Doce maltratadores portan en Navarra pulsera de localización

Cuatro víctimas integradas en el sistema de protección Cometa presentan "riesgo medio" y cinco, "bajo". La Policía Foral atendió el año pasado 1.525 llamadas y 755 incidencias

26.01.2020 | 09:21
Una mujer muestra el dispositivo de protección de Cometa.

PAMPLONA Una docena de mujeres y sus respectivos maltratadores portan en la actualidad en Navarra dispositivos especiales de localización, integrados en el sistema Cometa, que advierten del quebrantamiento de las medidas de alejamiento impuestas por la autoridad judicial a los agresores. De las doce víctimas protegidas con este sistema en la Comunidad Foral, cuatro se encuentran en valoración de "riesgo medio", en cinco casos la valoración del riesgo es "bajo" y en tres casos la valoración del riesgo es "no apreciada".

El sistema Cometa es un servicio contratado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad con una empresa privada Securitas Direct, que es la encargada de realizar las tareas relacionadas con la monitorización, operación e instalación de los dispositivos del Sistema de Seguimiento y control de las alarmas. El centro de control de esta empresa, está operativo 24 horas al día, los 365 días al año, y se relaciona con los órganos judiciales, el Ministerio Fiscal y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, coordinando todas las incidencia que se producen. Los aparatos que portan tanto el investigado como la víctima él porta un brazalete de radiofrecuencia, además de un dispositivo GPS y teléfono, mismo aparato que debe llevar la víctima para su proteccióin, permiten a los trabajadores del Centro de Control de Medidas Telemáticas de Alejamiento (Cometa) el control telemático de las órdenes de alejamiento impuestas a hombres acusados de agredir a sus parejas cuando así lo estima un juez.

Proporciona, además, información actualizada y permanente de las incidencias que afecten al cumplimiento o incumplimiento de las medidas o penas, así como de las posibles alteraciones, tanto accidentales como provocadas, en el funcionamiento de los dispositivos electrónicos, que son enviadas desde el centro Cometa tanto a la autoridad judicial que ha acordado la instalación del sistema, así como al policía responsable del seguimiento de la víctima de violencia de género.

EN COMUNICACIÓN CON LA POLICÍA La función del centro Cometa, cuando esta medida se ve afectada y el agresor se aproxima a la víctima, es dar el aviso a la Policía y elaborar los informes para los jueces y fiscales, con el fin de vigilar que el agresor no rompa el límite de distancia impuesto. En este sentido, el Centro de Mando y Coordinación de Policía Foral recibió durante el año 2019 un total de 1.525 llamadas relacionadas con los dispositivos Cometa activos en Navarra, correspondientes a 755 incidencias.

En la Comunidad Foral son actualmente una docena de mujeres las protegidas por este sistema, cuatro de las cuales presenta un "riesgo medio", cinco "bajo" y el resto, sin riesgo apreciado, indican desde la Policía Foral, que entre las actuaciones que ha llevado a cabo en este ámbito recientemente se encuentra la detención de un varón de 30 años que se arrancó el dispositivo con una sierra metálica y se introdujo en la vivienda de su expareja. Los hechos ocurrieron en una localidad de la Ribera y los agentes intervinieron tras recibir el aviso de que el dispositivo llevaba más de dos horas sin conexión.

El sistema, según señalan desde la Policía Foral, busca hacer efectivo el derecho de la víctima a su seguridad y contribuir a su recuperación, además de disuadir al maltratador de reincidir, dado que el propio servicio documentar el posible quebrantamiento de la medida o pena de prohibición de aproximación impuesta, ya que el sistema proporciona información actualizada y permanente de las incidencias que afecten al cumplimiento o incumplimiento de las medidas o penas impuestas.

Para ello, el maltratador debe portar un transmisor de radiofrecuencia, consistente en un brazalete de reducido tamaño que emite una señal de radiofrecuencia y que dispone de unos sensores que permiten detectar su manipulación o rotura, así como la ausencia de contacto con la piel del usuario.

Además, porta un dispositivo de localización GPS que incorpora las funcionalidades básicas de un teléfono móvil (comunicación de voz y datos), un dispositivo que es prácticamente igual que el que debe llevar la víctima, que incorpora una antena exterior de radiofrecuencia que permite detectar la señal que emite el transmisor del maltratador.

TECNOLOGÍA ANTICUADA El sistema Cometa está cuestionado actualmente porque la tecnología de posicionamiento y radiofrecuencia, así como la telefonía móvil, han evolucionado notablemente desde 2009, cuando se puso en marcha. Aunque es cierto que la tecnología 3G supuso grandes mejoras en cuanto a la velocidad de transmisión de datos, con mayor seguridad y estabilidad para el usuario que la 2G, está lejos de la tecnología actual 4G, en un momento en el que ya se está extendiendo el 5G.

Como consecuencia de esta obsolescencia, desde las instancias judiciales han venido denunciando múltiples incidencias técnicas: pérdida de cobertura, escasa autonomía de las baterías, cuya tecnología también ha avanzado mucho en diez años. En este sentido, la mayor deficiencia del sistema, más incluso que la utilización de un inhibidor por parte del agresor, son las falsas alarmas, que suponen hasta el 70% de los avisos.

NUEVO CONVENIO DE VIOGÉN El Ministerio del Interior y el Gobierno de Navarra han suscrito un nuevo convenio para la incorporación de sus unidades competentes al Sistema de Seguimiento Integral de los casos de Violencia de Género, más conocido como VioGén. Dicho convenio sustituye al firmado en noviembre de 2010 que permitió la adhesión de Policía Foral al sistema. Se trata ahora de actualizar el acuerdo para adaptarlo a la Ley 40/2015, de 1 de octubre, de Régimen Jurídico del Sector Público.

El objeto del convenio es establecer la coordinación y colaboración entre el Ministerio del Interior y la Comunidad Foral para incorporar a usuarios adscritos a los distintos órganos, entidades, organismos y unidades de Navarra al Sistema de Seguimiento Integral de los casos de Violencia de Genero (Sistema VioGén), al tiempo que amplía el ámbito de posibles adhesiones a esta herramienta. Fruto de la colaboración entre ambas administraciones será la próxima adhesión de personal técnico del Instituto Navarro de Medicina Legal. Este organismo participará en un proyecto, pionero en España, orientado a mejorar la valoración policial del riesgo y la predicción de las conductas delictivas, lo que permitirá establecer las medidas de protección más adecuadas en cada caso.

DISPOSITIVO COMETA ¿Qué lleva el maltratador? El aparato se compone de un brazalete de pequeñas dimensiones que emite una señal de radiofrecuencia y de un localizador GPS. De este modo, permite verificar que el agresor cumple las medidas de prohibición de aproximarse a la víctima impuestas por el juez. ¿Qué porta la víctima? La víctima lleva otro dispositivo que recibe una señal de alarma cuando el inculpado o condenado se encuentra a una distancia inferior a la fijada por el juez.

También emite un aviso cuando el agresor entra en una de las zonas de exclusión que la autoridad judicial ha establecido, como por ejemplo, el domicilio de la víctima, su lugar de trabajo o el colegio, en el caso de un menor. Cobertura legal. El artículo 64.3 de la Ley Integral contra la Violencia de Género contempla "la utilización de instrumentos con la tecnología adecuada para garantizar las medidas de alejamiento acordadas por los jueces y verificar de inmediato el incumplimiento de las mismas".