Un taxista salva a una clienta de ser estafada al escuchar su conversación

29.02.2020 | 01:42
Un hombre esperando ante una fila de taxis.

EEUU – La actuación de un taxista ha sido alabada por las autoridades norteamercianas después de que salvara a una mujer de avanzada edad de ser estafada. Rajbir Singh, de la compañía Roseville Cab, acudió a recoger en su domicilio de Sun City (California) a una mujer de 92 años que había solicitado un coche. Cuando lo nonagenaria se metió en el taxi indicó a Singh que la llevara a su banco. La cliente le explicó que debía sacar 25.000 dólares para saldar una deuda con el IRS, la agencia gubernamental estadounidense encargada de la recaudación de impuestos, según le había explicado un funcionario por teléfono. El conductor, tras escuchar el relato de la mujer, sospechó que podía tratarse de una estafa, y le pidió reconsiderar la situación. Incluso detuvo el vehículo y utilizó el teléfono de la anciana para ponerse en contacto con el supuesto funcionario. Cuando contestaron a la llamada, Singh intentó informarse de la situación de la mujer, cuya identidad no ha sido revelada. Tras un rato de conversación, su interlocutor colgó el teléfono. Ante la insistencia de Singh, el supuesto recaudador acabó bloqueando el número. El taxista se ofreció a llevar a la mujer a una comisaría para denunciar los hechos, y ambos se presentaron en dependencias policiales. "Efectivamente, se trababa una estafa", escribió el departamento de Policía de Roseville en su página de Facebook. Tras interponer la denuncia, el conductor llevó de regreso a su domicilio a la mujer. "Nos encanta esta historia porque Raj pudo haber llevado a su cliente a su destino y no haberse preocupado por su bienestar. Se tomó su tiempo y tuvo la gran previsión de llevar a la casi víctima a la comisaría de Policía para denunciar", escribieron los agentes.Hallan medio millón de mejillones 'cocinados' solos por el calentamientoNueva Zelanda – Un ciudadano de Nueva Zelanda, Brandon Ferguson, encontró la semana pasada en Maunganui Bluff Beach, una playa de la Isla del Norte, al menos medio millón de mejillones cocinados vivos. "Soy de la zona, así que siempre estoy por la costa buscando comida para la familia. Ese día salí con amigos y esperamos a que cambiara la marea para poder juntar el mayor número de mejillones", comentó Ferguson a Business Insider. "Olía muy fuerte a podrido. Algunos de los mejillones estaban vacíos, otros muertos. Algunos flotaban en el agua. Había más de 500.000 mejillones y conchas cubriendo la costa", prosiguió. No es la primera vez que Ferguson se enfrenta a un fenómeno de semejantes características ya que, según relató al citado medio, el mismo suceso se produjo el año pasado. Al parecer, se debe al aumento de las temperaturas y al calentamiento de las aguas del mar. "Ha sucedido en el pasado debido a las temperaturas cálidas del agua, las bajas mareas del medio día y las altas presiones", matizó. El hombre colgó una grabación de la curiosa escena en su página de Facebook.