Un último curso en la Universidad con dificultad añadida

19.04.2020 | 00:13
El campus de la UPNA vacío.

Estudiantes que terminan este año la carrera han tenido que cancelar sus prácticas externas o cambiar la forma en la que pensaban realizar sus trabajos finales por el estado de alarma.

la promoción de estudiantes que se gradúa este año en alguna carrera universitaria será recordada como aquella que se vio obligada a finalizar esta etapa de su vida meses antes de lo previsto, y de forma inesperada, a causa de una pandemia. Una experiencia extraordinaria que se convertirá en una historieta que contar a las futuras generaciones, pero que, ahora, cambia por completo los planes que los alumnos y alumnas tenían previstos respecto a sus prácticas externas, trabajos finales, clases, exámenes e, incluso, el acto de su graduación.

Tras dos semanas en estado de alarma, y con la incertidumbre de estudiantes y familias presente, la Universidad de Navarra fue la primera institución académica en anunciar al alumnado que daba por finalizadas las clases presenciales en los estudios de Grado. Días después siguió sus pasos la Universidad Pública de Navarra (UPNA). Esto suponía, en ambos casos, que la materia se iba a seguir impartiendo de forma online, del mismo modo que se tendrán que realizar los exámenes cuando llegue la fecha.

Ya desde que se limitaran los movimientos, una de las grandes preocupaciones de los estudiantes, tanto de Grado como de Máster, era qué iba a pasar con sus prácticas externas, ya que las empresas o centros estaban suspendiendo su actividad presencial. En este sentido, hay personas que han tenido más suerte y las van a poder terminar de forma telemática; otras, sin embargo, no han podido evitar que se las cancelen, lo que apena a los estudiantes, que esperaban esta parte de su formación con muchas ganas.

adaptar los trabajos finales Una de las entregas más importantes en la carrera es la del Trabajo Final de Grado (TFG), y, en ocasiones, los estudiantes optan por temas para los que tienen que ir a diversos lugares o realizar entrevistas, algo que en estos momentos no pueden llevar a cabo, al menos que sea por videollamada.

Esta situación dificulta a los alumnos y alumnas sacar adelante sus ideas iniciales tal y como las tenían pensadas, pero también está sirviendo para poner a prueba su capacidad para adaptarse a la adversidad.