Testimonios en primera persona sobre el cáncer

Cuatro miembros de AECC de la Comunidad foral cuentan sus experiencias, emociones y vivencias ante el cáncer

05.02.2020 | 06:20
De i a d delante, Javier Martirena, Francisco Arasanz, Maribel Cordón, Luis Guillén y Marisa Villafranca. Detrás, Teresa Barrio, Cristina Ibarrola, Ángel Ansa y Elena Gorritxo.

Llamar al cáncer por su nombre se vuelve en ocasiones el mayor reto del proceso. La Asociación Española Contra el Cáncer de Navarra presentó ayer en el marco del Día Mundial del Cáncer su campaña Llámalo Cáncer con el objetivo de luchar contra el silencio y el miedo que provoca esta palabra todavía y para conseguir que el conjunto de la sociedad normalice su relación con ella.

en primera persona Maribel Cordón fue diagnosticada de cáncer de mama hace 3 años. Antes del diagnóstico, "me iban pasando de una prueba a otra y no me decían nada, aunque en casa ya nos lo olíamos" y añadió que "durante el año que duró el tratamiento, jamás me mencionaron la palabra cáncer". "Me hablaban de curación, y la verdad es algo que te tranquiliza porque a mí me costó mucho verbalizar la palabra cáncer", confesó.

Además, Cordón se dirigió "a las personas que les diagnostican les recomendaría hablarlo con alguien que padece o haya padecido la enfermedad", explicó.

Por su parte, hace diez años que Luis Guillén fue diagnosticado de cáncer de próstata. "Llegó por casualidad. Me realizaron una analítica de y me salió en antígeno prostático específico algo más elevado del habitual y el médico solicitó una segunda prueba que dio el mismo resultado". A continuación lo derivaron al urólogo y tras la biopsia, al oncólogo. "La espera para el oncólogo fue muy dura. Me puse a buscar información por internet y a buscar posibles alternativas".

Las dudas se resolvieron cuando asistió a la consulta del oncólogo. "Me explicó que tenía y lo que había que hacer paso a paso". Guillén tanteó entre las alternativas buscadas en internet y lo ofrecido por los profesionales de Osasunbidea y finalmente, se decantó por la segunda opción. Sobre el trato recibido por parte de los profesionales sanitarios confesó que "solo guardo afecto y cariño hacia todos los que me atendieron".

Katixa Castellano fue diagnosticada de cáncer de mama en junio de 2018. Un mes más tarde fue operada y debido al tipo de cáncer que padecía "decidieron darme todos los tipos de tratamientos disponibles. Pasé por quimioterapia, radioterapia, inmunoterapia y ahora me encuentro con la hormonaterapia". Hace un año que terminó la radioterapia y actualmente está trabajando.

En cuanto al empleo, Castellano manifestó la necesidad de implantar "ayudas para trabajadores autónomos que pasan por procesos oncológicos, porque a mí me pasó siendo autónoma y no existe ningún tipo de ayuda". A su vez destacó que encontró bastante ayuda en la AECC y en toda la red de salud pública. A su vez destacó que "quizá haría falta una sección de nutrición oncológica para evitar bulos sobre la nutrición en el cáncer y por supuesto investigación, para que se cronifique la enfermedad y reducir la mortalidad".

Manuel Picayo padece cáncer de recto que le fue diagnosticado hace aproximadamente hace dos años. Le han operado dos veces, y en la actualidad se encuentra recuperándose de la segunda intervención. "Al principio hasta que no conocía la asociación, lo pase muy mal. No sabía a donde acudir, porque aunque tengas la familia de tu lado, necesitas ayuda profesional", confesó. Durante la segunda intervención una enfermera le mencionó la asociación y un médico le puso en contacto con ellos y "me ayudaron y me siguen ayudando mucho tanto los psicólogos, como mediante con distintas actividades". "Es una gente maravillosa, están siempre pendientes de ti y dan una atención formidable", añadió.

En cuanto a la atención sanitaria también se mostró muy satisfecho y explicó que "hay pocas enfermeras para el trabajo que tienen. Se necesitan más porque no dan abasto con todo lo que tienen que hacer".

la prevención en navarra Por otro lado, el Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra (ISPLN) recordó ayer que los cánceres son enfermedades que se relacionan con múltiples causas y están influidos por distintos factores. Unas se conocen y otras se están investigando, su prevención requiere un amplio conjunto de medidas políticas, legislativas, laborales, medioambientales y también personales.

El Código Europeo contra el Cáncer establece una serie de medidas que las personas pueden adoptar para prevenir la enfermedad entre los que se recomienda no fumar y hacer de la casa y el coche espacios sin humo. En cuanto al estilo de vida, se aconseja mantener un peso saludable, hacer ejercicio a diario y comer saludablemente. Evitar la carne procesada y limitar el consumo de carne roja y de alimentos con mucha sal.

Por otro lado recomiendan, limitar el consumo de alcohol, aunque para la prevención del cáncer es mejor evitar las bebidas alcohólicas, y evitar una exposición excesiva al sol y utilizar protección solar.

En el trabajo protegerse de los agentes cancerígenos, cumpliendo la normativa de protección de la salud y seguridad laboral. Ademas, se aconseja participar en programas organizados de cribado del cáncer.