Navarra Suma y PSN respetan el fallo, que rechaza el resto

Geroa Bai ve en la sentencia “la derrota del diálogo” y EH Bildu habla de “escándalo democrático”

10.02.2020 | 07:37

PAMPLONa - Navarra Suma y PSN manifestaron ayer su "respeto" por la sentencia del Tribunal Supremo sobre el procés, mientras que Geroa Bai consideró que expresa la "derrota del diálogo" y EH Bildu la tildó de "un escándalo democrático". Podemos dijo que "hace falta diálogo y negociación" e Izquierda-Ezkerra la ve "totalmente desproporcionada".

A juicio de Javier Esparza (Navarra Suma), "España es una democracia consolidada y el que la hace la paga, se apellide como se apellide, quien se salta la legalidad en este país es castigado por la ley". "Los políticos nacionalistas catalanes han intentado ilegítimamente romper el orden constitucional, pisotear la Constitución española, romper la convivencia, la unidad en este país", señaló en su habitual deformación de la realidad. "Que el PSN tenga un pacto con estos partidos es una vergüenza desde el punto de vista de la democracia española", añadió.

El portavoz del PSN, Ramón Alzórriz, se limitó a trasladar su respeto a la sentencia, al igual que la líder de su partido y presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite, que dijo que "hay que respetar la separación de poderes y, en este caso, la sentencia se trata de acatarla y cumplirla".

Por su parte Uxue Barkos (Geroa Bai) vio en el fallo "la derrota del diálogo para encauzar las diferencias políticas". "El valor del diálogo político es lo que permite resolver las diferencias políticas. En los momentos de mayor tensión, mayor es la necesidad de la política más inteligente, más sensata y más seria", continuó.

Desde EH Bildu, Bakartxo Ruiz habló de "escándalo democrático" y consideró que "hoy es el día para reivindicar que el pueblo catalán tiene derecho a decidir libremente su futuro". "Por parte del Estado no vemos una respuesta democrática", criticó. Además, el coordinador de EH Bildu, Arnaldo Otegi, señaló que Martin Luther King sería acusado en España de "rebelión y sedición" por su lucha desobediente en favor de los derechos civiles.

También mostró su disconformidad Mikel Buil (Podemos) con la sentencia y con la "filtración" como "un síntoma claro de cómo la judicatura hace política". "Con cuestiones que no debieran judicializarse, nos encontramos a la judicatura haciendo política", afirmó antes de hacer además un "llamamiento a la calma en Cataluña" y señalar que "hace falta diálogo, negociación y un proyecto plurinacional que seduzca también en Cataluña".

Además, Marisa de Simón (I-E) valoró que las penas son "totalmente desproporcionadas" y alertó de que "la presencia en prisión de estas personas no va a facilitar la solución del conflicto de Cataluña". "Seguimos reivindicando diálogo, negociación, y un proyecto de España que se llama república federal en el que quepamos todas las nacionalidades". - D.N.