Londres no cree que los escoceses quieran otro referéndum

El Gobierno británico esperará al “momento” en que Escocia reclame la consulta

09.02.2020 | 06:07

londres - El ministro británico David Lidington, considerado el "número dos" del Gobierno, afirmó ayer que el gabinete presidido por la conservadora Theresa May esperará a comprobar que una mayoría de escoceses demanden un segundo referéndum para conceder la autorización necesaria para celebrar la nueva consulta por la independencia. Lidington respondió así al anuncio de la ministra principal escocesa, Nicola Sturgeon, que el miércoles se comprometió a impulsar la convocatoria de una nueva consulta antes de mayo de 2021 (al finalizar la legislatura), para lo que necesita la aprobación del Ejecutivo británico. "No vemos ninguna prueba de que haya una demanda de la gente de Escocia para revisar la decisión que tomaron en 2014", dijo el ministro del Gabinete británico durante una conferencia celebrada en Glasgow.

Se refirió así al referéndum de independencia que Escocia llevó a cabo en 2014 y en el que el 55% rechazó la separación. "En ese momento se dijo que el referéndum resolvía la cuestión para una generación. No vemos que se requiera activar la sección 30. No veo cómo ayudaría a solucionar los problemas de las escuelas y los hospitales escoceses", señaló.

Permiso Para que la nación británica pueda celebrar un plebiscito, necesita que el Ejecutivo británico acceda a activar la llamada sección 30, que otorgaría al Parlamento escocés los poderes necesarios para legislar sobre la nueva consulta, tal como sucedió en 2014. En el Reino Unido no se prohíben las consultas independentistas ya que, según señalaba un diputado conservador, "no queremos que nadie esté aquí a la fuerza", no obstante es necesaria la voluntad de una de sus naciones para convocar un referéndum de independencia. Ante la Cámara baja escocesa, Sturgeon afirmó que su decisión parte de la crisis política desencadenada por la salida del Reino Unido de la UE, que ha mostrado que el Gobierno de May "no sirve a los intereses de Escocia", donde el 62% votó no.

Lidington reiteró de nuevo la postura que ya expresó May en 2017, después de que, tras la victoria del brexit, la Cámara escocesa aprobase solicitar permiso para volver a decidir sobre la independencia. En aquel momento, respondió que no veía motivos para otra convocatoria. - D.N.