La CHE insiste en que la situación de la ladera de Yesa es "de normalidad"

Señala que las grietas son fruto de "un deslizamiento local y superficial de 2014" y que "no tienen efecto en la estabilidad"

21.01.2020 | 10:26
Fotografía aérea que muestra la ladera derecha de Yesa (2018)

PAMPLONA. El último informe periódico sobre el comportamiento de la ladera de la margen derecha del embalse de Yesa para el mes de enero, publicado por la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), "confirma la situación de normalidad en la ladera".

Según ha informado la CHE en un comunicado, en las conclusiones del informe se destaca que la ladera "no tiene movimiento significativo". Y remarca que "todas las laderas registran cierto movimiento, aunque sea imperceptible y que nunca se puede registrar un movimiento cero". En el caso de Yesa, según la clasificación internacional de movimiento, su ladera "se corresponde con el umbral más bajo, denominado como extremadamente lento".

El nuevo informe, que es accesible desde esta semana en la web de la CHE, constata que "no se ha registrado ninguna variación en las conclusiones desde que se realizaran las actuaciones de estabilización en 2013" y, por ello, "sigue la misma línea que los anteriores informes, el último de octubre de 2019".

Con ello, ha expuesto la Confederación Hidrográfica del Ebro, el informe "avala que la ladera donde se asienta la presa actual y la presa recrecida (en ejecución y con el cuerpo de presa a un 97%), se encuentra en situación de normalidad".

Además de las conclusiones generales, el informe introduce una explicación a las grietas situadas en la denominada berma número 5, en el límite este del deslizamiento. Según señala, "en contra de lo que se ha venido reflejando en los últimos días en medios y redes sociales, no son nuevas y además, no tienen efecto, ni influencia ninguna en la estabilidad, ni la seguridad de la presa y el embalse".

"Todos los informes de seguimiento previo (y consultables en la web del Organismo) han recogido estas grietas y deformaciones locales. Se trata del efecto de un deslizamiento superficial y local que se detectó en marzo de 2014, sin relación y sin efecto con la estabilidad global de la ladera y donde se ha actuado desde su aparición", ha afirmado la CHE.

Además, la Confederación Hidrográfica del Ebro ha explicado que está ejecutando las actuaciones que complementan las obras de estabilización de 2013, que "permitieron normalizar la situación de la ladera" y que "se centran en la excavación de la zona donde se ubicaban las urbanizaciones de Lasaitasuna y Mirador de Yesa". Según ha señalado, "a esto se sumarán las actuaciones previstas de impermeabilización y drenaje de la ladera".

"La presa actual y la presa recrecida, actualmente en obras, cumplen con la normativa de seguridad, la normativa sismorresistente, y con todas las garantías técnicas", ha remarcado la CHE.