Barkos se reúne en Tafalla con alcaldes de las localidades afectadas

09.02.2020 | 19:01
El día después de la gran riada en Tafalla. Foto: Maiorga Ramirez

PAMPLONA. La presidenta de Navarra, Uxue Barkos, acompañada de varios de los miembros de su Ejecutivo, se reunirá este martes por la mañana en el Ayuntamiento de Tafalla con los alcaldes de las localidades más afectadas por la avenida torrencial del río Cidacos, con el objeto de recabar información de primera mano de los daños ocasionados en las últimas horas en esos municipios.

El dispositivo establecido el lunes por la tarde por el Gobierno de Navarra en aplicación del Plan de Emergencia, nivel 1, por inundaciones en la Zona Media (Tafalla, Olite, Pueyo, Pitillas y Beire), ha localizado esta madrugada en el municipio de Ezprogui, cerca del término de Moriones, el cuerpo sin vida de un conductor que fue arrastrado por el agua. La Policía Foral investiga el caso.

De madrugada también ha sido posible restablecer el tráfico entre la Autopista de Navarra (AP-15) y la localidad de Tafalla, una de las más afectadas por la avenida extraordinaria del Cidacos de ayer tarde. Por el contrario, el acceso a Pueyo desde la AP-15 continúa cerrado, según ha informado el Gobierno de Navarra.

El Cidacos, que pasó a las 17.40 horas de tener una altura de 0,11 metros en la estación de aforo de Olite, superó los 4 metros de altura a última hora de la noche, después de que se registraran lluvias torrenciales (la estación meteorológica de Guetadar superó los 160 litros por metro cuadrado ayer tarde y la de Tafalla los 100 litros) que cuatriplicaron las previsiones meteorológicas, que predecían precipitaciones de hasta 40 litros.

Los daños materiales causados por el río han sido de gran alcance, afectando a coches, garajes, bajeras, sótanos, locales comerciales, industrias, zonas deportivas y a la propia carretera N-121 (Pamplona - Tudela), a la altura del punto kilométrico 30. También se interrumpió el tráfico ferroviario.

La presidenta de Navarra, Uxue Barkos, y la consejera de Presidencia, Función Pública, Interior y Justicia, María José Beaumont, se desplazaron anoche a la sala de coordinación de Sos Navarra 112 para seguir en directo el dispositivo de atención de esta emergencia, en el que participaron los recursos de bomberos, policía y protección civil del Gobierno de Navarra, así como Guardia Civil y policía local de Tafalla.

LAS CONDOLENCIAS DEL REY

El Rey Felipe VI ha telefoneado esta tarde a la presidenta de Navarra, Uxue Barkos, para transmitirle sus condolencias por la persona fallecida en las inundaciones, un joven de 25 años.

En su llamada, a primeras horas de la tarde, según la información ofrecida por el Gobierno foral, el monarca se ha interesado también por los daños materiales producidos.El Rey además ha traslado su felicitación a todos los dispositivos que han trabajado para atender las emergencias generadas por las torrenciales lluvias caída ayer

También ha lamentado el fallecimiento del joven la presidenta Barkos, que esta mañana se ha traslado a la zona afectada donde se ha reunido con los alcaldes de los municipios ribereños del río Cidacos, a los que ha ofrecido el poyo del Gobierno para pedir la declaración de zona catastrófica.

El Ejecutivo, que ya ha desactivado la fase de alerta del Plan de Inundaciones, ha decidido también eliminar temporalmente el peaje de la AP-15 en Imarcoain mientras duran las obras de reparación de la N-121.

Según los datos aportados por el Gobierno, la avenida que en la tarde-noche de ayer afectó a la Zona Media de Navarra superó las previsiones, puesto que la Agencia Estatal de Meteorología había activado la alerta amarilla ante posibles tormentas, y elevó la alerta a nivel rojo cuando el episodio ya se estaba produciendo.

Las precipitaciones cuadruplicaron las anunciadas y llegaron a registrarse hasta 159,7 litros en el observatorio de Guetadar y 100,2 en el de Tafalla.

Como consecuencia de las extraordinarias aportaciones de los barrancos hubo una inesperada y rápida crecida del río Cidacos, con una avenida que el Gobierno sitúa como la mayor desde que existen registros en la estación de aforo de Olite, puesta en servicio en 1989.

En este sentido destaca que la crecida superó a medianoche ampliamente la capacidad de medición de la estación de aforo, fijada en 5 metros de altura y 386 metros cúbicos por segundo cuando a las 17:40 horas el río tenía una altura de tan solo 0,11 metros.

Y añade que los daños materiales causados han sido de gran alcance, afectando a coches, garajes, bajeras, sótanos, locales comerciales, industrias, zonas deportivas e infraestructuras, así como al tráfico ferroviario entre Tafalla y Pamplona.