Geroa Bai, Podemos e I-E piden al PSN que negocie los Presupuestos con EH Bildu

Barkos ve políticamente coherente y “más razonable” mirar a la izquierda que a Navarra Suma
I-E solicita crear una “mesa a cinco”
El PSN asegura que el acuerdo de programa guiará las Cuentas

10.02.2020 | 06:10
Ramón Alzórriz e Inma Jurío, del PSN, charlan con Bakartxo Ruiz, portavoz de EH Bildu, de espaldas en la imagen.

pamplona - La negociación de los Presupuestos Generales de Navarra de 2020 va a ser el primer gran reto del Gobierno de Chivite. El Ejecutivo foral, sustentado en la minoría de PSN, Geroa Bai, Podemos e I-E -que suman 23 escaños de 50- va a tener que mirar más allá de sus votos si pretende sacar adelante las primeras Cuentas en cuyo anteproyecto ya está trabajando el departamento de Economía y Hacienda, que la semana pasada cumplió con el primer trámite del proceso: la aprobación del techo de gasto. Y para sacar adelante los Presupuestos, los socios del PSN le hicieron un llamamiento más o menos velado a que priorice los acuerdos con EH Bildu, la única fuerza de izquierdas en la oposición, antes que buscar alianzas con Navarra Suma que irían contra el espíritu de un gobierno progresista como el que presume liderar Chivite. Pero el PSN sigue fiel a su estrategia: asegura que la base de las Cuentas estará guiada por el acuerdo programático, pero se necesitan más apoyos. "El proyecto tiene que que ir en base a las cuatro fuerzas, y a partir de ahí, como no se tiene la mayoría, tiene que ser abierto al conjunto del Parlamento, a los 50 parlamentarios", resumió Ramón Alzórriz, quien aseguró que el PSN "va a ser leal" al acuerdo programático. Fueron las frases más rotundas del portavoz socialista, que intervino después de sus socios. Eso le permitió escuchar las invitaciones a encontrar acomodo con EH Bildu.

"coherencia" La primera en poner el debate encima de la mesa fue Marisa de Simón, de I-E, que propuso impulsar en marcha "un proceso de negociación a cinco" para priorizar "lo social", teniendo en cuenta que "Navarra Suma tiene otro tipo de propuestas fiscales que nada tienen que ver con los pilares en los que se sustenta el acuerdo de programa". No fue un detalle gratuito: De Simón quiso advertir al PSN de la posible tentación de querer negociar los Presupuestos con las izquierdas y las medidas fiscales -que se tramitan a la vez que las Cuentas, pero en una ley diferente- con Navarra Suma, una sospecha que ha ido mascándose después de que la consejera de Economía y Hacienda, Elma Saiz, anunciara la supresión del impuesto a los bienes afectos a la actividad empresarial, algo que vio con buenos ojos la derecha. "No se puede estar en misa y repicando", apuntó Bakartxo Ruiz, portavoz de EH Bildu, que recomendó al PSN que sea "muy consciente de que tiene minoría parlamentaria" para negociar unos Presupuestos de los que "la política fiscal es la otra cara de la misma moneda", y advirtió de que negociar a enmiendas es "muy difícil". Es decir, que si el PSN tiene voluntad de contar con ellos, que empiece cuanto antes a demostrar con hechos que quieren unas Cuentas de izquierdas. "Nos encontraríamos más cómodos con un proyecto de Presupuestos que gire a la izquierda", asumió Mikel Buil, de Podemos, que no quiso entrar tanto en si es necesario poner en marcha una mesa a cinco como que los contenidos se ajusten al programa. Y Uxue Barkos, por parte de Geroa Bai, consideró que sería "más razonable" y políticamente "coherente" que el Gobierno "pueda encontrar acomodo con EH Bildu".

La derecha, por si acaso, ya le adelantó ayer a Chivite que no renunciará a bajar impuestos y gastar más en obra a la hora de confeccionar los Presupuestos. Así que al Gobierno le tocará buscar apoyos.

la cifra

4.228

millones de techo de gasto

El Gobierno de Navarra aprobó la semana pasada el techo de gasto para los Presupuestos de 2020: un total de 4.228 millones de euros, 212,5 más que en el curso actual, lo que supone un incremento del 5,3%. Es la mayor subida en tres años, y el Ejecutivo la acomete con las previsiones de crecer al 2,2% y de que la creación de empleo siga progresando pese a los malos augurios económicos.