Francia despide a Jean-Paul Belmondo con una emotiva ceremonia

Los emotivos acordes de "Chi Mai", de Ennio Morricone, fueron el epílogo de un acto de homenaje celebrado en los Inválidos de París y clausurada por Emmanuel Macron

09.09.2021 | 22:11
La ceremonia de homenaje a Jean Paul-Belmondo.

Francia despidió este jueves a uno de sus grandes actores del último siglo, Jean-Paul Belmondo (1933-2021), con la célebre banda sonora de "El Profesional" ("Le professionnel", 1981), un filme de acción en el que el desaparecido intérprete encarna la valentía y la alegría de vivir por las que los franceses le reconocían.

Los emotivos acordes de "Chi Mai", de Ennio Morricone, fueron el epílogo de una ceremonia de homenaje celebrada en los Inválidos de París clausurada por el presidente francés, Emmanuel Macron.

"Belmondo era como alguien de nuestra familia, como un hermano, un primo, un tío", constató Macron. "Este hombre de las mil caras" que perduró durante seis décadas en las pantallas, agregó el presidente, ha dejado huérfana a Francia. "No solo hemos perdido a un gran actor (...) sino una parte de la vida" de los franceses, resaltó.

Para Macron, uno de los encantos del desaparecido actor era que reflejaba "las contradicciones, los fallos" de los franceses, aunque también "adoramos su gusto por el riesgo, su elegancia".

"Bebel", como se conocía popularmente a Belmondo, era símbolo del cine mundial que trabajó tanto en películas de cariz intelectual, al servicio de directores como Jean-Luc Godard, como en otras de acción, entre ellas "El Profesional".

De padres italianos, ambos artistas, Belmondo encandiló por su naturalidad y franqueza, reforzadas por un físico rotundo y unos rasgos algo toscos, como su nariz rota de su época juvenil como boxeador.

Fallecido el pasado lunes a los 88 años, el actor fue también homenajeado por su familia. Su nieto Victor Belmondo, de 27 años y también actor, tuvo que interrumpir su intervención por la emoción.

"Eres un sol eterno, muchas gracias por habernos dados tanta alegría, por haber compartido tu positividad. Ahora aprovecha para reunirte con los amigos que tanto has echado de menos", manifestó Victor.

El nieto de Belmondo celebró también "la simpatía y la alegría de vivir" de su abuelo, plasmadas en su eterna sonrisa.

Al homenaje acudieron muchos compañeros de profesión, como los intérpretes Jean Dujardin, Marion Cotillard, Berenice Bejo o Nathalie Baye, o el director Michel Hazanavicius.

Tampoco faltaron figuras televisivas o personalidades políticas, como el expresidente François Hollande o la alcaldesa de París, Anne Hidalgo; además de centenas de admiradores, muchos de ellos portando rosas.

La ceremonia de los Inválidos, seguida por las televisiones en directo, también contó con la interpretación del himno nacional francés, La Marsella, aunque el momento más emotivo fue el "Chi Mai" de Morricone.

En la película de esa banda sonora, el fornido personaje de Belmondo es un agente de los servicios secretos franceses cuya misión es asesinar a un dictador africano.

Pero Francia aborta la misión y acaba encarcelado. Su valentía y arrojo le permiten dar la vuelta a esa situación. La película, récord de audiencia en la época, ha quedado asociada a las cualidades de Belmondo en el imaginario de los franceses.

Tras este homenaje, el féretro con sus restos quedó expuesto al público en los Inválidos, antes del funeral privado que su familia ha organizado para este viernes en la céntrica iglesia parisina de Saint-Germain-des-Prés.

DEL CULTO A LA ACCIÓN

Prácticamente retirado de la gran pantalla desde que en 2001 sufrió un accidente cerebral, Belmondo participó en películas de culto, como "À bout de souffle" ("Al fin de la escapada, 1960), "Un singe en hiver" ("Un mono en invierno", 1962), "Pierrot le fou" ("Pierrot el loco", 1965) o "La Sirene du Mississipi" ("La sirena del Mississippi", 1969).

A partir de 1965, se orientó a un cine más comercial y de aventuras, entre ellas "El hombre de Río" ("L'Homme de Rio", 1964), "Borsalino" (1970), "El clan de los marselleses" ("La scoumoune", 1972), "El magnífico" ("Le magnifique", 1973).

Los principales premios llegaron muy al final de su carrera. En 1989 fue el ganador del César al mejor actor por "El imperio del león" ("Itinéraire d'un enfant gâté") -aunque jamás lo recogió- y en 2016 recibió el "León de Oro de Honor" en el Festival de Venecia.

noticias de noticiasdenavarra