la blanca 2019

La fiesta se instala en Vitoria

La Virgen Blanca reúne a miles de vitorianos para darla bienvenida a  Celedón. Ni una lesión en la mano ni sucada vez más cercano relevo impidieron a Ortiz de Urbina disfrutar “como un enano” de un txupinazo sin sobresaltos.

09.02.2020 | 23:02
Celedón tuvo este año un recorrido corto, alrededor de 3 minutos y 12 segundos, sin grandes contratiempos ni los apuros de antaño. Ya en la balconada, Gorka Ortiz de Urbina, que según explicó sufría una lesión en la muñeca izquierda, aseguró haber disfrut

La Virgen Blanca reúne a miles de vitorianos para darla bienvenida a  Celedón. Ni una lesión en la mano ni sucada vez más cercano relevo impidieron a Ortiz de Urbina disfrutar “como un enano” de un txupinazo sin sobresaltos.

faltaban aún casi veinte minutos para que Celedón descendiera desde la iglesia de San Miguel cuando en la Plaza de la Virgen Blanca la multitud se levantó para corear uno de los himnos de la tarde. Bien por una de esas casualidades que no existen o como inesperado homenaje a Txus, el recientemente fallecido protagonista de la canción, el gentío se lanzó a corear el mítico himno del mismo nombre de los aguraindarras La Polla como preludio al txupinazo. El calor, aunque no en los sofocantes grados del pasado año, hacía ya acto de presencia en la plaza, y los miles de asistentes al inicio de las fiestas trataban de paliarlo de la mejor manera posible, cantando, bailando, dando vueltas al puro o catando el vino o la petaca. La música animaba el ambiente. Ahora Ikusi mendizaleak, ahora Sarri sarri... el reloj descontaba los minutos mientras en la balconada los encargados de lanzar el cohete disfrutaban como pocos en los últimos años. Imanol Vega, Paco Granados y Adela Fonseca -traumatólogo, ortopedista y enfermera-, sanitarios y cooperantes en Bolivia y la República de Benín, se miraban entre sí entre nerviosos a la espera de que el gran momento llegara.

Y llegó. Vestidos, al igual que algunos representantes institucionales, con una camiseta especialmente diseñada para la ocasión, con homenajes a las asociaciones solidarias Doa, Adato y Les enfants du Noma, los tres prendieron la mecha festiva exultantes de felicidad para descorchar unas fiestas de La Blanca que traen consigo una semana cargada de actividades, celebraciones, paseíllos, actos religiosos, conciertos, citas culturales, comercio y bebercio.

Mientras el muñeco del aldeano de Zalduondo descendía, como es habitual, sin prisa pero sino pausa, la ausencia de vidrio aportaba un año más la tranquilidad necesaria para evitar cortes y sangrías en la plaza. Con el muñeco a buen recaudo, Gorka Ortiz de Urbina hizo acto de presencia para alegría de los miles de exaltados acólitos, cada vez más jóvenes, que disfrutaban en la plaza. En un recorrido corto, alrededor de 3 minutos y 12 segundos -el año pasado lo ventiló en 2 minutos y 42 segundos- Celedón ascendió hasta la balconada de San Miguel sin los apuros de antaño pero con un cansancio acumulado cada año más complicado de llevar. Y es que, con 19 años de personificación a sus espaldas, a Gorka Ortiz de Urbina le quedan, como él mismo confesó después, dos años más representando a Celedón, evitando así superar los 22 años de José Luis Isasi y quedándose finalmente en los 21 con los que se retiró Iñaki Landa, para quien también tuvo ayer un recuerdo. "El trato era no superar a Isasi así que si todo va bien me quedan dos años mínimo. Me voy a quedar en los 21", aseguró Ortiz de Urbina en sus primeras declaraciones en la balconada.

Escueto como cada año, sus mensajes al tomar el micrófono se centraron, además de las habituales loas a la Virgen Blanca y las fiestas de Vitoria, en agradecer el buen trato recibido durante el recorrido -"horrela segi eta jarraitu"-, tener un recuerdo "para los que no pueden estar aquí, como los que están en el hospital y los blusas y neskas que no pueden salir estas fiestas", y lanzar un contundente mensaje contra las agresiones machistas recordando que "no es no". Más tranquilo, ante los medios, Ortiz de Urbina se temía que hoy su cuadrilla de blusas, Bereziak, "me echen la bronca por no haber dicho nada de los cuarenta años" que han pasado desde su creación, y admitía haber "disfrutado como un enano" del recorrido, a pesar de alguna ausencia entre su grupo de guardaespaldas y de una inoportuna lesión en la mano izquierda. "Este año he echado de menos a los gemelos, pero he disfrutado. Eso sí, sólo podía usar la mano derecha por una lesión en la muñeca izquierda, así que no he podido cambiar de mano", lamentaba con una media sonrisa.

Mientras en la balconada y en la plaza la petición de no mostrar pancartas quedó en saco roto -abajo con reivindicaciones para el traslado de los presos vascos y arriba con una gran pancarta por la independencia, además de una bandera española-, los representantes políticos hacían cola para saludar a Celedón una vez finiquitado ya, poco después de las 18.15 horas, el txupinazo de La Blanca 2019. Después, en las vísperas, el obispo de Vitoria, Juan Carlos Elizalde, reclamó también que las fiestas "sirvan para reparar la marginalidad de la mujer tantas veces consentida y reclamar la igualdad en todos los ámbitos de la sociedad y del mundo del trabajo". Desde ayer, la capital alavesa abre sus brazos a todos para que disfruten de estos días. Gasteiz está, oficialmente, de fiesta.

noticias de noticiasdenavarra