Las 40 VPO en Mutilva de la Fundación Can y Nasuvinsa estarán en 2022

La entidad privada construye el edificio que en 30 años será público y la sociedad pública gestiona los alquileres

17.06.2020 | 01:02
Recreación del edificio de la Fundación Caja Navarra, de gestión pública.

pamplona – El convenio suscrito entre el Gobierno de Navarra y la Fundación Caja Navarra posibilitará disponer a comienzos del año 2022 de otras 40 nuevas viviendas de alquiler que ambas instituciones impulsan en la urbanización Entremutilvas, del Valle de Aranguren. El consejero del Gobierno de Navarra José Mª Aierdi y el presidente de dicha fundación, Javier Miranda, junto al arquitecto Carlos Pereda, miembro del equipo redactor, presentaron ayer el proyecto arquitectónico del edificio que, además, contará con un local que se cederá al Ayuntamiento. Con esta actuación, el Ejecutivo foral lanza el nuevo modelo de colaboración para que los promotores inviertan en vivienda social que repercuta después al patrimonio público.

El convenio, considerado como "una novedosa fórmula de colaboración público-privada", impulsada por el Departamento de Ordenación del Territorio, Vivienda, Paisaje y Proyectos Estratégicos, tiene por objeto promover vivienda dentro de los objetivos sociales de la Fundación Caja Navarra y contribuir a reforzar la oferta pública de alquiler a precios asequibles, destacaron ayer Aierdi y Miranda. El consejero añadió que es una formula que "modifica sustancialmente la política desarrollada en los últimos 20 años, en cuanto que las promociones no se convierten en vivienda libre ni pasan a manos privadas al cabo del período de calificación como VPO".

La Fundación Caja Navarra acometerá la inversión para la construcción del edificio en suelo público, mientras Nasuvinsa gestionará el alquiler protegido de las viviendas. Al cabo del período de amortización (30 años), la Fundación transmitirá la propiedad del edificio a la sociedad pública, titular del suelo. El Ayuntamiento de Aranguren también participará en la gestión del proyecto al hacerse cargo de un local cedido, que será de titularidad municipal y uso social.

"Se trata de recuperar la función social y el valor de uso de la vivienda y de comprometer al sector privado en la necesidad de promover vivienda de alquiler, también como una oportunidad", subrayó Aierdi. Miranda, expresó "la importancia de la colaboración entre el sector público y organizaciones privadas como la nuestra" y su satisfacción "por ser capaces de generar un modelo que nos permite alcanzar nuestros objetivos sociales y realizar una gestión eficiente, responsable e innovadora del patrimonio".

El proyecto del edificio ha sido diseñado por los arquitectos Carlos Pereda, Óscar Pérez, Antonio Cidoncha y Jokin Lecumberri, que ganó el concurso de ideas, convocado por la Fundación Caja Navarra y gestionado por Nasuvinsa, para construir las 40 VPO en una parcela con 1.200 m2.

El proyecto arquitectónico destaca por el diseño de una solución que, a través de un gran espacio común central que vertebra el edificio y sirve de lugar de relación y encuentro, "resuelve de la mejor manera posible la habitabilidad de las viviendas y su relación con el exterior, un factor que la crisis del confinamiento ha hecho más necesario", explicó Carlos Pereda. Todas las viviendas tienen doble orientación, con ventilación cruzada a través de ese espacio central y las dos galerías-miradores, que permiten además la regulación térmica del interior. El equipo incorpora al edificio medidas pasivas y de eficiencia energética.