Internan en un centro de menores a la madre del bebé de Arrasate

La joven de 17 años, vecina de Noáin, fue puesta a disposición de la Fiscalía tras salir del hospital

08.02.2020 | 23:00
Agentes de la Ertzaintza, en el lugar del hallazgo del bebé.

SAN SEBASTIÁN/PAMPLONA - La Fiscalía de Menores de Gipuzkoa ordenó ayer el internamiento en un centro de menores de la chica de 17 años que abandonó a su recién nacida, que falleció horas después, en una calle de la localidad guipuzcoana de Arrasate, según informó el Departamento vasco de Seguridad. La joven, que reside en Noáin, pasaba unos días en casa de su abuela cuando se produjo el alumbramiento, cuyas circunstancias investiga la Ertzaintza.

La menor, que permanecía desde el domingo ingresada bajo custodia policial en el hospital del Alto Deba de Arrasate, fue dada ayer de alta y puesta a disposición de la Fiscalía de Menores, órgano judicial que instruye los casos en los que hay menores de edad implicados, que decretó su ingreso en un centro de internamiento después de tomarle declaración.

Por su parte, la Ertzaintza confirmó que la menor detenida es la madre biológica del bebé que apareció el domingo por la mañana muerto bajo un coche en la calle Galicia de la citada localidad guipuzcoana. La chica, que reside en una localidad de Navarra pero visitaba con frecuencia a su abuela en Arrasate, había pasado el fin de semana en esta población guipuzcoana, donde dio a luz a su bebé en circunstancias que se encuentran bajo investigación.

La recién nacida fue encontrada bajo un coche por un vecino de la calle Galicia, en la zona residencial Cristo Obrero del barrio de Santa Teresa, donde vive su abuela. Dicha persona observó restos de sangre en el suelo y descubrió debajo de un coche el cuerpo del bebé, que fue trasladado al Instituto de Patología Forense de Donostia después de que se confirmara su fallecimiento a pesar de los intentos de reanimación.

Al recibir el aviso de que una joven había ingresado en el hospital Alto Deba como consecuencia de una hemorragia, el foco de los agentes se centró en el número 8 de la vía, donde residía la abuela de la menor. Tras determinar que la herida era fruto de un parto, los ertzainas detuvieron a la menor que, se mantuvo bajo custodia policial hasta recibir el alta en el día de ayer.