reparto de más de 1.800 raciones diarias

Daños en la furgoneta de Zaporeak tras la escalada de tensión en Lesbos

La ONG denuncia que la situación es fruto del “hacinamiento” en el que viven los refugiados

10.02.2020 | 00:02
Personas refugiadas esperan al reparto de alimentos ante la furgoneta de Zaporeak.

donostia - - La furgoneta con la que la ONG Zaporeak está llevando a cabo su reparto de comidas en Lesbos sufrió algunos daños en la tarde del domingo como consecuencia de un enfrentamiento entre un grupo de personas refugiadas.

El incidente tuvo lugar después de que finalizara el reparto de las más de 1.800 raciones que a diario Zaporeak prepara en Lesbos. Como consecuencia, varias personas refugiadas resultaron heridas.

Los voluntarios de Zaporeak, que no sufrieron daño alguno más allá de los desperfectos materiales, subrayaron que este episodio ha tenido lugar en la semana en la que 745 personas han llegado a Lesbos en 20 embarcaciones, la cifra más alta desde 2016.

En la actualidad son casi 10.000 las personas que siguen en la isla tras haber solicitado asilo. Este "hacinamiento" y las "condiciones inhumanas" en las que Zaporeak observa cómo viven día a día estas personas en el campo de refugiaos de Moria ya provocaron que en el pasado hubiera que lamentar enfrentamientos entre distintas comunidades de refugiados, ya que en Moria el número de personas refugiadas triplica su capacidad.

Zaporeak volvió a denunciar ayer "la grave vulneración de los derechos de las personas refugiadas" en las islas griegas, situación que deriva en una "escalada de tensión" que se desarrolla "ante la pasividad de la Unión Europea" que no ofrece soluciones "a la mayor crisis humanitaria que vive el continente desde la Segunda Guerra Mundial".

vuelta a lesbos en febrero Zaporeak regresó a Lesbos el 11 de febrero, a una isla a la que había llegado nueve meses antes para dar respuesta a la situación de emergencia surgida en el campo de Pipka.

Zaporeak, que es ya una entidad legal en Grecia, estimó en aquel momento que podría repartir en torno a 1.300 raciones de comida al día, estimación que se ha visto superada.

La labor desarrollada por Zaporeak en Grecia no ha estado exenta de dificultades desde que en marzo de 2017 se vieron obligados a cerrar las cocinas en las que trabajaban en Quios, ya que fueron atacadas de madrugada por un grupo de desconocidos, hecho que no restó ganas ni entusiasmo por continuar sobre el terreno.