El PSN aboga por el Real Decreto como fórmula para el traspaso de Tráfico

Es el camino más corto, pero también el más vulnerable de cara a un recurso

18.02.2020 | 01:07
Unai Hualde, con la letrada mayor, Silvia Doménech.

pamplona – El PSN, el principal partido de Gobierno en Navarra, aboga por que el traspaso de la competencia de Tráfico con el Estado se resuelva mediante un Real Decreto. Así se deduce de las palabras de ayer de Ramón Alzórriz, secretario de Organización del PSN. Tras la Mesa y Junta de Portavoces, Alzórriz recogió la lectura realizada por los servicios jurídicos del Parlamento y abogó por un Real Decreto, la fórmula más rápida y con menos coste político, pero también la más vulnerable en caso de recurso a juicio de varios juristas, que adivinan que el vehículo legal a utilizar entre ambas administraciones puede ser uno de los debates de fondo en Tráfico.

El informe, publicado por este periódico en la edición del sábado, ofrece un diagnóstico claro: a Navarra le corresponde Tráfico y el Estado debe firmar un Real Decreto para zanjar el debate. Es una posibilidad, que sin embargo está sujeta a debate en los entornos jurídicos. Hay quien considera que el Real Decreto puede ser suficiente, pero que teniendo en cuenta el clima de tensión política no es extraño que el tema acabe en los tribunales, que pueden hacer una lectura más restrictiva y dejar en nada la competencia. Por eso, otra de las propuestas es hacer una ley orgánica: es un trámite más largo, más costoso, sujeto a todas las exigencias del debate parlamentario, pero que si sale bien –y en las Cortes habría una mayoría holgada para el traspaso– deja menos cabos sueltos. Es un debate jurídico que tendrán que abordar los expertos.

En cualquier caso, parece que la fórmula del decreto convence al PSN. "El informe enmarca la competencia en la Lorafna, por lo que ahora se necesita un Real Decreto", dijo, antes de repetir que la asunción de Tráfico por parte de la Policía Foral en exclusividad –la opción por la que se decantan los socialistas tras un periodo transitorio de adaptación de equipos– no supondrá la salida de la Guardia Civil. "De aquí no se van a ir ni se les va a expulsar", insistió.

Que la fórmula jurídica más idónea forma parte de un debate prolongado en el tiempo dio muestras Uxue Barkos, hoy portavoz de Geroa Bai y catalizadora del último arreón al traspaso cuando era presidenta de Navarra. En octubre de 2018 y durante su primera reunión con Sánchez, Barkos apalabró el traspaso definitivo, y desde entonces el Gobierno "tenía mucho trabajo avanzado", se deduce que también en la fórmula. De hecho, dijo que lo que de alguna manera frustró el traspaso definitivo fue el calendario electoral estatal, porque el Gobierno de Navarra sí que tenía su parte bien avanzada. Eso significa que el actual Ejecutivo de Chivite no va a empezar de cero, pero tampoco necesariamente va a repetir paso a paso el procedimiento que siguió el cuatripartito.

mala jugada La opción del Real Decreto también salió a debate cuando le tocó hablar a Bakartxo Ruiz. La portavoz de EH Bildu consideró que a Navarra Suma, en cuyo seno no quieren ni oír hablar de la competencia de Tráfico –Cs y PP se desmarcaron hace poco de UPN en una sonada votación parlamentaria–, la petición del informe le ha salido mal porque avala, precisamente, la postura contraria: que a Navarra no solo le corresponde la competencia, sino que "recoge las dos sentencias del Tribunal Supremo en las que queda claro que de rechaza el ejercicio compartido por diferentes cuerpos policiales porque conlleva una distorsión e ineficiencia en la prestación del servicio". Ainhoa Aznárez, de Podemos, resumió el tema en que la Lorafna recoge esta competencia y que "debemos cumplir lo que legislamos", además de que también consideró como Ruiz que el informe le ha salido mal a Navarra Suma, que quería "alargar el chicle como muestra de que no se ponen de acuerdo". Marisa de Simón, de I-E, declaró simplemente que el informe deja claro que la competencia debe ser en exclusiva de Navarra.

Por su parte, Javier Esparza, de Navarra Suma, aprovechó para repetir la fórmula que mil veces ha contradicho el posicionamiento histórico de UPN: competencia sí, pero para ejercicio compartido. Como cada uno acerca el ascua a su sardina, el portavoz de la derecha consideró que el informe avala que no está reñido reclamar la competencia con que el ejercicio sea compartido.