Elecciones 12-J / La crónica

El PNV asegura la mayoría con el PSE

Urkullu gana, suma 3 escaños más y su alianza con los socialistas le permitirá gobernar con holgura

13.07.2020 | 02:07
Urkullu, con el presidente del PNV, Andoni Ortuzar.

pamplona – El PNV ganó ayer con holgura las elecciones de la Comunidad Autónoma Vasca y se asegura repetir al frente del Gobierno Vasco mediante una alianza con el PSE mucho más plácida que en 2016, cuando la suma de ambas fuerzas se quedó a un escaño de la mayoría absoluta.



 


En medio de los comicios más atípicos de la historia –con el coronavirus de fondo, que ha precipitado la caída de una participación ya en declive desde hace 20 años–, la ciudadanía de la CAV ha optado por una fórmula solvente y conocida y ha confiado en los jeltzales para pilotar la salida de la crisis provocada por la pandemia. Los jeltzales, que suben en porcentaje (39% ayer, 37,65% en 2016) y escaños (31 ayer, 28 en 2016) y ganan en todos los territorios compensan con su mayor margen el estancamiento de su socio más fiable, el PSE, que a duras penas levanta de su suelo electoral (crece en un escaño) pese a que Elkarrekin Podemos se deja más de la mitad de los apoyos. Las urnas han confirmado lo que ya se sospechaba desde hace semanas, que la suma entre PNV y socialistas sería suficiente para alcanzar la mayoría absoluta y que Urkullu repetirá mandato con mayoría suficiente. Visiblemente emocionado, y tras recordar a las víctimas del coronavirus y del accidente del vertedero de Zaldibar, Urkullu aseguró que el PNV ha ganado para ponerse "manos a la obra". "Hemos cumplido la palabra dada. Vamos a ofrecer certezas, vamos a dialogar para llegar a acuerdos, vamos a poner a Euskadi de nuevo en pie. Saldremos".



 

crece el bloque soberanista Las sorpresas se produjeron en el resto de fuerzas políticas. La primera, por la más llamativa, la de la subida de EH Bildu, que pasa de 18 escaños a 22 con más votos y más porcentaje de apoyo en los tres territorios históricos –ganan un escaño en cada provincia– a pesar de la caída de la participación. El partido de Arnaldo Otegi, con Maddalen Iriarte como candidata principal, continúa optimizando la ola de buenos resultados y se consolida en el segundo puesto. Lo que ocurre es que se puede hablar de una subida estéril, ya que pese a la mejora de los resultados, EH Bildu no va a tener mayor protagonismo en la vida política de la CAV una vez que la mayoría de Gobierno va por otro lado. Queda, eso sí, una reflexión llamativa: tanto el PNV como EH Bildu, los dos partidos de corte netamente soberanista del Parlamento Vasco, crecen y juntos suman más del 67% del total.

Sensación agridulce puede quedarle al PSE, que ha visto como ha sido incapaz de levantarse después del golpetazo electoral que se dio en 2016, cuando la irrupción de Elkarrekin Podemos le robó prácticamente la mitad de los votos. Todo parece apuntar que se ha diluido el efecto Sánchez que sí benefició a las comunidades que se examinaron en mayo de 2019, y todo parece indicar que la gestión del Gobierno central en la crisis del coronavirus no ha tenido impacto, ni para bien ni para mal, aunque bien es cierto que son contextos distintos.

Pero le ha ido a Elkarrekin Podemos. Las idas y venidas de la formación morada en la CAV y la pérdida de empuje de los de Iglesias –que fueron quienes se impusieron en las primarias– les pasan factura.

Otro de los grandes perdedores de la noche es Pablo Casado, en la medida en la que su coalición de PP y Cs con Carlos Iturgáiz al frente –en detrimento de Alfonso Alonso, más querido en la CAV– se queda en 5 escaños, cuatro menos que en 2016. Los populares, que meten por primera vez a los antiforalistas de Ciudadanos en la Cámara vasca, pierden apoyos e influencia, ya que los resultados entierran cualquier influencia de la derecha española.

Precisamente, por es parte quien ha dado la campana ha sido Vox. El partido de Santiago Abascal logra entrar al Parlamento Vasco con un escaño por Álava, con poco menos del 4% del apoyo que permitirá a la formación de extrema derecha tener una cabeza de puente en la CAV.

claves

47,15 %

la abstención sigue creciendo. Ocurre desde 2001: los comicios pasan y cada vez menos personas van a votar. La participación hace veinte años era del 79,8%; ayer, se quedó en el 52,86%. No es achacable solo al coronavirus, sino que refleja una caída sostenida en el tiempo que hace pensar en un paulatino desenganche de la política, aunque el dato de abstención, cercano al 47%, es casi siete puntos mayor que en 2016.

38

mayoría alternativa. La suma de los escaños de EH Bildu (22), PSE (10) y Elkarrekin Podemos (6), suman justo 38 votos, mayoría absoluta. Una suma alternativa que no se producirá, pero que arrojan las elecciones.

67%

mayoritario bloque nacionalista. La suma de PNV y EH Bildu, los dos partidos soberanistas, crece y ya supone el 67% del total de todos los votos.

4

escaños más para eh bildu. Es el partido que más sube: suma cuatro escaños más, pasa de 18 a 22; gana voto y porcentaje en todos los territorios pese a la abstención. El reparto concreto es de tres escaños más en Bizkaia; uno en Álava; y se queda igual en Gipuzkoa.

noticias de noticiasdenavarra