Navarra cierra 2018 con 353 millones en tesorería

El Gobierno consolida el equilibrio y la solvencia de las cuentas y gana margen para la gestión presupuestaria

08.02.2020 | 18:46
Mikel Aranburu.

El Gobierno consolida el equilibrio y la solvencia de las cuentas y gana margen para la gestión presupuestaria.

Pamplona - Navarra cerró el ejercicio de 2018 con 353 millones de tesorería, cifra inferior a la del año anterior, pero que consolida la tendencia positiva iniciada en 2015. Una senda en la que progresivamente se han venido estabilizando las cuentas públicas, que venían lastradas por la caída de la recaudación durante los años de la crisis. El dato positivo en tesorería es coherente con los buenos datos de recaudación y estabilidad presupuestaria que el pasado viernes hizo públicos el consejero de Hacienda, Mikel Aranburu, que informó de que Navarra cerró el último ejercicio con superávit por segundo año consecutivo y con 182 millones menos de deuda pública.

A falta de que en mayo se sumen los datos de las empresas públicas, en dinero en caja al cierre del 2018 fue casi la mitad que en 2017, que se cerró con 631 millones de tesorería. Un descenso motivado en buena medida por la excepcionalidad que supuso el cierre del ejercicio de 2017, que en sus últimos días contó con la actualización del Convenio Económico que hizo que el Estado devolviera a Navarra 215 millones por lo que había cobrado de más los años anteriores.

Durante el pasado año también se han devuelto 92 millones de impuestos de forma anticipada, y la implantación del Suministro Inmediato de Información ha supuesto además un desplazamiento a 2019 de cobros de 2018 por un importe estimado de 108 millones. Ello, unido a la reducción de la deuda en 187 millones tras la amortización de varios préstamos, ha acabado reduciendo la cifra hasta los 353 millones.

Situación estable La tesorería en cualquier caso queda así consolidada en términos positivos y suficientes para afrontar los pagos necesarios en las primeras semanas del año sin necesidad de recurrir a préstamos como ocurría en años anteriores. Y que remonta del suelo que tocó en 2015, cuando el Gobierno foral cerró el año con apenas 62 millones en caja, muy lejos de los 1.252 que llegó a tener al término de 2007.

De hecho, la Cámara de Comptos ya alertó del riesgo de insolvencia en que se encontraba Navarra aquel año tras cerrar el ejercicio con un remanente de tesorería en negativo de 238 millones. 2018 fue así el segundo año consecutivo que se cierra con remanente de tesorería en positivo. - D.N.