La victoria de Biden mete más presión a Londres para lograr un acuerdo final sobre el 'brexit'

El Reino Unido teme no alcanzar con Washington el trato comercial que Trump les prometió

10.11.2020 | 01:04
Un manifestante protesta frente al parlamento de Westminster mientras se negocia el acuerdo del 'brexit', en Londres. Foto: Efe

bruselas – Bruselas y Londres retomaron ayer en la capita británica la que puede ser la última ronda de negociaciones para el acuerdo comercial entre la Unión Europea y el Reino Unido. Durante esta jornada, la Cámara de los Lores votó la ley de Mercado Interior británica. El acuerdo para la era post-brexit debería cerrarse a mitad de este mes y en Londres comienzan a sentir la urgencia tras la victoria del demócrata Joe Biden en Estados Unidos.

"Siempre he sido un gran entusiasta del acuerdo comercial con nuestros amigos europeos", expresó Boris Johnson, primer ministro británico, tras el resultado de las elecciones estadounidenses. "Hay que culminar el acuerdo, las líneas generales están muy claras. Solo tenemos que seguir hacia adelante y hacerlo".

La derrota de Donald Trump ha tenido un efecto inmediato en las negociaciones entre el bloque comunitario y el Reino Unido. Con el nuevo presidente, de raíces irlandesas y es mucho más cercano a la UE, el acuerdo comercial ambicioso que Londres anhelaba y Washignton prometía no será tan rápido. Con Trump, Londres esperaba paliar las consecuencias económicas de un posible no acuerdo europeo.

Biden se mostró firmemente a favor de respetar el Acuerdo de salida después de la aprobación de la polémica ley británica. "Cualquier acuerdo comercial entre Estados Unidos y el Reino Unido debe ser consistente con el Acuerdo y evitar el regreso de una frontera dura. Punto", señaló en campaña electoral el que fuera vicepresidente de Obama.

ley de mercado interior Tras pasar el filtro de la Cámara de los Comunes, bajo mayoría conservadora, la ley de Mercado Interior se sometió ayer a la lupa de los lores. La Unión Europea exige su retirada antes de la entrada en vigor de cualquier acuerdo futuro, aunque de momento mantiene abierto un procedimiento de infracción por violación de tratados internacionales.

Este es uno de los obstáculos que torpedean la negociación en marcha, pero no el más difícil de sortear. Las diferencias en la competencia justa –conocida como level playing-field–, la pesca y la gobernanza continúan siendo insalvables. Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, mantuvo la segunda llamada en un mes con Johnson para pasar revista al estado de la situación. Ambos acordaron "redoblar" esfuerzos en los próximos días.

Con este objetivo, el equipo de Michel Barnier, jefe negociador por parte europea, se ha trasladado a la capital británica. Los próximos días son claves para la fumata blanca o asistir a la materialización de un brexit económico a las bravas. Bruselas y Londres deben llegar a un acuerdo político a mitad de este mes para dar tiempo a la ratificación del texto en los Parlamentos nacionales y la Eurocámara. Pase lo que pase, el Reino Unido abandonará la Unión Aduanera y el Mercado Interior el próximo 1 de enero.

En este sentido, Barnier dijo estar "feliz por la vuelta a Londres" en una semana en la que la UE está "redoblanco esfuerzos" para alcanzar un acuerdo entre la futura asociación entre la Unión Europea y Londres.

expectativas de irlanda El ministro irlandés de Asuntos Exteriores, Simom Coveney, destacó ayer que las negociaciones del brexit pueden dar un giro tras la elección de Joe Biden, a quien describió como "un verdadero amigo de Irlanda" y defensor del proceso de paz.

Coveney indicó que Londres debe "dar prioridad" a los asuntos que afectan a Irlanda, cuando ambas partes afrontan la recta final de sus contactos para lograr una nueva relación comercial para el 31 de diciembre.

A Irlanda también le preocupa especialmente el proyecto de ley impulsado por el ministro Johnson, que puede diluir el contenido del Acuerdo de Salida, firmado por ambas partes el pasado año.

Esta propuesta legislativa, denominada ley de Mercado Interno, modificaría aspectos del pacto de retirada relativos a la frontera entre las dos Irlandas, cuya invisibilidad es clave para sus economías y el proceso de paz.

el dato

Raíces irlandesas. Joe Biden, cuyo tatarabuelo irlandés partió en 1851 a Nueva York, es mucho más cercano a la UE.

cambio de tono

johnson "hay que pactar con nuestros amigos los europeos"

Boris Johnson dijo ser un "gran entusiasta" del acuerdo comercial con la UE tras la victoria de Biden.