El PSOE, dispuesto ahora a mejorar su oferta de programa a Unidas Podemos

Carmen Calvo ofrece modificar la propuesta si eso facilita lograr un acuerdo con Iglesias para la investidura de Sánchez

Colau defiende un reparto de gobierno proporcional a los resultados y Cs reitera que el pacto está “más que cerrado”

09.02.2020 | 19:53
Carmen Calvo, secretaria de Igualdad de la Ejecutiva Federal y vicepresidenta del Gobierno en funciones.

Carmen Calvo ofrece modificar la propuesta si eso facilita lograr un acuerdo con Iglesias para la investidura.

pamplona - El PSOE está dispuesto a modificar su oferta programática si ello ayuda a alcanzar un acuerdo con Unidas Podemos que facilite la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno en la semana del próximo 22 de julio, según la vicepresidenta del Ejecutivo en funciones, Carmen Calvo. "A lo largo de los días (el documento) se puede perfeccionar y modificar", afirmó Calvo ayer en declaraciones a la prensa, a la que también explicó que el próximo jueves se reunirá la Ejecutiva federal para ver si entonces "hemos podido sentarnos a hablar".

Al respecto, aseguró que "cuando uno va en serio va con los contenidos, que es lo que realmente importa", así como con "equipos negociadores" para definir leyes prioritarias y objetivos para los primeros años de legislatura.

La vicepresidenta en funciones también apuntó que un Gobierno de coalición se da "cuando ya tienes la cifra para investir", pero que con Unidas Podemos no "da la cifra", por lo que reiteró que los socialistas hablarán con los grupos de la Cámara, pues "hay que hablar con todo el mundo" porque "todo el mundo tiene que asumir su responsabilidad", incluidas las fuerzas políticas de la derecha. "No vale lo que les escucho a sus líderes, ¿no va con ellos servir a España?, ¿no va con ellos que el sistema funcione?", les afeó, para señalar que "no hay alternativa" a un Gobierno socialista. "¿Si no hay alternativa no va con ellos? Pues sí, con ellos y con todos", contestó.

críticas a ciudadanos En este sentido, Calvo denunció de nuevo que el dirigente de Ciudadanos, Albert Rivera, "ni siquiera se ha querido sentar a hablar" con el presidente en funciones, que "más que le dobla los escaños".

Sobre la consideración del líder de Ciudadanos en la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, de que PSOE y Unidas Podemos estaban haciendo "un paripé", Calvo sentenció que este dirigente de la formación naranja "no está en condiciones de adjetivar nada ni de decirle nada a nadie. Su líder ni siquiera se ha querido sentar a hablar con quien más que le dobla en escaños", dijo, al tiempo que, en su opinión, "está utilizando el reglamento de la Asamblea de la Comunidad de Madrid para beneficiar los resultados de la estrategia de su partido con otro" contra al candidato más votado, Ángel Gabilondo.

Sobre la decisión de Unidas Podemos de consultar a sus bases un posible acuerdo con Sánchez, Calvo habló de respeto, aunque añadió que "en las coyunturas importantes (los socialistas) sabemos lo que tienen que hacer nuestras siglas y nuestros líderes".

Tras recordar que el PSOE dobla en escaños al siguiente partido más votado y que con Unidas Podemos no suma suficiente apoyo para formar Gobierno, defendió que la posición de los socialistas es "razonable y de sentido común".

"Quien recibe la confianza de la Cámara es una persona con nombre y apellidos", añadió la vicepresidenta remitiéndose a la Constitución para argumentar que la formación del Gobierno solo depende de Sánchez, que "tiene acreditada responsabilidad, flexibilidad y madurez más que suficientes" para ello.

Calvo apeló a la responsabilidad del resto de partidos, ya que "todo el mundo tiene que empezar a asumir su responsabilidad", incluidos los de la derecha, a los que afeó que hagan como si no fuera con ellos la necesidad de que "el sistema funcione" y que "el Gobierno se invista pronto".

Por su parte, Sánchez está haciendo "todo el esfuerzo posible para que la semana del 22 sea investido, con la confianza de la Cámara", para que "España tenga ya su Gobierno a pleno rendimiento. El presidente tiene que estar ahora en el objetivo más importante de la política española, que es su gobernabilidad", algo que, según Calvo, "no es solo responsabilidad de los socialistas", ya que "el sistema tiene que funcionar".

responsabilidad Por su parte, el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, apeló a la responsabilidad de todas las fuerzas políticas implicadas en las negociaciones para la investidura de Sánchez. Puig señaló que el PSOE tiene "más responsabilidad", porque es el partido más votado, pero también la tiene Podemos, que es el "socio preferente" del PSOE, y asimismo la tienen "las derechas".

El socialista valenciano aseguró que la "obligación" de los grupos políticos es "dar salida gubernamental" a lo que los ciudadanos han decidido en las elecciones generales, con independencia de que el Gobierno que resulte no sea "el que le gusta a mucha gente". Advirtió de que el PP, que hace unos años exigió al PSOE el "sacrificio democrático" de abstenerse para dar salida al Gobierno de Mariano Rajoy, no puede actuar ahora "como si no fuera con ellos", ni es "razonable" que un partido que "teóricamente nació como liberal no tenga ningún problema en abrazarse a la extrema derecha y le ponga un cordón sanitario al PSOE".

Quien también pidió responsabilidad, pero en esta ocasión a Sánchez, fue la senadora y portavoz de Ciudadanos (Cs) en el Parlament de Catalunya, Lorena Roldán. Exigió al líder socialista que deje de "jugar", de "hacer el paripé", y que sea responsable para formar gobierno ya, puesto que "tiene el pacto más que cerrado" con Unidas Podemos. "Lo que está haciendo el señor Sánchez es una irresponsabilidad, está mareando la perdiz, no poniendo el contador a cero y, sobre todo, bloqueando la situación en un intento de regatear sillones a (Pablo) Iglesias en la negociación", señaló Roldán en declaraciones a los medios en la sede de su partido.

La representante de Cs instó al presidente del Gobierno en funciones a que deje de pedir reuniones "porque no tiene ninguna intención de sumar con los partidos constitucionalistas" como ha demostrado en Navarra, Baleares y Comunidad Valenciana.

reparto proporcional Por su parte, a alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, defendió ayer apoyar la investidura de Sánchez con un "acuerdo de reparto de gobierno proporcional a los resultados", y calificó de irresponsabilidad una eventual repetición electoral. Lo dijo en una entrevista en La Vanguardia en la que sostuvo que, en las negociaciones para la investidura, Unidas Podemos no pretende "imponer su criterio". La alcaldesa negó que Unidas Podemos ponga por delante los cargos a los acuerdos de gobierno -"¡Es una cuestión de sillas sobre todo para el PSOE, que las quiere todas"!, exclamó. - Efe/E.P.