El informe Neruda

08.08.2021 | 00:50
Antón Irala.

DIARIO DE NOTICIAS publica hoy un documento inédito en el que el histórico poeta chileno solicitó al Gobierno del lehendakari Aguirre refugiados vascos especializados que viajaron finalmente en el barco 'SS Winnipeg'

Un documento más que nunca había visto la luz estrecha los lazos de amistad, colaboración en relaciones políticas y confianza entre el a la postre Premio Nobel de Literatura, Pablo Neruda, su país Chile y los vascos en los estertores de la Guerra Civil. El informe al que ha tenido acceso DIARIO DE NOTICIAS forma parte del archivo de Shanti Zarrantz, quien fuera delegado del Gobierno vasco en la república citada.

Las dos páginas mecanografiadas surgieron tras una reunión que mantuvieron "dentro de la máxima cordialidad". Al lugar no citado en el texto, llegaron el literato autor del famoso poema que arrancaba con un "puedo escribir los versos más tristes esta noche" y dos representantes del Gobierno vasco: el secretario del lehendakari, Anton Irala, y Miguel José Garmendia, jeltzale del Napar Buru Batzar (NBB) del PNV. Cada nación, como curiosidad, representaba a dos presidentes de común apellido. Uno: José Antonio Aguirre, del PNV. El otro: Leónidas Aguirre, del Partido Radical de Chile, laicista de carácter "liberal igualitario y socialdemócrata".

El expediente que tiene ante sus ojos evoca aquella reunión de una hora de duración. Aconteció el miércoles 17 de mayo de 1939 de "seis a siete de la tarde". El poeta fue senador comunista –ideología por la que sería perseguido durante su vida– y designado por el presidente cónsul especial para la inmigración española en París, donde destacó como como gestor del proyecto SS Winipeg, histórico barco galo que trasladó a cerca de 2.000 inmigrantes vascos y españoles desde la costa del estado francés a Chile.

El informe redactado hace 82 años cuenta con un encabezamiento redactado con mayúsculas con la siguiente leyenda: "Conversación mantenida con el señor Neruda, enviado especial de la República de Chile para organizar la emigración de refugiados españoles a la citada república". Como el poeta, Iñaki Anasagasti también fue senador. El jeltzale aporta el documento a este diario y destaca de él que "tiene el valor de ser hecho como una importante fotografía de la época, de un momento dado, entre Neruda y el pueblo vasco".

A continuación citan que asistieron Anton Irala, Miguel José Garmendia y Neruda. Consultado al respecto, el hijo de aquel secretario del lehendakari Aguirre comunica que "nunca le oí a aita hablar de Pablo Neruda", lamenta el bilbaino Xabier de Irala. El escritor, "según sus propias manifestaciones está encargado también para autorizar los visados de entrada en su país". El documento relata que el poeta manifestó que el presidente Aguirre, "que da la casualidad de que se apellida como el nuestro", le había expresado el deseo de que llevara el mayor número de vascos y le pormenoriza la razón. "Dicha raza cuenta con todas sus simpatías y, además, en Chile tienen un gran concepto de los vascos", por lo que "nos hizo un elogio de nuestras virtudes".

El escritor solicitó que los refugiados que migrarían al país andino fueran especialistas, "o mejor dicho obreros especializados". No braceros o jornaleros. A juicio de Leónidas y Neruda, la industria en Chile era "muy joven" y cada jornada de trabajo de los hombres vascos supondría una clase o lección para los obreros de su patria. El literato no concretó qué especialidades, tan solo citó metalúrgicos y forjadores. "Cuando le pedíamos que concretara, nos contestaba diciendo que no estaba autorizado por el Gobierno".

Contactos de Neruda Esta reunión fue posterior a un primer contacto con el Gobierno vasco. "Este Sr. Neruda" –arrancan– "se entrevistó con nuestros representantes en Argentina, señores Aldasoro y Cunchillos" a quienes les puso en contacto con el embajador de Chile en aquella república.

A partir de este fragmento del informe, concretan lo hasta entonces no citado: que Chile quería "pescadores vascos". Irala y Garmendia estiman que Neruda erra cuando les informa de que él ya tiene un contacto al respecto. "Está en contacto con un vasco, un patrón de pesca. Este patrón de pesca aunque tiene apellido vasco, es de Oviedo y se trata de uno de los más activos propagandistas del Frente Popular", matizan y aseguran que no tenían nada concretado con él, salvo que "presentó un rapport (informe) a su Gobierno".

Los representantes del Gobierno vasco continúan su exposición ahondando en otro desconocimiento de Neruda a raíz de que la industria conservera no existía aún en Chile en 1939. "Esto les interesaría mucho. Preguntamos qué pescado es el que más abunda y no sabía. Dijo textualmente: Es un mar tan grande que yo creo que habrá muchos peces, pero yo la verdad no sé nada", le atribuyen.

La república de Aguirre concedería todo tipo de facilidades para los refugiados vascos que llegaran a Chile con el propósito de trabajar, eso sí, "previo informe sobre la honradez del emigrante". Al mismo tiempo estarían en contacto con los delegados en Argentina debido a que podrían "emplear capitales argentinos". Solicitó el deseo de obtener un censo de vascos con sus respectivas especialidades para trasladarla a su Gobierno.

Meses después, el barco francés SS Winnipeg atracó en el puerto de Valparaíso (Chile). Aconteció el 2 de septiembre de 1939, efectuando el desembarco al día siguiente. Anasagasti concluye su aportación: "Neruda era el seudónimo y posterior nombre legal de Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto. Basoalto tenía una reminiscencia vasca y él era consciente de ello. Siempre ha quedado en la historia como gran fletador del barco SS Winnipeg. Escribió que aquel nombre tenía alas. Bonita definición. En él fueron muchos vascos. Era su responsabilidad por llevar a personas profesionales a su país". El escritor y también premio nivel de literatura Gabriel García Márquez se refirió a Neruda como "el más grande poeta del siglo XX en cualquier idioma".

noticias de noticiasdenavarra