Gaztelueta insiste en la inocencia de su exprofesor condenado

El director del colegio asegura que la sentencia está dictada “sin pruebas” y no ve “creíble” al alumno

07.02.2020 | 20:58

bilbao - El director del colegio Gaztelueta del Opus Dei, Imanol Goyarrola, defendió ayer la inocencia del exprofesor del centro condenado por abusar sexualmente de un exalumno, en una sentencia dictada "sin pruebas" y que podría "mandar a un inocente a cumplir 11 años de cárcel".

En una comparecencia ante los medios de comunicación, Goyarrola, acompañado por el presidente de la entidad titular del colegio Juan Anguísola, se preguntó por qué la Audiencia de Bizkaia ha dado total credibilidad a la víctima frente al relato del exprofesor sobre lo que ocurría en las tutorías o preceptuaciones cuando el docente citaba al menor en un despacho para evaluar su rendimiento escolar y analizar su evolución personal y espiritual.

El director de Gaztelueta reprochó al tribunal no haber analizado las contradicciones del relato de la víctima y trató de desacreditar su testimonio sobre los abusos sexuales durante dos cursos, cuando el niño tenía 12 y 13 años, por parte de su preceptor.

La sentencia considera probado que el joven sufre estrés postraumático después de aquellos años de abusos y el director del centro aseguró que el niño tuvo "un problema de ansiedad" previo a los hechos de autos. Además, se preguntó "cómo es posible que el joven se haya inventado esta historia" y apuntó la posibilidad de que el chico tuviera "algún tipo de problema" psicológico.

sin pedir perdón Por ello, "convencido de la inocencia" del exprofesor del Opus Dei y de que los hechos considerados probados en realidad no ocurrieron, dijo que no va a pedir perdón, como solicitó la familia de la víctima, y avisó de que, si no prospera el recurso de la defensa, se puede mandar a la cárcel a una persona inocente.

Aseguró que Gaztelueta aportó durante el proceso "todos los resultados de la investigación que realizó el colegio" internamente tras la denuncia de los padres, pero la resolución judicial reprochaba al centro su falta de diligencia para aclarar lo sucedido.

Recordó que alumnos y profesores del centro rubricaron una carta ante notario de apoyo al denunciado, si bien reconoció que fue el colegio quien redactó ese documento, pagó esa notaría y después hizo llegar la misiva al abogado defensor del docente. - Efe