El termómetro alcanza -45º en algunas zonas

La ola de frío extremo en EEUU afecta a 210 millones de personas

El termómetro alcanza -45º en algunas zonas y en Chicago aconsejan “no respirar profundamente”

08.02.2020 | 17:19
Varias personas cruzan un puente mientras la niebla se eleva desde el helado río Chicago, en la ciudad del mismo nombre.

chigago - La ola de frío extremo que azota a Estados Unidos con temperaturas que alcanzaron ayer los 39 grados bajo cero y una sensación térmica de -45 en zonas del medio-oeste del país deja ya al menos 11 muertos y alcanza a cerca del 75% de la población, lo que supone aproximadamente 216 millones de habitantes.

El Servicio Meteorológico Nacional espera que a lo largo de la jornada las temperaturas se suavicen ligeramente con la llegada de las nieves en una región en la que se han multiplicado los casos de congelamiento e hipotermia en las salas de emergencia de los hospitales. Tal es la sensación de frío que en Chicago el Servicio Meteorológico Nacional ha lanzado una advertencia a los ciudadanos para que se cubran la boca tanto como sea posible para proteger sus pulmones del aire frío: "Eviten respirar profundamente e intenten hablar por la calle" ante el riesgo de congelación de los pulmones. En esa ciudad se atienden a unas 16.000 personas sin hogar afectadas por el temporal.

El estado de Minesota volvió a sufrir lo peor de esta ola de frío polar y en la pequeña ciudad de Bemidji, cercana a la frontera con Canadá, los termómetros marcaron a primera hora del día 39 bajo cero, mientras que en la vecina localidad de Duluth repitió con sensación térmica cercana a los 50 grados negativos.

Pero en otras zonas menos acostumbradas a este frío polar siguen tiritando con temperaturas entre 15 y 30 grados por debajo del promedio en este época del año en la parte superior del Valle de Mississippi, los Grandes Lagos o zonas del norte del Atlántico Medio. Chicago, que está acostumbrada a inviernos crueles, ha soportado estos días temperaturas inferiores al Polo Sur, Siberia o hasta el planeta Marte, lo que ha paralizado a la tercera ciudad más populosa del país, con 2,7 millones de habitantes.

Esto obligó a sus habitantes a desaparecer prácticamente de las calles y permanecer abrigados en sus casas para evitar la masa de aire ártico que azota desde hace días el medio-oeste y la región de los Grandes Lagos con sensaciones térmicas que llegaron a alcanzar los 55 grados negativos.

El Departamento de Salud Pública de Illinois informó de que se registraron durante el miércoles por lo menos 30 ingresos en salas de emergencia de este estado por congelamiento e hipotermia y en todo el medio-oeste los hospitales informaron sobre decenas de pacientes más atendidos por los mismos síntomas.

Después de que el frío prácticamente cerrase la ciudad de Chicago, sin actividad pública y privada y las escuelas públicas cerradas hasta este viernes, lentamente la vida se ha ido normalizando hoy, aunque los aeropuertos locales registran más de 1.700 cancelaciones de vuelos en las últimas 24 horas.

En el resto de las principales ciudades del medio-oeste el intenso frío está previsto que comience a amainar a partir de hoy, aunque se mantienen las instalaciones destinadas como centros de calentamiento para atender a los desamparados o personas con problemas de calefacción en sus casas.

Las autoridades exhortan a las personas a mantenerse bien abrigadas y no descuidarse, ante lo que es considerado por los expertos como "el aire más frío soportado en una generación". El servicio meteorológico advirtió a los conductores que se preparen para viajes "peligrosos" debido a la acumulación de nieve y las temperaturas bajo cero, lo que impide la limpieza y tratamiento de las carreteras. - Efe

la cifra

11

Víctimas mortales. Las muertes relacionadas con esta ola de frío polar son ya al menos once, según el recuento provisional efectuado por las autoridades, la mayoría en accidentes de tráfico.

Congelamiento de las redes eléctricas. En el área de Chicago la empresa de energía eléctrica informó que 7.000 hogares tenían problemas de suministro por el congelamiento de las redes.