Dos condenados en el único juicio en la Audiencia de Navarra durante el estado de alarma

Dos georgianos aceptaron entre 1 y 5 años de cárcel el pasado día 24 por asaltar pisos en Pamplona en 2017

09.04.2020 | 01:34
Vista exterior del Palacio de Justicia de Navarra.

pamplona – La Audiencia navarra solo ha celebrado un juicio durante el estado de alarma. Fue el 24 de marzo en la Sección Primera y se saldó con una conformidad para dos georgianos, A.M., y N.S., residentes en Vitoria, ambos en situación irregular y el primero con una orden de expulsión, condenados a un año y cinco años de cárcel, respectivamente. Respecto al segundo de los procesados se decretó su expulsión durante diez años del país a partir de que cumpla un tercio de la condena. La vista, que discurrió con normalidad e incluso hubo público (familiares) presentes en la sala. La vista debía celebrarse al tratarse de una causa con presos preventivos.

Los hechos probados reflejan que el 31 de octubre de 2017, sobre las 1.30 horas, mediante el uso de diversas ganzúas (en forma de z) e instrumentos para forzar cerraduras, los dos procesados consiguieron acceder, sin causar daños, la puerta de un inmueble en la calle Malón de Echaide. Pero allí no pudieron robar nada, ya que una vecina alertó a la Policía Municipal, que se personó en el lugar y procedió a arrestarles.

Pero antes de dicha fecha sí consumaron varios asaltos. Así, entre el 4 y el 11 de octubre de 2017, el acusado N. S. acudió a un inmueble en la avenida Judimendi de la capital alavesa, donde forzó la cerradura y sustrajo joyas que había en la vivienda valoradas en 5.308 euros. En septiembre, el mismo acusado acudió a un domicilio de la calle Plaza Pío Baroja de Pamplona, y tras forzar la cerradura de la puerta, accedió a su interior forzando la Puerta, tapó la mirilla interior con un papel blanco y sustrajo una serie de joyas tasadas en 9.022 euros, además de dinero. Por último, el mismo procesado irrumpió también en septiembre en otro piso de la plaza Pío Baroja de Pamplona, en el que sustrajo joyas, ordenador, un móvil y otros objetos valorados en 1.509 euros.