El ‘atasco’ competencial que empezó con Franco y dura hasta hoy

Navarra ha sabido mantenerse unida en más de 80 años de pleitos con el Estado por el Tráfico

31.12.2019 | 06:17
Aznar, con Sanz en 1997. Esa legislatura se acordó el traspaso para 2001. Al final no se materializó.

pamplona - Los pleitos entre Navarra y el Estado a cuenta de la competencia de Tráfico duran ya más de 80 años. Navarra contaba desde 1928 con un cuerpo específico de patrulleros -el Cuerpo de Carreteras, germen de la Policía Foral- que se quedó sin funciones diez años después, cuando en plena contienda Franco les retiró las competencias. Fue algo puntual, porque tras la Guerra Civil y varias quejas de la Diputación -ya empezaban los conflictos competenciales- se devolvió la tarea a Navarra. Fue, no obstante, una cesión fugaz: con el ministro Camilo Alonso Vega llegó el decreto de 1962 que estableció la primacía de la Guardia Civil en todo lo relativo a carreteras -vigilancia, recaudación de multas...-, y solo en democracia y ya con el Amejoramiento la Policía Foral pudo poco a poco ir recuperando terreno. Eso sí, las cosas de comer, los casi 12 millones de euros en multas que se recaudan en carreteras que pagan exclusivamente los contribuyentes navarros, se ingresan en las arcas del Estado.

Entonces se planteó el siguiente nivel, reclamar la exclusividad que no se ha materializado ni con PSOE ni con el PP. Aunque tuvo una constante: la unánime posición de los políticos navarros, siempre a favor de la transferencia. En abril del año 2000, Sanz se jactaba de haber arrancado a Aznar el compromiso de un traspaso en exclusividad para el año siguiente, pero quedó en nada en tiempos en los que la amenaza del terrorismo terminaba aflorando en cualquier debate sobre seguridad. El mismo Sanz volvió a pedir la competencia al Gobierno de Zapatero, pero no se encontró más que con largas. Manuel Chaves -hoy inhabilitado por el caso ERE, entonces ministro- elogió la "lealtad" de Sanz, que si bien avisó de que no importunaría al Gobierno obsesionándose con un modelo en el que no creía -la cooperación entre cuerpos le parecía bien- no dejó de reclamar la vuelta de Tráfico. "Es una competencia que el Gobierno de Navarra reclama desde hace mucho", subrayó Chaves. "Y vamos a ver si somos capaces de desatascarla". No fueron capaces. El debate siguió ahí, en 2015 Uxue Barkos dijo que había que defender la transferencia "con ambición", y en octubre de 2018 Sánchez le prometió por fin el traspaso. Pero la debilidad del Ejecutivo central -y luego la interinidad- impidió materializar el traspaso, pendiente desde hace 80 años en los que Navarra ha sabido mantener una postura común sin que hasta ahora haya habido fisuras.- A.I.R.