El Gobierno de Navarra ejercerá la acción popular en la causa por la agresión sexual en Orkoien

Considera que los hechos denunciados son "de extrema gravedad"

10.01.2020 | 14:01
Concentración convocada por el Grupo Feminista de Orkoien en repulsa por la agresión sexual grupal

PAMPLONA. El Gobierno de Navarra ha acordado, en su sesión de este viernes, ejercer la acción popular en la causa penal que sigue el Juzgado de Instrucción número 1, de Pamplona, por el presunto delito de agresión sexual ocurrido en Orkoien.

Tras la denuncia presentada por la víctima el pasado 6 de diciembre, la Policía Foral detuvo a siete personas, de las cuales tres siguen en prisión preventiva y otras dos en libertad con medidas cautelares.

La decisión se ha adoptado a propuesta del Instituto Navarro para la Igualdad. Según indica el Ejecutivo foral en el texto del acuerdo, "los hechos denunciados son de extrema gravedad, tanto por la violencia sufrida por la víctima, como por la participación conjunta de los agresores y el uso de violencia física, valiéndose de su superioridad numérica y física".

En este sentido, recuerda que la Ley Foral 14/2015, de 10 de abril, para actuar contra la violencia hacia las mujeres, en su artículo 65, establece que la Administración foral podrá acordar su personación en los procedimientos penales para ejercer la acción popular en los casos más graves de violencia contra las mujeres o cuando la acción delictiva provoque la muerte de estas.

Será el Servicio de Asesoría Jurídica del Departamento de Presidencia, Función Pública, Interior y Justicia el encargado de ejercer las actuaciones procesales que correspondan.

APOYO Y SOLIDARIDAD CON LA VÍCTIMA Tras conocerse el caso, el Gobierno de Navarra hizo público un comunicado en el que mostraba su "firme condena y rechazo a los hechos ocurridos y el apoyo decidido a la víctima y a su familia". Asimismo, recordaba que "las agresiones a las mujeres no son hechos aislados, sino que hay que enmarcarlo en el contexto de la violencia hacia las mujeres, como expresión y reflejo más brutal de la desigualdad entre mujeres y hombres en nuestra sociedad".

Por ello, incidía en que el camino más eficaz para prevenir este tipo de violencia, que se ejerce contra las mujeres por el hecho de serlo, "son políticas públicas feministas" y se reafirmaba en su responsabilidad de "seguir trabajando en la erradicación de cuantas formas de violencia atentan contra la vida, la libertad, la dignidad y la plena ciudadanía de las mujeres".

Además, manifestaba su decidido compromiso en la prevención de las agresiones sexistas, en aras de lograr que "no haya ni una sola situación de violencia contra las mujeres", al tiempo que mostraba su respaldo y solidaridad con todas aquellas mujeres que, en alguna ocasión, también han vivido situaciones de agresión o violencia machista.