Centro penitenciario de Zaballa (Araba), 14 de noviembre de 2018

07.02.2020 | 18:42

han pasado dos años desde que empezó esta increíble situación. En este tiempo, hemos podido ver dos maneras de interpretarla.

Por un lado, están los que han criminalizado a nuestra gente y a nuestro pueblo: para defender a una de las columnas del Estado (las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad) han inventado y alimentado una mentira.

Aunque en el juicio quedó claro desde el principio que la versión oficial era completamente falsa, nos han impuesto duras penas de prisión con intención de asustar a la población.

Además, para justificar toda la historia que inventaron, la Audiencia Nacional actuó como todas sabemos.

Los medios de comunicación también ayudaron a impulsar esta falsa versión publicando nuestras caras, edades y nombres, dando por cierta la versión policial y contribuyendo a la mala imagen que se dio en Altsasu.

Por otro lado, ante esta situación, el pueblo de Altsasu se unió. Y quedó muy claro que en todo el proceso se daba una enorme falta de proporcionalidad y que era necesario hacer algo.

Creemos que todo el trabajo que se ha hecho ha tenido consecuencias positivas, cuando fuimos detenidos, se hicieron multitudinarias manifestaciones y creemos que gracias a eso cuatro de nosotros fuimos puestos en libertad en diciembre.

Coincidiendo con la fecha del juicio, se hizo en Iruña una de las manifestaciones más grandes que se han hecho en Nafarroa, pensamos que gracias a eso estamos hoy en Euskal Herria.

Para nosotros, es muy positivo esto de estar en Euskal Herria, porque sufrimos menos pensando en los posibles accidentes o complicaciones que podrían sufrir nuestros familiares y amigos en carretera conduciendo para vernos cada semana.

Aparte de esto, estamos los siete en la misma prisión ahora y esto nos ha ayudado mucho emocionalmente, podemos desahogarnos y entendernos perfectamente unos y otros y comentamos nuestros sentimientos con total tranquilidad.

Por todo esto, queremos agradecer a todos los colectivos, grupos y personas que en algún momento nos habéis apoyado. Gracias de verdad.

Creemos también que la Plataforma Altsasukoak Aske y nuestras madres y padres merecen una mención aparte. Han difundido muchísimo el caso, han hecho muchísimos kilómetros para ello y han puesto sobre la mesa muchas cuestiones.

Por supuesto, el apoyo recibido por cada una de vosotras ha sido imprescindible para esto. Y a nosotros nos llena de fuerzas para enfrentarnos a cada día aquí dentro.

POR ESO, ¡MUCHAS GRACIAS!

Como vemos, la unión logra objetivos, todavía nos quedan etapas duras porque tendremos que enfrentarnos a más recursos.

Y como hemos visto durante años, el Estado español acostumbra a mantener durante años en prisión a personas y después decir que no fue justo o que no se respetaron los derechos fundamentales durante el juicio.

Nosotros queremos que esta situación termine ya porque cuando dentro de unos años nos den la razón, será demasiado tarde. Por eso no debemos olvidar este caso y, sin dejar de lado otras reivindicaciones, debemos seguir luchando si queremos un futuro con una justicia justa de verdad.

Tenemos que seguir como hasta ahora.

¡Ánimo! Eskerrik asko!