La guerra en el centro de Nigeria se recrudece

El conflicto entre pastores y agricultores por el control de los recursos ha causado 7.000 muertos desde 2015

09.02.2020 | 10:58

abuya (nigeria) - El conflicto por el control de recursos entre pastores y agricultores en el cinturón central de Nigeria ha provocado la muerte de unas 7.000 personas desde 2015, según informó la Embajada de Estados Unidos en el país africano.

"El conflicto ha causado unas 7.000 muertes en los últimos cinco años y 13.000 millones de dólares en pérdidas económicas anualmente", destaca un informe divulgado por la Embajada y elaborado por la Agencia de EEUU para el Desarrollo Internacional (Usaid), que promueve la coexistencia pacífica entre ambas partes.

El cinturón central de Nigeria comprende los estados de Benue, Plateau, Nasarawa, Níger y algunas partes del estado de Kaduna, y ha sido testigo de violentos enfrentamientos y ataques en los últimos años.

Gracias al programa Participación de Comunidades para la Paz en Nigeria (ECPN, por su siglas en inglés), Usaid capacita a pastores y agricultores de estas áreas en la gestión de disputas, además de contar con foros de prevención de conflictos y comités de paz dirigidos por la comunidad.

"Los incidentes que alguna vez parecieron manejables y aislados se han convertido en disputas a gran escala que han resultado en aldeas quemadas, ganado robado, productos agrícolas destruidos y violencia contra los aldeanos", detalla el texto.

más ataques La creciente desertificación, el aumento de la población y la escasez de fuentes hídricas, entre otros recursos naturales, ha recrudecido los ataques entre pastores musulmanes fulani -que llevan sus reses por todo el país en busca de pasto- y granjeros locales cristianos.

Pese a la alta mortandad, más de 600 disputas sobre rutas de pastoreo, acceso estacional a los puntos de agua, daños a los cultivos, contaminación del agua por animales y comercio han sido resueltos de manera pacífica en las comunidades donde se ha aplicado el ECPN, de acuerdo con Usaid.

El Gobierno del presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari, ha recibido presiones para atajar esta espiral de violencia, en un país de casi 200 millones de habitantes cuya seguridad ya sufre desde hace una década el azote del grupo yihadista Boko Haram. - Efe