denuncias de varios sindicatos

La Fiscalía ve indicios de revelación de secretos en la OPE de Osakidetza

Señalaría a la dirección del Sistema Vasco de Salud como clave en las irregularidades existentes

08.02.2020 | 20:12
Vista general de la OPE de Osakidetza celebrada en junio de 2018 en el BEC de Barakaldo.

Bilbao - Los sindicatos ELA y ESK, denunciantes en el caso de la Oferta Pública de Empleo (OPE) de Osakidetza, aseguraron ayer que la Fiscalía Superior del País Vasco cree que hay indicios de delito de revelación de secretos en las oposiciones de Osakidetza, por lo que remitirá las actuaciones al Juzgado para que investigue los hechos. Ante este hecho, fuentes de Osakidetza aclararon a DEIA que "ni el Departamento de Salud ni la dirección han recibido notificación oficial de la Fiscalía". Por tanto, declinaron hacer una valoración hasta "no contar con toda la información", aunque insistieron en "mostrar el máximo respeto y colaboración con la investigación abierta por la Fiscalía".

La Fiscalía Superior abrió el pasado 5 de junio diligencias para investigar si hubo irregularidades en las pruebas de 19 especialidades médicas de la OPE de Osakidetza. Una vez finalizada las diligencias y, según ELA, que hizo ayer público partes del escrito de la Fiscalía, se señalaría a la dirección de Osakidetza como clave en las irregularidades habidas en esta OPE. Así, apunta que, si bien se había decidido encargar al instituto público IVAP la elaboración de los exámenes teóricos de las especialidades médicas, "quien finalmente y en realidad designaba a las personas que elaborarían el examen fue la dirección de Osakidetza, la que les proporcionó un listado de personas, una por especialidad médica". "Las personas que participaron en proporcionar tales nombres fueron el director de Recursos Humanos -Juan Carlos Soto, dimitido-, el subdirector de Recursos Humanos y el director de Asistencia Sanitaria".

La Fiscalía agrega que el IVAP desconocía que esas personas que constaban en el listado proporcionado, y que finalmente confeccionaban los exámenes, fueran en ocasiones también miembros de los tribunales. Continúa el escrito diciendo que "la decisión de designar a uno u otro profesional se realizaba de un modo exento del control necesario para excluir la arbitrariedad" y no constan criterios objetivos en la designación".

También, según ELA, la Fiscalía señala que Osakidetza interfirió en la decisión de los tribunales calificadores y que no obró con homogeneidad, de forma que en unos casos decidió que los dos exámenes fueron elaborados por el IVAP y, en otros, por el Tribunal. Además, una vez que afloraron las presuntas irregularidades, a juicio de la Fiscalía, la dirección de Osakidetza actuó de forma parcial. Así, según ELA y ESK, cuando los miembros del Tribunal de Angiología señalaron que, en caso de repetirse el examen, no procedía la permanencia de una de las vocales, por sospechas de filtración, el director de Recursos Humanos decidió su permanencia. La Fiscalía señalaría a tres jefes de servicio como presuntos autores de las filtraciones en Anestesiología y Reanimación, Angiología y Cirugía Vascular, y Aparato Digestivo.