amarrado en Getxo durante todo el fin de semana

El barco de guerra genera conflicto y largas colas para visitarlo en Getxo

La estancia en Getxo del buque insignia de la Armada española provoca expectación y comentarios contrarios

09.02.2020 | 01:51
Largas colas para visitar el buque de guerra en Getxo
Concentración contra la estancia del buque de guerra en Getxo

EL mayor barco de guerra jamás construido en España arribó a Getxo ayer a las 8.00 horas de la mañana con las aguas revueltas debido al rechazo a su presencia en Bizkaia, expresado por la Corporación municipal y por colectivos como Ongi Etorri Errefuxiatuak. Esa corriente se mantuvo una vez atracado: Podemos, desde el mismo muelle de cruceros, lamentó su existencia y también el gasto militar, y personas que se encontraban por la zona también comentaron que la idea de que el Juan Carlos I se "exhibiera" allí tampoco les hacía gracia. Eso sí, los 232 metros de eslora de este portaaviones despertaron expectación porque fueron muchos los curiosos que se acercaron a verlo (para criticarlo o para disfrutarlo) y a hacer fotos.

Hoy seguirá la marejada: a las 11.00 horas hay convocada una protesta, secundada por EH Bildu, y, por otro lado, empiezan las sesiones de puertas abiertas para conocer por dentro el barco (de 10.00 a 18.30 horas, y mañana, de 10.00 a 13.30 porque zarpará sobre las 18.30 horas).

A José Barroso y Julia García, de Erandio, el buque insignia de La Armada española les parece "feo". Para José, en lugar de en Getxo, "estaría mejor en otro sitio, por ejemplo, protegiendo a los pescadores en África, que son los que traen el pescado para que comamos. Aquí no hay nada que proteger", opinaba. "También podía estar en el Estrecho para controlar la droga o en otras fronteras para vigilar a quienes se llevan el dinero a paraísos fiscales", añadía. Este buque, que desplaza una dotación de 350 hombres y mujeres, así como una Unidad Aérea Embarcada, compuesta por cinco aviones AV8B Harrier y un helicóptero SH3D, con sus correspondientes pilotos y personal de mantenimiento, más miembros de Infantería de Marina, alteró la soleada mañana en el municipio getxotarra (el buen tiempo también influyó para que muchas personas salieran a pasear). Un helicóptero de la Guardia Civil controlaba el perímetro aéreo y vehículos de la propia Benemérita, así como de la Policía española, Policía local y Ertzaintza estuvieron en las inmediaciones del buque. A las 13.00 horas, por ejemplo, había siete coches policiales en la terminal de cruceros.

Gonzalo Gutiérrez Eceolaza, de Leioa, no solo enviaría el portaaviones a otro lugar, sino a otra época. "Todo este tema del Ejército me recuerda a tiempos pasados y a cuando muchas generaciones tuvimos que hacer la mili por obligación", rememoraba junto a sus nietos Ibai e Iker Arruebarrena. Ellos sí estaban más contentos con el buque. "Hemos visto barcos así por la tele, en Internet y en juegos y queríamos verlo, aunque me lo imaginaba más grande", admitía Ibai. "Para mí, es una ostentación de fuerza que sobra", contraponía, así, su visión el abuelo. Mientras, la getxotarra Paola Barrachina defendía la presencia del buque: "Para mí no hay ningún problema en que esté aquí. Además, son unas instalaciones propicias para ello. Me da igual que sea de La Armada. Que traiga público a Getxo, que nos viene bien".

reacciones políticas La formación de Podemos, mediante sus integrantes Ignacio Robles, Miren Gorrotxategi e Israel Escalante, habló con dureza del Juan Carlos I y de lo que representa. "Es tan impresionante que cuesta lo mismo que 50 hospitales o 500 colegios. Es un arma de destrucción: de destrucción de sanidad y de educación pública. Y sí, necesitamos armas, para luchar contra la precariedad laboral, la corrupción, la desigualdad, el machismo, el racismo? Pero no necesitamos armas para defendernos de nuestros vecinos ni para llevar los conflictos a lugares lejanos para que muera la gente", reflexionó Ignacio Robles, el candidato de la agrupación morada a la Alcaldía de Getxo, quien precisamente como bombero se negó a colaborar en el envío de armas a Arabia Saudí.

Por su parte, el delegado del Gobierno español en Euskadi, Jesús Loza, consideró que "los ciudadanos vascos disponen de una inmejorable oportunidad para conocer de primera mano los medios y el trabajo de los profesionales de las Fuerzas Armadas. Sin ellas, no sería posible la vida cotidiana de los ciudadanos en paz, seguridad y libertad".