IVECO, denunciada por no aplicar el protocolo

Una mujer se suicida tras la difusión masiva de un vídeo sexual

La fallecida de 32 años, que no quiso denunciar, estaba preocupada por lo que pensaría su marido

09.02.2020 | 12:07
La mujer, madre de dos hijos, trabajaba en la fábrica de camiones CNH Industrial, empresa de 2.500 empleados del grupo Iveco

madrid - El sindicato CCOO denunciará a IVECO Madrid ante Inspección de Trabajo por no activar el protocolo de acoso sexual en el caso de la trabajadora que se suicidó la semana pasada después de que circulase un vídeo de contenido sexual, algo que el sindicato considera un accidente laboral.

CCOO ha informado de que, una vez conocida la distribución del citado vídeo, el sindicato se puso en contacto con la trabajadora de IVECO para informarle de que podía solicitar la activación de un protocolo de prevención de acoso y denunciar a la persona que había difundido las imágenes por vulneración del derecho a la intimidad y por violencia de género.

En un comunicado, el sindicato ha explicado que acompañó a la afectada a una reunión con la dirección de la empresa para notificar lo que había ocurrido y quién había iniciado la transmisión del vídeo.

En esa reunión, ha asegurado el sindicato, IVECO respondió que se trataba "de un asunto personal y no de ámbito laboral", por lo que no tomó medidas, con lo que, a juicio de CCOO, incumplió sus obligaciones de protección de la salud de la trabajadora que establecen la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y la Ley de Igualdad.

"Siendo la empresa conocedora de la situación de riesgo en el centro de trabajo al menos desde el jueves 23 de mayo, no ha tomado ninguna medida preventiva y por ello CCOO considera que su inacción ha sido un factor decisivo en el lamentable resultado del fallecimiento de nuestra compañera", ha declarado la rama de Industria del sindicato.

Por ello, CCOO denunciará los hechos ante la Inspección de Trabajo con el objetivo de que se considere accidente de trabajo y "se tomen las medidas laborales y penales que garanticen que no vuelvan a producirse estas circunstancias".

Por último, el sindicato ha trasladado su pésame a la familia, los amigos y compañeros de la mujer fallecida.

La mujer, de 32 años, se quitó la vida el sábado tras llegar a sus compañeros de trabajo un vídeo suyo de carácter sexual grabado hace cinco años, según adelantó ayer el programa Espejo Público de Antena 3 y recogieron varios medios. Al parecer, la mujer estaba preocupada por lo que opinaría su marido si llegara a su teléfono móvil dicho vídeo, que estaba siendo compartido de forma masiva. Esto ocurrió el viernes, momento en el que el hombre sufrió una crisis de ansiedad y la mujer le pidió perdón, pero al día siguiente se quitó la vida ahorcándose.

Según indicaron a El Español dos compañeros de la fallecida, de nombre Verónica, pertenecientes al sindicato CGT, "no tenía pensado denunciar, sino que únicamente quería que la historia pasase e intentar estar otra vez tranquila". Por su parte, otro trabajador y compañero de la mujer aseguró a Espejo Público que en la empresa "había miradas, gente que iba a verla al lugar de trabajo para ver quién era", por lo que "sintió mucha presión y habló incluso con Recursos Humanos. Cuando su marido se enteró, se le cayó el mundo y fue un poco responsabilidad de todos".

miradas en la empresa La mujer, madre de dos hijos, trabajaba en la fábrica de camiones CNH Industrial, empresa de 2.500 empleados del grupo Iveco situada en San Fernando de Henares, y pertenecía al sindicato CGT, que confirmó el suicidio, pero que pidió "cautela" para que "no se especule con lo acontecido hasta que se aclaren todas las circunstancias". Asimismo, lamentaron "profundamente toda la situación de desconcierto que se ha producido al trascender la noticia a la prensa nacional y solicitan paciencia y prudencia".

Por parte de Iveco, que conoció los hechos el jueves y aseguró que no tenía constancia de la difusión masiva de la grabación, aplicó el protocolo correspondiente en estos casos, de modo que puso a disposición de la empleada la posibilidad de denunciar, aunque no quiso.

El Código Penal establece que la difusión de un vídeo íntimo, aun cuando se haya grabado con el consentimiento de la persona implicada, es un delito que puede suponer incluso pena de cárcel. La Policía Nacional está investigando los hechos. - E.P./D.N.