A la caza de facturas del 1-O

Los primeros testimonios desmontan la malversación y la Guardia Civil busca pruebas en el Parlament

08.02.2020 | 23:17

BARCELONA - Dos agentes de la Guardia Civil se personaron ayer en el Parlament para pedir información sobre el acto sobre el referéndum del 1-O, que se celebró en el Teatre Nacional de Catalunya (TNC) en julio de 2017, por orden de la juez que investiga los preparativos del referendo. Los agentes, vestidos de paisano reclamaron las facturas de pago de ese acto, que costó más de 17.000 euros y que Junts pel Sí dijo en su día que las había abonado su grupo. La operación se enmarca en la investigación abierta por el juzgado de instrucción número 13 de Barcelona para determinar si el Govern malversó fondos públicos en la organización del referéndum.

El 4 de julio de 2017 Carles Puigdemont presentó en el TNC detalles de la ley para dar cobertura al referéndum del 1 de octubre, evento al que fueron los demás miembros del Ejecutivo. La Guardia Civil sospecha que JxSí pudo pagar con las subvenciones públicas que recibía este acto, que costó 17.690 euros. Así lo sostiene la Guardia Civil en un informe que remitió el pasado año al juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena y en el que cifra en 1,9 millones los fondos públicos que el Govern destinó supuestamente al 1-O. El juez ya envió en julio de 2017 a agentes a ese teatro para requerir documentación sobre el coste y montaje del evento, que según el instituto armado tuvo como objetivo "difundir, alentar la participación ciudadana y el voto del sí". JxSí sostiene que en el Parlament no hay ninguna factura de ello, ya que el coste se cargó a su grupo.

sin cobrar La financiación también fue objeto de atención ayer en el juicio del procés. Los primeros testimonios sobre la presuna malversación negaron haber cobrado facturas del Govern por el 1-O. Ni se cobró la web del Pacte Nacional pel Referèndum, ni se pagó a Focus Mèdia, ni la gestión publicitaria. Tanto Teresa Guix, diseñadora de la web del referéndum, como Olga Solanas, de Focus Mèdia, y Ferran Burriel, director de Nothingad Comunicación, declararon que no cobraron ningún trabajo. Guix y Solanas hicieron facturas en negativo, por lo que la Generalitat no llegó a pagar sus servicios. - D.N.