Carlos Pérez-Nievas: "Para hacer a Javier Esparza presidente, lo razonable es que siga Navarra Suma"

31.07.2021 | 18:14
Carlos Pérez - Nievas, portavoz de Ciudadanos en Navarra y parlamentario de Navarra Suma

Su partido no vive una etapa fácil, pero Carlos Pérez-Nievas pide readaptarse a un nuevo rol, y dice que dentro de sus contactos en UPN no observa una mayoría contraria a la continuidad de Navarra Suma

Carlos Pérez-Nievas llama a asumir la realidad actual de Ciudadanos. "No éramos el partido que parecíamos ser en 2018 o 2019, y somos más el de ahora. Esa es la tendencia de todos los partidos liberales europeos", afirma. Desde ese planteamiento busca parar la fuga de votos al tiempo que muestra un total respeto por el proceso de reflexión que UPN ha abierto sobre Navarra Suma, desde un convencimiento, no exento de interés, de las razones objetivas y subjetivas que a su juicio avalan la continuidad de la coalición.

Debe resultar muy complicado hacer política en estos momentos, cuando prácticamente se les está dando por desahuciados.

–La política es igual de fácil o difícil en un momento u otro. Cuando estás en esta situación a lo mejor es al revés. En un momento de éxito estás pensando en el peligro de descontentar a una parte del votante, siempre haciendo un cálculo. La convención que hicimos hace 15 días nos puso en la situación: somos lo que somos, el partido liberal referente en Europa y en España, y en esa posición tenemos que actuar. Sí que he aprendido en esta última etapa lo variable y efímero que es todo en este entorno político actual. Eso vale para Ciudadanos, pero los demás que pongan las barbas a remojar, porque a cualquiera le puede pasar. Nosotros tenemos que asumir que probablemente no seamos un partido de mayorías, con el convencimiento de que, mayor o menor, hay un espacio.

¿En qué se diferencia Ciudadanos del PP? Díaz Ayuso va paseando la bandera de la libertad...

–Está el espacio socialdemócrata, conservador y liberal. Hablar de libertad es un eslogan que se ha creado, absolutamente falso y exagerado, que le dio resultado. Díaz Ayuso ha hecho políticas de populismo basadas en el temor. De hecho, la amenaza de una moción de censura nuestra, rotundamente falsa, le sirvió para justificar en una mentira el adelanto electoral. Pero estamos viendo qué cosas hace el Partido Popular, lo primero que ha hecho en el momento que se ha visto liberada del Gobierno de coalición con nosotros es tomar posesión de la Radio Televisión madrileña. El PP está tratando de negociar el Consejo General de Poder Judicial. Nosotros hemos reivindicado que tienen que estar absolutamente libres espacios como el Tribunal Constitucional. Un partido que se considere liberal tiene que basarse en la libertad, pero no como palabra en grandes titulares, sino con el comportamiento político diario. La libertad es que puedas tener órganos políticos que no controles, que sean libres. Por no referirme a posicionamientos sociales que la socialdemocracia o la izquierda se quieren apropiar, temas delicados como la ley de eutanasia o todo lo relativo al colectivo LGTBIQ+, donde se ven comportamientos conservadores. Ser liberal es nuestra baza, esa es la gran diferencia que tenemos, con el Partido Popular y con el Partido Socialista, superada ya, para mí claramente, la diferencia izquierda derecha de otros tiempos.

Arrimadas apoyaría una moción de censura de Casado. Vuelven a orientarse junto a PP y Vox.

–Nosotros tenemos unas bases, y tenemos que ver con quién estamos jugando. Para nosotros el Partido Socialista siempre será un socio y será alguien con el que tengamos que contar. No tenemos ningún problema con él, con el que se deberían poder hacer cosas. El problema es que no sé si existe. ¿Quién es el Partido Socialista? Porque está absolutamente sometido a las decisiones de un líder que es Sánchez, que ha llevado al PSOE a que la 'S' sea de sanchista. Tenemos un problema con Sánchez, porque él ha podido elegir, nosotros le hemos ofrecido nuestro apoyo.

Sánchez ha construido su hegemonía interna y liderazgo.

–Hace un año nosotros ofrecimos a Sánchez una estabilidad para el Presupuesto de este año, y la rechazó. Nadie se acuerda, pero en 2019 rechazó también un acuerdo con nosotros. Tarde y mal, da igual, pero a través de Albert Rivera se le ofreció un acuerdo que rechazó, y decidió mantener sus mayorías con los nacionalistas, como lo está haciendo en Navarra. La base de un país está en no romperlo, el respeto a la soberanía popular, a las instituciones constitucionales... eso el Partido Socialista lo ha dejado deliberadamente atrás, y nosotros tenemos que ver qué alternativa hay dentro de la referencia constitucional para defender nuestra idea de patria común que es España.

¿De verdad creen que con este PSOE la unidad de España peligra?

–Este PSOE ha elegido unos socios a los que tiene que hacer concesiones que son importantísimas, que afectan a los pilares fundamentales de la convivencia. A ellos les ha hecho una renuncia expresa para mantenerse en el poder. La unidad se puede romper de muchas maneras. La convivencia en Cataluña está rota, en el País Vasco se rompió y se está tratando ahora de amoldar. La convivencia en algunas zonas de Navarra está rota. No hay libertad. Parece que estamos viviendo una etapa idílica. Yo en Tudela vivo muy bien, pero en Alsasua no sé si viviría igual de bien.

¿Rota?

–¿Podemos nosotros hacer un acto público en muchas localidades de Navarra sin ningún problema? No. Hace dos años hicimos actos en localidades navarras y tuvimos que estar escoltados por la Guardia Civil y por la Policía Foral.

Cuando Arrimadas dice que los indultos han sido "un escupitajo a la cara de España", ¿eso es lenguaje liberal o un titular que lo podría suscribir Vox?

–Eso es una realidad. Una forma gráfica de explicar las cosas para que todo el mundo lo pueda entender. Unos indultos sin ningún argumento más allá del interés y la necesidad de mantenerse en el poder.

El lenguaje construye realidad. ¿No se espera del liberalismo que module las palabras con más tiento?

–En política darle más importancia a las formas que al fondo a mí siempre me ha complicado porque soy una persona que las formas a veces en algún debate político no es lo que más cuido. A mí lo que importa es el fondo. ¿Qué es más importante, las palabras o los hechos? Lo importante son los hechos. Lo que dice esa frase es una realidad que hay que constatar. Es liberal porque es cierta. Lo que no sería liberal es mentir.

¿Cómo observan el proceso interno de UPN para decidir el futuro de Navarra Suma?

–Ciudadanos no va a ser un problema para la decisión.

Porque no les queda otra que esperar esa decisión.

–En primer lugar, UPN hace lo que está obligado a hacer. Javier Esparza está cumpliendo escrupulosamente con lo que marcan sus estatutos, de que Navarra Suma deberá ser sometida al criterio de los afiliados. Hasta ahí nada que decir. Nosotros respetamos que lo haga y no vemos que se esté cuestionando Navarra Suma como coalición. De hecho, Javier ha hablado de que la coalición ha funcionado bien y ha dicho una serie de cosas. En todo caso, en su derecho está cuestionarla cuando les parezca oportuno. El planteamiento de Ciudadanos Navarra es que la coalición ha resultado buena. La razón objetiva es que aglutina voto. Para hacer a Javier Esparza presidente de Navarra, que sería el candidato lógico dentro de UPN, lo razonable es mantener Navarra Suma. Tenemos la experiencia de 2015, cuando 150 votos hicieron presidenta a Uxue Barkos. Si Ciudadanos entonces hubiera tenido 150 votos más, habría tenido un parlamentario, y que compruebe la gente cuál hubiera sido la suma del Parlamento, porque en aquel momento el Partido Socialista, que tenía 7 parlamentarios, no se habría ido con el mundo nacionalista.

¿Y las razones subjetivas?

–Si ves que tu enemigo político, que no te quiere, está deseoso de que rompas la coalición , será porque es mejor para ellos que esté rota.

Ese debate existe en UPN, y tal vez esa duda les debilita como alternativa.

–UPN está haciendo lo que tiene que hacer, y lo que haga y decida bien hecho estará. Yo no observo un movimiento contrario mayoritario, en lo que yo hablo y los contactos que tengo, sobre Navarra Suma. Y creo que esos datos que le he dicho, objetivos y subjetivos, son a tener en cuenta. La opción que representa Navarra Suma va a ser mayoritaria otra vez más, abrumadoramente mayoritaria dentro de dos años. No tengo ninguna duda. Lo correcto sería analizar eso, y que se tome la decisión que sea. Yo respetaré todas las decisiones que tome UPN.

Llegamos al ecuador de la legislatura navarra, y la incertidumbre sobre la covid se proyecta en el próximo curso político.

–Estamos mejor, quiero lanzar un mensaje positivo. Es verdad que la vacuna ha tenido un efecto claramente beneficioso. Yo estoy ahora en ese proceso personal de que alguien cercano ha dado positivo, y al estar vacunado con las dos dosis ya no tengo que hacer una cuarentena estricta ni tengo que hacerme varias PCR. Al final eso tranquiliza. Los jóvenes que no se han vacunado tienen más riesgo y deben extremar la precaución. Este año ser irán vacunando estos sectores, y tendremos que hacer lo que nos digan si tenemos que repetir dosis. No estamos como quisiéramos, pero yo veo más la parte positiva que la negativa. Las vacunas son la clave.

Navarra Suma va seguir en la misma estrategia, básicamente de oposición frontal.

–Navarra Suma tiene una estrategia de oposición a las cosas que tiene que hacer oposición. Ser contundente y no aceptar comulgar con ruedas de molino a todo lo que el Gobierno pretende hacer, destapar las vergüenzas que tiene y apoyar las cosas esenciales como se ha hecho hasta ahora. Ellos plantearán una y mil veces que nosotros no hemos sido leales, pero los datos son machacones.

¿Cuáles son a su juicio esas vergüenzas?

–La principal, la cesión al nacionalismo y la falta de defensa de verdad de la identidad de esta comunidad en todos los aspectos, fiscal, industrial, como comunidad diferenciada. Este Gobierno ha sido sometido, y por mantener el sillón está haciendo unas cesiones que nosotros vamos a denunciar una y mil veces.

Llama la atención que hable de la identidad fiscal viniendo de Ciudadanos, que la ha cuestionado.

–Sí, la cuestionamos, pero el pacto con Navarra Suma lo dice muy claro. Nosotros somos un partido que respeta absolutamente el marco constitucional, y mientras se hagan las cosas dentro de ese marco no hay ningún problema. Cuando tengamos que replantearnos, cuando sea, una modificación constitucional, el partido tomará posición, pero en este momento en el respeto al marco foral hay una realidad que es la fiscal. Tenemos margen de funcionar de una forma distinta, y no lo estamos haciendo. La mayoría de comunidades de este país, de régimen común, tiene mejor sistema de impuesto de sucesiones que el que tiene Navarra.

Y en cuanto a otros temas de gestión, ¿dónde le afea más la labor a este Gobierno?

–Llevamos media legislatura y se está yendo en buenas palabras en cuanto a infraestructuras. El otro día Santos Cerdán se descolgó en una entrevista diciendo que la estación del AVE no se va a hacer donde estaba previsto, cuando nadie lo había mencionado. A nosotros esas cosas nos ponen los pelos de punta. En Desarrollo Económico y Empresarial tanto el exconsejero Ayerdi como el actual consejero Irujo han tomado decisiones en detrimento de esta comunidad. Por ejemplo, en energías renovables, están paralizados todos los proyectos a cuenta de que se está cambiando de criterio con respecto a los suelos, porque hay protestas. Ahí hay absolutas contradicciones entre los miembros del Gobierno y entre los tres consejeros relacionados con el desarrollo económico.

¿Esta pandemia ha generado una cierta anemia en la política navarra que a su vez genera desafección o distancia en la sociedad?

–Ahí hay que ser sincero. Los políticos tenemos que ser conscientes de que a veces nuestra acción diaria tiene una intrascendencia a nivel social. La sociedad venía ya desde la crisis anterior muy distanciada de la clase política. Cuando estás alejado de la vida política, en empresas, como en mi caso, te das cuenta que la vida diaria del Parlamento no es importante, no le prestas atención. Si a eso le añades la covid, que está centrando las urgencias y el devenir de cada uno, pues evidentemente más distancia se coge. Y eso es un problema. Nosotros vivimos en una burbuja, como cada uno en su profesión, centrado en su proyecto. Pero la política siempre incide en la vida de la gente. No se puede obviar la política, porque condiciona la vida. Y la covid nos obliga como oposición a estar infinitamente más atentos. Se toman decisiones que yo entiendo que tendrán que ser muy rápidas, pero que no pueden estar alejadas del control político, para evitar tentaciones de quien gobierna, que pretende tomar decisiones basadas en cierta palabrería hueca.

¿Le molestan los silencios de Albert Rivera?

–Sinceramente en algún momento al partido le hubiera venido bien un comentario. Yo entiendo su nueva situación, que está en la vida privada, que tiene un despacho que asesora a grupos políticos distintos y a otras opciones, pero yo creo que podría haber tenido alguna palabra de aliento, sobre todo para la dificultad absoluta que ha tenido que lidiar Inés Arrimadas. Se podía haber escenificado un apoyo, y no hubiera pasado nada, nadie habría cuestionado su independencia profesional si hubiera tenido algún gesto, pequeño, hacia Inés Arrimadas. Yo sí que lo he echado en falta.

EN DOS MINUTOS

¿Qué nota le pone a la gestión del Gobierno de Navarra?

Un suspenso rotundo.

¿Cuál ha sido el mayor acierto del Gobierno foral?

(Silencio). En las decisiones importantes, no veo ninguna.

¿Y su mayor error?

De inicio, gobernar con los socios con los que está gobernando.

¿Cuál ha sido la restricción que más le ha condicionado?

Las limitaciones a la vida social.

¿Hemos aprendido algo con la pandemia?

Mucho. En control, en mantener comportamientos sociales, en estar alerta... Todos hemos aprendido, también los jóvenes, a tener restricciones.

¿Qué lugar de Navarra ha descubierto recientemente?

No he estado en ningún sitio últimamente que no hubiera estado antes.

¿Cuál es el principal reto de futuro que tiene Navarra?

Clarísimo, no tengo ninguna duda. No perder la posición, fundamentalmente económica y por lo tanto de bienestar, que ha tenido en los últimos años. Y la estamos perdiendo. Y eso es un drama.

¿Del 1 (izquierda) al 10 (derecha), dónde se sitúa?

Pues si el 5 es el centro puro me voy a colocar en el 4,75.

Twitter, Facebook o Instagram, ¿qué red social prefiere?

Twitter, claramente.

Diga una palabra en euskera.

Aita, es la primera que pronuncié, porque mi padre era médico en Arizkun y a nosotros nos cuidaba una señora vasca. Y yo a mi padre le llamo aita, a mi abuela amatxi y a mi abuelo aitatxi. Y mis hijas a mí aita también.

¿Qué es Madrid para usted?

Una gran ciudad, a todas luces, que se transformó brutalmente en los últimos años de la Transición democrática, y donde uno siempre tiene ganas de volver.

¿Y Europa?

La gran casa común, de los españoles desde luego.

¿Navarra necesita más autonomía?

Navarra necesita gestionar mejor su autonomía.

¿Sobran impuestos?

Probablemente sí.

¿Qué haría este fin de semana si tuviera 20 años?

Alejarme de la tentación, que sería quedarme en Tudela.

La convivencia en Navarra pasa por...

Por un respeto real en todas partes y a todas las opciones

¿Dónde se ve en cinco años?

La pregunta no es fácil para mí, porque depende de muchas circunstancias totalmente ajenas a mí. La opción de seguir en política evidentemente es una, pero no es la única.

noticias de noticiasdenavarra