Johnson sufre la primera ‘derrota’ antes de llegar a Downing Street

El Parlamento aprueba bloquear una posible suspensión del mismo para un ‘brexit’ desordenado

09.02.2020 | 20:25
Boris Johnson, durante su intervención en el Excel Center de Londres.

madrid/londres - El Parlamento de Reino Unido respaldó ayer un proyecto para impedir que el nuevo primer ministro del país pueda suspender el organismo para forzar un brexit desordenado.

La votación se saldó con 41 votos a favor y contempla la imposibilidad de suspender el Parlamento entre el 9 de octubre y el 18 de diciembre, a menos que se forme Gobierno en Irlanda del Norte.

Según las informaciones recogidas por la cadena de televisión británica BBC, cuatro ministros se abstuvieron y 17 parlamentarios tories se revelaron, incluida la secretaria de Estado de Asuntos Digitales, Margot James, que dimitió.

Por su parte, la premier, Theresa May, expresó su decepción por el hecho de que varios de sus ministros no hayan respaldado el proyecto, tal y como informó la agencia de noticias Reuters.

"La primera ministra está obviamente decepcionada por el hecho de que varios ministros no hayan votado", dijo su portavoz. "Sin duda su sucesor tendrá esto en cuenta cuando forme su Gobierno", remachó.

Los parlamentarios británicos ya aprobaron el 9 de julio una medida que podría dificultar al próximo primer ministro forzar un brexit sin acuerdo a través de una suspensión del Parlamento, si bien la propuesta no alcanzó a ser un bloqueo completo.

Boris Johnson, el favorito para asumir el cargo de líder del Partido Conservador y encabezar la salida de Reino Unido desde la Unión Europea, argumentó que el país debería abandonar el bloque el 31 de octubre, incluso si no hay un acuerdo formal de transición.

La posición de Johnson ha generado especulaciones sobre la posibilidad de que suspendiera al Parlamento para evitar que los legisladores, que en su mayoría han expresado su oposición a un brexit no acordado, impidan su plan de salida en cualquier caso.

Si el Parlamento está en funciones, quienes se oponen a un brexit sin acuerdo creen que pueden encontrar una manera de bloquear una salida desordenada, que los inversores temen que cause un trastorno importante a la quinta economía más grande del mundo y a sus socios comerciales.

Por su parte, el negociador del brexit de la Unión Europea (UE), Michel Barnier, advirtió al Reino Unido de que deberá "afrontar consecuencias" si decide salir finalmente del bloque europeo sin acuerdo el próximo 31 de octubre.

En unas declaraciones al programa Panorama de la cadena británica BBC, Barnier afirmó que el acuerdo negociado entre Londres y Bruselas, rechazado tres veces por la Cámara de los Comunes", es "la única manera de salir de la UE de una manera ordenada".

antes de la campaña Las afirmaciones de Barnier en el programa Panorama fueron grabadas en mayo, antes de que empezara la actual campaña para sustituir a la primera ministra británica, Theresa May.

Además, el negociador comunitario insistió en que May y sus ministros "nunca" le dijeron durante las negociaciones que ella podría optar por un brexit sin pacto alguno.

La jefa del Gobierno conservador reiteró muchas veces en público que no tener acuerdo era siempre mejor que salir con uno malo.

La premier dimitió el pasado 7 de junio como líder del Partido Conservador tras fracasar sus esfuerzos en aprobar su plan de salida, aunque permanece como jefa del Gobierno hasta el próximo día 24, cuando será sustituida por uno de los dos aspirantes al liderazgo -el exministro de Exteriores Boris Johnson o el actual jefe de la diplomacia británica, Jeremy Hunt.- E.P./Efe

escocia

johnson eleva el independentismo

Su figura es impopular. Conocido por sus salidas de tono, el aspirante a liderar a los conservadores británicos y ser el próximo primer ministro Boris Johnson es una figura impopular en Escocia, según los expertos, que pronostican un repunte del independentismo si finalmente ocupa el número 10 de Downing Street. Si bien desde la victoria del brexit en 2016 el porcentaje de respaldo a la secesión se había mantenido estable en torno al 45% (la cifra que obtuvo en el referéndum que se celebró en 2014), los sondeos más recientes reflejan un incremento. Desde que se desató la carrera por suceder a May, el respaldo a la separación se ha elevado hasta el 49%.