El tribunal escocés confía en que Johnson pida la prórroga a la UE

Considera que el premier ha dado “garantías inequívocas” de que no habrá un ‘brexit’ duro

10.02.2020 | 06:09
El primer ministro británico, Boris Johnson, en el hospital general de Watford.

Londres - Un tribunal escocés consideró ayer que el primer ministro británico, Boris Johnson, y su Gobierno han dado "garantías inequívocas" de que solicitarán una extensión del brexit a Bruselas, si no se llega a un acuerdo antes del 19 de octubre. Al divulgar su dictamen escrito en el Tribunal de Sesiones de Edimburgo, el magistrado Lord Pentland rechazó ayer una demanda que pretendía forzar a Johnson a pedir una nueva prórroga de la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) de no alcanzarse un pacto. La iniciativa fue interpuesta por la parlamentaria del Partido Nacionalista Escocés (SNP) Joanna Cherry, el empresario Vince Dale y el representante de la asociación antibrexit The Good Law Project, Jolyon Maugham.

En el fallo, el juez dijo que tanto Johnson como su Ejecutivo habían proporcionado "garantías inequívocas" de que cumplirán con la llamada legislación Benn, aprobada por el Parlamento en septiembre, que establece la necesidad de pedir una extensión de las negociaciones si no hay consenso para el 19 de octubre.

Al mismo tiempo, alertó de que si el líder tory no se atiene a la legislación podría "dañar la confianza mutua" que existe entre los tribunales y los políticos. Según el tribunal escocés, "no es necesario ni apropiado" aceptar la citada demanda pues el Gobierno ya ha indicado que enviará la carta de solicitud de prórroga a Bruselas si no se llega a un consenso y que no "frustrará" el propósito de la ley.

Lord Pentland tuvo en cuenta unos documentos remitidos el pasado viernes por el Ejecutivo a este tribunal, en los que queda constancia del compromiso del Ejecutivo, en línea con la legislación, de pedir por carta a la Unión Europea un aplazamiento que evite una ruptura abrupta el próximo 31 de octubre. Este fue el argumento en que el gabinete de Johnson basó su defensa durante este proceso para valorar las consecuencias legales que podría asumir el jefe del Gobierno si forzara una separación extrema -sin acuerdo-, lo que podría incluir la imposición de una multa y hasta una posible pena de prisión.

Tras conocerse la resolución, los demandantes adelantaron que planeaban recurrirlo, hoy martes, ante el Tribunal Supremo, la máxima instancia judicial de este país.

Cherry y Maugham formaron parte también de la demanda que se dirimió en el Supremo el pasado 24 de septiembre y que dejó sin efecto la controvertida suspensión del Parlamento decretada por Johnson. "El tribunal dijo que tiene las promesas del Gobierno de que enviará la carta ordenada por el Parlamento y actuará de manera que no frustre la intención del Parlamento de promulgar la llamada legislación Benn", señaló Maugham tras conocer que su querella no había prosperado.

A las puertas de la institución judicial, agregó que confía en que esta "tenga razón y en que el Gobierno cumpla la ley, como ha prometido". "Pero existe una duda muy real de que el Gobierno actúe según la legislación", reconoció. El temor de los demandantes es que, pese a haber señalado que se respetará la ley, el Gobierno busque algún subterfugio que le permita, al mismo tiempo que solicita la prórroga, evitar que ésta se lleve a cabo y poder así forzar la retirada del club comunitario.

Desde Downing Street, un portavoz oficial de Johnson ya indicó la pasada semana que la citada legislación "solo impone un deber específico muy estricto con respecto a la carta del Parlamento solicitando una extensión", y su contenido, precisó, "puede ser interpretado de maneras diferentes". Johnson ha remitido a la UE una propuesta de acuerdo con la esperanza de que pueda servir para negociar un tratado de salida y que propone sustituir la polémica salvaguarda irlandesa, el gran obstáculo para llegar a un acuerdo.

El 'plan johnson' no es aceptado La Comisión Europea (CE) insistió ayer lunes en que el plan para lograr un acuerdo del brexit presentado la semana pasada por el primer ministro británico, Boris Johnson, no es aceptable porque no cumple las exigencias europeas sobre Irlanda e instó al Reino Unido a proporcionar más detalles. "Necesitamos soluciones que funcionen ahora, no algo basado en arreglos que no se han probado y revocables que sean renegociados durante el periodo transitorio", dijo la portavoz comunitaria Mina Andreeva durante la rueda de prensa diaria de la institución. La portavoz insistió en que la propuesta presentada la semana pasada por Johnson "no cumple actualmente" las condiciones que preveía la salvaguarda para Irlanda incluida en el acuerdo de retirada rechazado por Londres, cuyo fin es evitar que se levante una frontera entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda. El Parlamento Europeo y los 27 Estados miembros que permanecerán en la UE tras el brexit comparten esta opinión, añadió.

De hecho, el ministro holandés de Asuntos Exteriores, Stef Blok, pidió ayer lunes al negociador británico para el brexit, Stephen Baclay, "más realismo y claridad".

"Todavía hay importantes preguntas sobre las propuestas del Reino Unido sobre el brexit y se necesita más realismo y claridad esta semana", dijo Blok en su cuenta de Twitter tras reunirse con el británico.

En cuanto a los plazos para que Londres presente los cambios, la Comisión insiste en que la cumbre europea del próximo 17 y 18 de octubre que abordará el brexit debe ser preparada de antemano, por lo que esta semana continúan las negociaciones entre ambas partes.

Standard & Poor's

Alto riesgo de un 'Brexit' duro

Agencia. La agencia Standard & Poor's considera que el riesgo de que el Reino Unido salga de la Unión Europea (UE) sin acuerdo es "alto" y anticipa una reducción del PIB del 2,8% en 2020 en el caso de que se produzca un brexit duro. La agencia de calificación de riesgos ha llevado cabo un informe en el que parte de la base de que este país no abandonará el bloque comunitario sin consenso con Bruselas pero reconoce que el riesgo de que se produzca una salida abrupta de la UE "continúa siendo alto". En el caso de un brexit sin acuerdo, S&P pronostica una contracción del Producto Interior Bruto (PIB) nacional de un 2,8 % para 2020. - Efe