CORONAVIRUS
Navarra detectó el jueves 42 nuevos casos de Covid-19
Republicanismo

A bocajarro

16.05.2021 | 02:13
A bocajarro

Tuvieron que pasar las elecciones a la Comunidad de Madrid para que el Gobierno colgara en la web de Moncloa las 2.000 páginas que unos cuantos días antes había mandado a la Comisión Europea, en las que se concretan las medidas que se le han ocurrido para ofrecerlas como aval a la concesión de esos 140.000 millones de ayudas que se pretenden. Es el mamotreto llamado Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, que pasará a la historia como la mayor expresión de la impotencia política e institucional de España. Te miras el documento y compruebas que es un eterno copia-pega de historias ya conocidas. Editado con toda cutrez, se aprecian defectos de composición que no se permitiría el folleto de una peluquería. Interlineados que cambian, tablas descuadradas, puntos de cierre de párrafo que desaparecen, tipografías vulgares, escaso atractivo visual, todo en el peor estilo del funcionariado ministerial. Por curiosidad, buscas el documento que han presentado los italianos y sorprende que siendo la décima parte de voluminoso, es muchísimo más específico y, sobre todo, alentador. Pero lo peor de nuestro tocho no es su vergonzante formalización -qué costaría haberlo mandado a una empresa de diseño gráfico para que lo pusiera presentable-, sino lo que contiene como propuesta política. Por resumirlo, lo que quiere Sánchez y su grey es aumentar la recaudación en cerca de 80.000 millones de euros, así como un 8% del PIB, toda la riqueza que se produce en un año, que pretenden pase de las economías de las familias y las empresas a la del estado. Cualquier motivo vale. A los autónomos les van a subir las cotizaciones hasta un límite que hará inviable su actividad para muchos de ellos. Subirán también los impuestos a las empresas y los de sucesiones. Se eliminarán una docena de deducciones en los impuestos de renta y sociedades. Se cobrará por usar cotidianamente carreteras que ya están pagadas y bien pagadas por el contribuyente desde hace años, y con la excusa del medioambiente se inventarán nuevas exacciones, porque ya sabemos que los ciudadanos somos unos guarros que contaminamos siempre que podemos, y se debe corregir nuestra conducta haciéndonos pagar por ello. El volumen del dinero que se quiere captar es equivalente a lo que se recauda en todo un año por IRPF, lo que da una idea de hasta dónde se quiere llegar en el arrebato. Para quienes no tenemos empaque en defender un modelo liberal de sociedad, en la que el estado acepte que tiene unos límites para su ejecutoria política y económica, estamos ante todo un saqueo. Y hay que decirlo sin paliativos: quitar dinero a la gente es quitarle derechos. La excusa que siempre se pone es que España tiene una menor presión fiscal que la media europea. Afirmación falsa porque no tiene en cuenta que también es menor la productividad y la renta media, y falsa además porque tampoco estamos equiparados en eficiencia del gasto público. Lo que ahora está ocurriendo tiene que ver con esa monumental estafa que son los fondos europeos. Aquí se han presentado como un éxito del Gobierno –aquellos aplausos televisados cuando Narciso volvió del Consejo Europeo, esos ministros haciéndole gentil pasillo al prohombre–, cuando en realidad no son ningún regalo. El dinero al que aspiramos no cubre ni la mitad de la caída de la economía sufrida por efecto de la pandemia en el periodo 2020 a 2024, pero además son cuantías que suponen más deuda, tanto la parte de las ayudas reembolsables como también lo que se califica como "fondo pedido", que en realidad son créditos contraídos por la Unión cuya devolución también nosotros habremos de sufragar. El nivel de idiocia inducida por el Gobierno en la opinión pública ha producido esta sensación de que se va a cambiar de arriba a abajo todo un país con sólo esperar los libramientos de Bruselas. Los fondos son una farsa, sí, política y económica. La excusa que se necesita para no abundar en un análisis más profundo de cuáles son los desequilibrios que hay que corregir, y ponerse a ello. El nivel de depauperación política se expresa también en las maneras utilizadas. Ni un debate parlamentario, ni una propuesta franca mirando a cámara, argumentando. Montar el mayor aquelarre fiscal de nuestra historia se traduce en colgar en una web un montón de documentos zafios que con nocturnidad y alevosía se habían mandado antes a la Comisión Europea. Ni en la peor república bananera. Y otro día contaré qué piensa hacer esta gente con la sanidad, la que peor parada va a quedar de todo este escandaloso proceso.

El dinero que se quiere captar equivale a lo que se recauda en un año por IRPF, lo que da una idea de hasta dónde llega el arrebato

Lo que ahora ocurrie tiene que ver con esa monumental estafa que son los fondos europeos. No son ningún regalo.

EH Bildu ha celebrado su segundo congreso sin sobresaltos y dando imagen de compacta homogeneidad

EH Bildu se siente obligada a liderar el tránsito hacia la república vasca porque no cree capaz al PNV de abordar un nuevo estatus

noticias de noticiasdenavarra