Bruselas advierte del riesgo para la economía

Considera que su impacto depende de la duración del brote y las medidas para combatirlo

14.02.2020 | 01:24

bruselas – La Comisión Europea reconoció ayer que el coronavirus es una "fuente de creciente preocupación" por su impacto sobre el comportamiento económico, aunque trabaja con la asunción de que afectará a la economía China principalmente en este primer trimestre del año y tendrá "repercusiones globales relativamente limitadas".

Así lo expone en el informe que el comisario de Economía Paolo Gentiloni presentó y en el que Bruselas señala, no obstante, que cualquier análisis sobre las consecuencias económicas de este virus "está sujeto a una gran incertidumbre".

"En la coyuntura actual, se asume que el PIB de China será golpeado principalmente en el primer trimestre, con unas repercusiones globales relativamente limitadas", apunta el documento. Las autoridades comunitarias cuenta con que la situación mejorará los meses siguientes, cuando dificultades asociadas a la enfermedad recedan y la producción y demanda empiecen a recuperarse.

En este sentido, el informe de Bruselas expone que el impacto económico fuera de las fronteras de China "podría ser mayor y más duradero" tanto si se expande el virus como si se materializan disrupciones en la cadena de valor mundial que ahora son "difíciles de anticipar".

duración imprevista En la misma línea, el comisario italiano, que reconoció que la propagación del coronavirus y su impacto económico es una "fuente obvia de preocupación", advirtió de que este escenario es una asunción de Bruselas y no una previsión, así como que está sujeto a la posibilidad de que el brote dure más de lo esperado.

"Su impacto sobre la salud pública, la vida y la actividad económica sigue siendo incierto. Dependerá mucho de la duración del brote y de las medidas de contención adoptadas y la respuesta de China", expresó Gentiloni en una rueda de prensa.

"Lo que está claro es que cuanto más dure el brote, mayor es la posibilidad de que tenga efectos secundarios en la confianza económica y en las condiciones financieras globales", añadió, para después puntualizar que todavía es "demasiado pronto" para evaluar sus consecuencias.