deformarlo. Es aconsejable que este algo frío para facilitar la operación. El montaje es sencillo, pan, capa de aguacate y capa de queso por encima. El grosor de cada ingrediente, al gusto del consumidor.
  • El sésamo se espolvorea como último toque.

La suavidad del sabor de aguacate se potencia con el queso curado. 

Aunque se han indicado clases concretas de pan para cada bocadillo, cada cual puede usar el que mejor se le acomode. Y es que para gustos, las series de televisión y los equipos de fútbol

noticias de noticiasdenavarra