ÚLTIMA HORA
El TSJN ratifica las restricciones pero hace una advertencia al Gobierno foral
Seis muertos y dos heridos graves

El supuesto autor del tiroteo en un hospital checo se suicida tras verse acorralado por la Policía

17.12.2019 | 17:51
La Policía checa difundió una imagen del individuo al que ha identificado como sospechoso del tiroteo (d).

MADRID. El supuesto autor del tiroteo que ha acabado con la vida de vida de seis personas y ha dejado a otras dos heridas en un hospital del noreste de República Checa se ha quitado la vida pegándose un tiro en la cabeza cuando se ha visto acorralado por agentes de la Policía.

"El hombre de 42 años se pegó un tiro en la cabeza antes de que la Policía actuara. Está muerto. Agradecemos a la ciudadanía su cooperación y la ayuda a la patrulla", ha informado la Policía checa, en una serie de mensajes publicada en su cuenta oficial de la red social Twitter.

La fuerzas de seguridad ha señalado que los agentes han seguido al vehículo en el que huía el supuesto autor del tiroteo y ha realizado disparos contra el coche, un Renault Laguna. El individuo "se ha disparado en la cabeza antes que la Policía actuara", ha señalado.

La Policía ha difundido una imagen del supuesto autor del tiroteo, un hombre de pelo negro vestido con un anorak rojo y negro, y ha confirmado el balance de seis personas muertas y dos personas heridas. El tiroteo se ha registrado en el interior del Hospital Universitario de Ostrava, en el noreste de República Checa, a las 7.00 horas.

En un primer momento, la Policía ha difundido una imagen de un individuo distinto al que ha identificado como sospechoso del tiroteo y por el que ha pedido colaboración ciudadana para poder encontrarle. La imagen, que luego ha retirado, mostraba a un hombre de pelo corto ataviado con una chaqueta de color rojo pero la Policía ha aclarado que no era un sospechoso sino "un testigo importante".

"Información sobre la foto: Esta persona es un testigo importante pero en este momento estamos trabajando en una versión diferente y buscando a otra persona. Gracias por la comprensión", ha señalado la Policía checa.

Además, la Policía ha contado que está reforzando las medidas de seguridad en otros lugares del país, sin concretar en qué zonas, y ha pedido "paciencia y consideración" a los ciudadanos checos en estos momentos.

El gobernador de la región de Moravia-Silesia, Ivo Vondrak, ha situado el balance por el tiroteo en seis víctimas mortales. El anterior balance facilitado por la Policía era de cuatro muertos y dos heridos graves.

El ministro del Interior checo, Jan Hamacek, ha mostrado sus condolencias por el tiroteo en el hospital universitario de Ostrava y ha destacado la labor de las fuerzas de seguridad. "Están interviniendo en el lugar agentes de la Dirección Regional de la Policía Regional de la Región y también se enviaron efectivos de la Unidad de Despliegue Rápido y un helicóptero", ha explicado.

Tras el tiroteo, la Universidad de Ostrava ha informado del cierre temporal del hospital atacado y del complejo sanitario en el que se encuadra como medida de precaución y ha pedido a los ciudadanos que no se aproximen a la zona.

Por su parte, el presidente de República Checa, Milos Zeman, ha expresado su "más sentido pésame" por el tiroteo registrado este martes en el Hospital Universitario de Ostrava y ha agradecido la labor del personal de emergencias y las fuerzas de seguridad.

El tiroteo de este martes es el ataque más grave registrado en República Checa desde 2015, cuando un hombre a mató a ocho personas en un restaurante en la localidad de Uhersky Brod antes de quitarse la vida con la misma pistola, según informa Reuters.

La Policía ha indicado que recibió una llamada de aviso del tiroteo a las 7.19 horas y que los primeros agentes llegaron al lugar cinco minutos después. El director del Hospital Universitario de Ostrava, Jiri Havrlant, ha dicho en una comparecencia televisada que cinco personas murieron en el acto y otra murió cuando estaba siendo operada. Además, hay dos personas gravemente heridas.

El autor del tiroteo ha abierto fuego contra las personas que estaban en una sala de espera dentro del hospital, disparando contra ellas a quemarropa, según Havrlant.