El Congreso abre la vía para endurecer las penas a quienes oculten los cadáveres

El apoyo socialista a la tramitación en las Cortes de la iniciativa de PP y Ciudadanos para ampliar la prisión permanente revisable a los asesinos que oculten el cadáver abre una vía para endurecer las penas por estos delitos

29.03.2022 | 19:43
Congreso de los Diputados.

El apoyo socialista a la tramitación en las Cortes de la iniciativa de PP y Ciudadanos para ampliar la prisión permanente revisable a los asesinos que oculten el cadáver abre una vía para endurecer las penas por estos delitos, si bien PSOE ya ha anunciado que enmendará la propuesta inicial para encontrar otra figura penal. "En atención al dolor adicional que supone ocultar el cadáver para las familias, votaremos sí para que en la fase parlamentaria, por vía de enmiendas, resulte un texto más adecuado a nuestro orden constitucional y dé respuesta al dolor de las familias", ha dicho el diputado socialista Francisco Aranda para justificar al apoyo de su grupo a la iniciativa.

Precisamente, fuentes del Ministerio de Justicia se han pronunciado sobre el debate y han señalado que el Código Penal ya tiene recursos para poder introducir castigos a los asesinos que oculten el cuerpo de su víctima, por lo que la prisión permanente revisable sea la figura más adecuada. Familiares de las jóvenes asesinadas Marta del Castillo, Diana Quer y Marta Calvo han presenciado desde la tribuna de invitados el debate de la toma en consideración de la reforma del Código Penal para extender la prisión permanente revisable a los asesinos que oculten el cadáver y a los reos que vuelvan a matar tras salir de prisión.

Estos familiares ya este martes han acudido a las puertas del Congreso para expresar ante los medios de comunicación su apoyo a una proposición de ley auspiciada por el PP y rubricada además de por Ciudadanos, Foro Asturias, Coalición Canaria y Navarra Suma. Y también este asunto ha estado presente en las declaraciones de los representantes de los grupos parlamentarios. Algunos, como Unidas Podemos, hasta han cambiado a última hora su sentido del voto y lo que en boca de su portavoz, Pablo Echenique, iba a ser un apoyo a la propuesta, se ha tornado en rechazo a través de un escueto comunicado de la oficina de prensa de Unidas Podemos.

La prisión permanente revisable fue aprobada en 2015 en una modificación del Código Penal para aplicar este castigo a delitos muy graves. PSOE y Unidas Podemos lo recurrieron ante el Tribunal Constitucional, que finalmente sentenció a favor de esta pena al considerarla "proporcionada" y al entender que no vulnera el principio de reinserción que consagra la carta magna. A falta de la votación, la mayoría se ha mostrado a favor de que se tramite la ampliación de esta figura punitiva a esos supuestos, si bien algunos grupos como el del PNV o el Plural, además de Unidas Podemos, han anunciado que no lo apoyarían.

Una figura "incuestionable" y apoyada para el PP

Macarena Montesinos, del PP, ha sido la encargada de defender la proposición y la prisión permanente revisable, una figura "incuestionable" y apoyada, según ella, por la opinión pública a la que el Parlamento "no puede desoír". Ampliarla a quien oculta el cadáver no significa "sed de venganza", ha recalcado Montesinos antes de asegurar que la propuesta era "adecuada, protectora, reflexionada y ajustada a la Constitución".

Y por ello, ha apelado a los grupos que aún dudaban en su voto a que dirigieran su mirada a la tribuna de invitados para constatar el ejemplo de "fortaleza" de los padres de Diana Quer o de Marta Calvo para que otras familias "no sufran el mismo calvario". Edmundo Bal, de Ciudadanos, también ha visto el encaje constitucional de la iniciativa, ha advertido de que lo que les ha pasado a las familias de Diana Quer, Marta Calvo o Marta del Castillo puede pasarle a cualquiera, y ha indicado que si las penas que ahora se proponen hubieran estado en vigor, no se hubieran producido los crímenes de Lardero o el de Laura Luelmo.

También el diputado de Navarra Suma Sergio Sayas ha considerado que la propuesta merecía la unanimidad de la cámara. "Es un deber moral", ha zanjado. "No tendríamos perdón de Dios si no lo votáramos", ha apostillado Ana Oramas, de Coalición Canaria. Macarena Olona, de Vox, ha exigido a los socialistas un "compromiso público" con esta propuesta porque la reforma de 2015 fue "insuficiente", a la vez que le ha pedido que no use el "subterfugio fraudulento" de ampliar los plazos de enmiendas para que la iniciativa "no vea la luz".

"Rompe el principio de humanización de las penas" para el PNV

Pero los firmantes de la iniciativa se han encontrado con el primer rechazo, el del diputado del PNV Mikel Legarda, quien ha recordado que su grupo ya votó en contra de esa figura en 2015 por considerarla "un eje del derecho penal exagerado" y porque "rompe el principio de humanización de las penas" plasmado en la Constitución. Y es que ademas, ha dicho, tampoco existen razones de política criminal que la justifiquen, porque en España la tasa delincuencial es baja. De todos modos, el PNV no ve adecuada esa figura, como tampoco los representantes del grupo Plural, si bien el diputado de PDeCat Genis Boadella ha anunciado el voto a favor, pero ha dejado claro que no será en ese mismo sentido al final del trámite si no se cambia.

Ismael Cortés, de Unidas Podemos, ha dado un no a lo que ha calificado como "populismo punitivo" y ha insistido en que para prevenir los crímenes es necesario abordar sus componentes estructurales mediante políticas de igualdad y de protección de la infancia y de la adolescencia".

Tras expresar sus dudas sobre las "intenciones" de los proponentes, Cortés ha aseverado: "El populismo punitivo no es una herramienta eficaz para prevenir el crimen". Y ha puesto sobre la mesa datos del Consejo General del Poder Judicial que muestran un baja tasa de asesinatos en España: 217 en el último año, el 0,07 por ciento del total de los delitos. Además, entre los países de la OCDE, España está en el "top 5" de los estados con menos asesinatos. Unidas Podemos pondrá todo su esfuerzo para garantizar los derechos de las víctimas, pero no contribuirá a que "se capitalice su dolor por un proyecto político", ha concluido.

Francisco Arana, del PSOE, ha comenzado su intervención con esta frase: "No hacemos política con el dolor de la gente", si bien ha reconocido que ocultar el cadáver es una dolor adicional que sufren las familias de esas víctimas. Por ello, los socialistas quieren que se tramite la propuesta para, vía enmiendas, aumentar el castigo a esas conductas, pero creen que se puede acudir a otras figuras punitivas que no sean la prisión permanente revisable.  A su juicio, no debe confundirse "más pena con mejor justicia".
noticias de noticiasdenavarra