El accidente buscado a propósito y aquel que quería cobrar el seguro de un muerto muy vivo

Dos hombres fueron condenados en Navarra por embestirse deliberadamente con el coche en Landaben

08.02.2020 | 22:43

pamplona - El hombre, ecuatoriano de 33 años, se presentó en la compañía aseguradora de Pamplona manifestando que un compatriota suyo había fallecido en el municipio suramericano de Portoviejo víctima de un accidente de moto al chocar contra un animal. Curiosamente, el informador era el único beneficiario del seguro de vida del supuestamente fallecido y aportó incluso tres fotografías en color de un cementerio donde se podía observar una cruz en la cual figuraba el nombre del presunto muerto, así como una cédula de defunción certificada. La Guardia Civil, sin embargo, dio al traste con sus intenciones de cobrar el seguro. Se pudo evidenciar la falsedad de las imágenes y la inexistencia de la base de datos que certificara dicho accidente. Se le imputó por estafa y falsedad documental. Un caso rocambolesco de las decenas de ejemplos que en Navarra se dan para intentar defraudar al seguro.

Otro asunto sintomático fue enjuiciado en enero de 2017 en el Juzgado de lo Penal número 1 de Pamplona, donde se condenó a dos hombres por un delito de intento de estafa, uno a cuatro meses y medio de cárcel y el otro a tres meses de prisión, por idear ambos un plan para dañar dos vehículos e intentar cobrar de los respectivos seguros. La sentencia relata que uno de los acusados, "con ánimo de ilícito enriquecimiento", alquiló una furgoneta y, con ella al volante, "la embistió deliberadamente" dos veces contra otra furgoneta, perteneciente al segundo acusado, que se encontraba en Landaben. "El propósito de los dos acusados era el de defraudar a las dos compañías aseguradoras de los vehículos", de forma que posteriormente el propietario de la furgoneta que estaba aparcada "trató de cobrar la indemnización" de la aseguradora, "pero no logró su propósito al percatarse" la compañía del fraude ideado. El primer acusado debe indemnizar a la empresa propietaria de la furgoneta que alquiló con 12.385 euros, en los que se valoran los daños que causó. El segundo acusado, propietario del coche contra el que embistió el primero, se le sustituyó la pena de prisión por trabajos comunitarios. - E.C.