La pandemia decrece en Navarra con 0,8 contagios por caso positivo

La inclusión de la Meca en la zona básica de Azpilagaña explica la alta incidencia en este ámbito

22.04.2020 | 01:08
El Hospital Reina Sofia de Tudela recibe material de protección chino.

pamplona – Los expertos de la sanidad pública son cautos a la hora de valorar la evolución de la pandemia del coronavirus en Navarra pero los datos son elocuentes y el hecho de que el número reproductivo básico, es decir que el número de contagios por cada caso confirmado, se sitúe en 0,8 evidencia que la epidemia decrece en la Comunidad Foral. Así lo indicó ayer el jefe de Enfermedades Transmisibles del Instituto Navarro de Salud Pública y Laboral de Navarra (INSPL), Aurelio Barricarte, quien precisó que en el Estado este indicador es de 1, lo que refleja que la pandemia está estabilizada mientras en Navarra decrece.

También la tendencia es descendente a la vista de los casos acumulados en los últimos 14 días, y en el incremento de los nuevos positivos que en la actualidad ronda el 2% cuando al principio de la epidemia la progresión de un día para otro alcanzó el 33%. El descenso de la pandemia en Navarra arrancó en los primeros días de abril, si bien las gráficas apuntan picos que habitualmente se corresponden con los momentos en los que se hicieron más pruebas diagnósticas.

También es positivo que las hospitalizaciones (1.877 en total) experimenten un descenso progresivo desde el 1 de abril. Barricarte también se refirió a los casos posibles, que cifró en 13.874, y de los que apuntó que ahora, en esta nueva etapa de abordaje de la pandemia que se prevé realizar test a las personas que fueron aislados sin prueba por ser sospechosas y sometidas a cuarentena, se convertirán en confirmados o descartados.

el 28% de muertes en más de 80 añosPor otro lado, Aurelio Barricarte señaló que si bien entre los casos posibles no había muchas diferencias en función por edad y sexo, en los confirmados se evidencia que el covid ha hecho mella en la población de más edad. Las tasas de hospitalización aumentan conforme aumenta la edad, y la incidencia es mayor en hombres que en mujeres. También se refleja esta situación en las personas que han requerido ser atendidas en la UCI.

Lo más negativo de la pandemia han sido los fallecimientos que se han producido tanto en el ámbito sanitario como en el sociosanitario, especialmente en las residencias de personas mayores. A este respecto, Barricarte precisó que los datos recogidos –han fallecido hasta ahora 397 personas, 284 en hospitales y 113 en residencias– no contabilizan los fallecimientos producidos en los domicilios particulares, un recuento que tardará ya que en el certificado de defunción debería figurar si ésta está relacionada con el coronavirus.

En cualquier caso, la edad también ha sido determinante. Así, mientras la tasa de letalidad es inferior al 2% entre las personas menores de 70 años, se eleva al 5,6% a partir de los 60 años y se eleva al 28% por encima de los 80 años de edad. La pandemia, destacó Aurelio Barricarte, ha tenido un reflejo importante no solo en los casos confirmados sino también en las defunciones diarias si se compara la estadística (gráfico en la página 4) de este año (línea en rojo) con los decesos de años anteriores. "A parte de los pacientes que mueren previamente confirmados puede haber otros muchos que mueren por la enfermedad sin que se haya confirmado su diagnóstico", apuntó. La gráfica de fallecimientos se dispara a partir de mediados del mes de marzo.

el 24% de positivos, curados El aspecto positivo de este análisis epidemiológico hay que buscarlo en las curaciones, en las personas que han logrado superar la enfermedad y que en el caso de personas con diagnósticos confirmados el porcentaje es del 24%. Barricarte concluyó que son favorables los datos tanto entre los casos posibles como en los casos confirmados, en los casos que han requerido ingreso en UCI y en el aumento de curaciones.

Respecto a los datos recogidos en las zonas básicas de Salud, los responsables sanitarios que ayer comparecieron en la rueda de prensa indicaron que la alta prevalencia que registra la zona básica de salud de Azpilagaña, en Pamplona, obedece al hecho de estar incluida en la misma la Casa de Misericordia donde residen 530 personas y las secuelas del covid, tanto en fallecimientos como en casos positivos confirmados y sintomáticos han sido muy importantes.

noticias de noticiasdenavarra