Salvini impone la “reclusión forzada” en un ‘Open Arms’ en situación crítica

Bruselas afirma que sin un puerto donde desembarcar no puede coordinar la distribución de los 134 migrantes a bordo

10.02.2020 | 00:24
Cuatro migrantes desembarcaron del buque de rescate ‘Open Arms’, en la madrugada de ayer en el puerto de Lampedusa (Italia), para recibir tratamiento médico.

Bruselas afirma que sin un puerto no puede coordinar la distribución de las personas a bordo.

Roma - La salud física y psicológica de los 134 migrantes que permanecen a bordo del barco del Open Arms frente a la isla de Lampedusa (sur) empeora con el paso de las horas, mientras el Gobierno italiano se niega a autorizar su desembarco. "Amenazas de suicidio. Conatos de violencia. Todas las personas están física y psicológicamente rotas. Al límite. Necesitan ser evacuadas de forma inmediata", asegura la organización española Proactiva Open Arms en las redes sociales.

La embarcación lleva desde el 1 de agosto en el Mediterráneo esperando un puerto y desde el 14 de agosto está en aguas italianas, pero sin poder acercarse a tierra, pues el ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, se niega a permitirlo.

La organización denunciaba ayer en las redes sociales que "las condiciones psicofísicas de adultos y menores son críticas y su seguridad es muy preocupante", tal y como pudo constatar un psicólogo de la ONG italiana Emergency, que subió ayer a bordo. Ha sido Alessandro Dibenedetto, quien ha podido comprobar que a bordo hay 28 menores, de entre 16 y 17 años, procedentes de Eritrea, Sudán, Nigeria, Chad, Egipto, Gambia y Mali, explica en un informe.

Después de conversar con las personas salvadas, Dibenedetto refiere que han sufrido abusos, torturas y violaciones de sus derechos humanos, y que actualmente se encuentran en "condiciones de extrema vulnerabilidad, tanto física como psicológica, agravadas por la incertidumbre y el estrés que están viviendo, lo que les expone a sufrir riesgos psicopatológicos".

La mayoría tiene problemas como ansiedad y depresión, pero también tensión muscular, insomnio, cansancio, estado de preocupación constante e incluso pensamientos de autolesión, expone el documento, que concluye que "resulta urgente y necesario solicitar la intervención inmediata por parte de las autoridades competentes" para poner fin a la situación.

A la embarcación también han subido los médicos del Cuerpo de Socorro Italiano de la Orden de Malta (CISOM), que explicaban a los medios locales que "las condiciones sanitarias son pésimas, no hay espacio suficiente para tanta gente", y solo hay dos baños, con lo que "los migrantes, a menudo, se ven obligados a satisfacer sus necesidades fisiológicas donde duermen y comen".

Los responsables de Open Arms en Italia explican en una nota que la situación a bordo es difícil de gestionar y piden el desembarco inmediato en Lampedusa "antes de que se añadan nuevos dramas a los ya vividos.

Pero los llamamientos de Open Arms no están siendo escuchados por las autoridades italianas, que siguen negándoles pisar tierra.

La autorización para llegar a un puerto depende de Salvini, quien está inmerso en una crisis política que él mismo ha desatado en el país y que está utilizando el discurso antiinmigratorio para aumentar sus simpatías, como ha hecho en el último año con éxito, según los sondeos.

En las últimas horas, el Open Arms ha tenido que solicitar a Italia la evacuación de trece personas, al menos cinco por causas psicológicas, que fueron examinadas por el responsable del poliambulatorio de Lampedusa, Francesco Cascio, quien refirió que están bien y solo uno tenía una otitis.

Este resultado ha servido a Salvini para atacar a la organización humanitaria y decir una vez más que en las dos semanas que lleva solicitando un puerto podría haber "ido y vuelto tres veces a España".

"Nos encontramos frente a la enésima tomadura de pelo de la ONG española Open Arms, que durante días ha vagado en el Mediterráneo con el objetivo de rescatar al mayor número de personas posible para llevarlas solo a Italia", dijo ayer el ministro de Interior italiano.

Por su parte, la fiscalía de Agrigento ha abierto una investigación por secuestro de personas, que por ahora no va dirigida contra nadie en concreto.

El presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, pidió ayer a las autoridades italianas el desembarco inmediato de los migrantes y la tripulación del Open Arms para poder coordinar su distribución.

ofrecimiento de acogida De momento, seis países de la Unión Europea -España, Alemania, Francia, Luxemburgo, Portugal y Rumanía- ya se han ofrecido para acoger a una parte de los salvados, aunque por el momento no se ha formalizado públicamente ningún acuerdo de reubicación hasta que no se produzca el desembarco.

El Gobierno reprocha a Salvini su "lamentable" actitud con el Open Arms al seguir impidiendo que desembarque en Lampedusa y ha defendido que España ha hecho lo que corresponde ante la negativa de Italia de cumplir la ley del mar.

'Ocean Viking'

Espera la autorización de Italia

Sin respuesta. El Ocean Viking, barco de Médicos sin Fronteras y SOS Méditerranée, con 356 inmigrantes rescatados frente a las costas libias, está próximo a las aguas de Italia y Malta y a la espera de que uno de los dos países le autorice a desembarcar. Sophie Rahal, responsable de SOS Méditerranée, señaló que Italia no les ha respondido a la nueva demanda que hicieron el jueves para poder atracar en uno de sus puertos, mientras que Malta les ha dicho que no es su competencia, ya que los rescates se produjeron fuera de las aguas de su responsabilidad. El buque no ha contactado con ningún otro país porque bajo el derecho internacional y el principio del puerto seguro más próximo, debería ser en uno de esos dos países.

noticias de noticiasdenavarra