Maddalen Iriarte Okiñena | Candidata de EH Bildu a lehendakari

"Tenemos que hacer un pacto por el empleo con todos los agentes"

27.06.2020 | 00:42
"Tenemos que hacer un pacto por el empleo con todos los agentes"

Maddalen Iriarte (Donostia, 1963) afronta con "ilusión, fuerza y preocupación" una cita electoral a la que la CAV llega con las incertidumbres que genera el coronavirus

donostia CAV y coronavirus. ¿Cómo ve a la sociedad vasca?

–Hay preocupación. Tengo la sensación que desde el Departamento de Salud se tenía que haber sido más ambicioso al contratar gente para seguir la enfermedad. Osakidetza ha contratado a 34 enfermeras, pero Alemania ha incorporado a cinco personas por cada 25.000 habitantes, lo que en Araba, Bizkaia y Gipuzkoa serían 500 personas más, aparte de la atención primaria y los médicos de empresa. Estamos haciendo una política reactiva y no proactiva: no nos adelantamos a los casos.

Del 1 al 10, ¿cómo valora la gestión de Osakidetza en la crisis sanitaria?

–Si me circunscribo al trabajo de los y las profesionales, mis aplausos de las 20.00 han sido sinceros, con lo que un diez, se han dejado la piel. En gestión política, en cambio, se ha actuado con improvisación desde una Osakidetza debilitada tras muchos recortes, un 40% de eventualidad entre los y las trabajadoras, y dañada por las irregularidades en las OPE.

¿Cuál es su mayor crítica al Gobierno Vasco?

–La falta de transparencia en algunas ocasiones. El último caso que recuerdo es un rebrote de Bizkaia, que se dijo que era una congregación religiosa. Y lo era, pero era una congregación que atiende una residencia de personas mayores. Se trataba de no dejar a la vista uno de los temas graves de la pandemia, las residencias y el drama de que cientos de personas mayores hayan muerto, hayan estado en un régimen casi carcelario sin visitas, y gente que se estaba muriendo de pena. La atención que un país da a las personas mayores habla también de su calidad democrática.

¿Cuál es su mayor reconocimiento al Gobierno Vasco en esta crisis?

–Ha sido rápido al poner camas con respiradores en un momento crítico que no sabíamos cuánto más de sí iba a dar la pandemia. En todo caso, una cama con respirador no es una cama UCI porque no cuenta con esos especialistas, pero se actuó con rapidez.

¿Qué medida social urge?

–Un pacto por el empleo con todas las partes concernidas para generar más empleo, no perder el que se puede perder, para que el empleo no se precarice y permita a los jóvenes un proyecto de vida, que el salario mínimo sea de 1.200 euros en la línea que dicta Europa€ Ese pacto lo vinculo con otro a favor de la industria y pasar a invertir en I+D+i del 1,8% al 3% de la media europea. Es importante un fondo público de inversiones con 800 millones para las necesidades de las empresas y arraigarlas tras perder joyas de la corona como Euskaltel, en manos de un fondo buitre... De cara a dar protección a las personas, este Gobierno no ha hecho absolutamente nada en esta pandemia en la que la gente estaba en ERTE, en paro. Urkullu acierta cuando copia a EH Bildu.

¿Cómo valora el IMV?

–El último informe FOESSA sitúa a 100.000 personas por debajo del umbral de pobreza, y 300.000 personas en Araba, Bizkaia y Gipuzkoa no pueden responder de manera adecuada si sufren un imprevisto. Eso me preocupa: una sociedad de dos velocidades tiene democráticamente una falla. El IMV no debe ser un ahorro, sino una oportunidad para mejorar la vida de quien peor lo pasa.

¿Es momento de subir impuestos?

–Es momento de analizar cómo estamos respecto a los parámetros europeos. Se puede mejorar nuestro sistema fiscal hacia uno en el que quien más tiene pague más y el que más necesidad tenga, pague menos. Planteamos una tasa covid, inmediata porque cambiar el sistema fiscal conlleva tiempo. No podemos permitir lo de 2008, que la crisis la paguen los de siempre. Es adonde oigo que apunta el señor Urkullu cuando habla de la "solidaridad" de los empleados públicos. Yo a eso le llamo "sacrificio" de unos empleados que son las médicas, las enfermeras, las limpiadoras€ que hemos aplaudido cada 20.00 horas.

¿Qué falló en Zaldibar?

–El modelo de gestión de residuos debe cambiar y ser público y con mayor control de lo que entra en un vertedero. Y ha fallado querer decir que no pasaba nada o que el aire era bueno como dijo el señor Erkoreka cuando no tenía todos los datos. Ha fallado la gestión del Gobierno por no tener control y no ser transparente.

¿Tendrá solución la X de los GAL?

–No parece que en el Congreso español estén muy dispuestos... Esclarecer, reconocer y reparar a las víctimas del GAL será un paso importante para la pacificación, la reconstrucción y la convivencia. Me parece escandaloso que haya tan poco escándalo, que Podemos primero no y luego sí; que el PSOE se lave las manos€

La ministra Robles dice que "hay que mirar al futuro". ¿Condiciona esta posición un pacto con el PSE?

–Nosotras miraremos al futuro, pero haciendo una lectura crítica de todo lo que pasó, y es lo que exigiremos al PSOE. Hay sectores que lo están ha-ciendo y otros que no han abierto la boca aún. Estando más cerca seremos capaces de convencer más y mejor a quienes tienen que dar ese paso.

Semanas después de los ataques a sedes de distintos partidos€

–Incluidas las nuestras.

€Sedes, el domicilio de Mendia... ¿Cómo valora los sucesos en frío?

–Igual que en caliente. Estábamos en contra de la dinámica de las pintadas, con las que EH Bildu no tenía nada que ver. Quedó meridianamente claro que aquellas pintadas buscaban contraponer lo que EH Bildu quiere representar con lo que quieren otros sectores. Algunos partidos intentaron pescar en río revuelto. Me posicioné mostrando mi rechazo más absoluto al ataque que había sufrido Idoia Mendia. Pensando que las pintadas tenían otra categoría y para alcanzar un acuerdo en el Parlamento, estuve de acuerdo con que se incluyera también. Hubo gente que se empeñó en que el rechazo absoluto no era suficiente. No pudo ser, pero decir que rechazamos absolutamente las pintadas y la agresión que sufrió la señora Mendia deja muy clara la posición de EH Bildu. No he oído a nadie de otros partidos explicar por qué no era suficiente el "rechazo absoluto" o rechazar tan claramente los papeles de los GAL.

¿Se ha abierto una nueva vía entre EH Bildu y el Gobierno español?

–Una vía que ya existía porque entre otras cosas pertenecemos al grupo que permitió la investidura. Esa vía seguiremos intentando que esté abierta. Estamos allí hasta que este país tenga un estatus diferente al actual y tenemos tres misiones: trabajar a favor de ese estatus, a favor de políticas progresistas que mejoren la vida de las personas y de los y las trabajadoras; y a favor de un proceso de paz completo que no se realizará si no damos pasos firmes a favor de los presos, acabando con la política penitenciaria de excepción y empezando a trabajar en una justicia transicional.

¿Qué relación tendría una lehendakari de EH Bildu con Moncloa?

–Por mi parte, toda la relación siempre que se mantengan unos principios democráticos claros. Una lehendakari con un 155 en vigor tendría una relación muy contundente con una medida tan antidemocrática. Dentro de una situación normal, aunque se podrían describir muchas anormalidades dentro del sistema español, tendría una relación lo más abierta posible. Soy una convencida del diálogo.

¿Cómo valora que EH Bildu disponga ante presuntas agresiones sexuales de un protocolo interno paralelo al sistema judicial?

–En violencia machista, nuestra tolerancia es cero y también del partido al que hace referencia, hemos tomado decisiones muy drásticas en nuestras filas. El protocolo no lo conozco exactamente, pero no se ha querido ocultar nada. También había por parte de la víctima si no me equivoco una petición de no publicidad.

Violencia machista: ¿hemos avanzado estos cuatro años?

–Creo que no, y no debemos atender solo a los malos tratos más extremos, sino hacer un análisis completo de la desigualdad que sufrimos las mujeres: no es posible que una mujer perciba un 25% menos de salario por el mismo trabajo que un hombre. De esa desigualdad surgen las violencias más extremas y execrables. Hace 4 años dije que en Europa a una de cada tres mujeres en nuestra vida nos van a insultar, vejar, violar o maltratar. Necesitamos una fuerza comunitaria enorme para dar la vuelta a la situación.

"En la gestión política de la crisis del coronavirus, creo que se ha actuado con improvisación desde una Osakidetza debilitada"

"Nosotras también miramos al futuro, pero haciendo una lectura crítica de todo lo que pasó, y es lo que exigiremos al Partido Socialista"

noticias de noticiasdenavarra