La UN participa en un grupo de trabajo para diseñar juegos tras el covid-19

El proyecto internacional desarrolla una propuesta basada en la experiencia infantil en la pandemia

12.07.2020 | 01:10
Varios niños juegan en una escuela infantil. Foto: Unai Beroiz

PAMPLONA – Alumnos y profesores de la Universidad de Navarra están participando en un grupo de trabajo internacional organizado por el Politécnico de Milán -uno de los centros referentes en la enseñanza del Diseño- para desarrollar una propuesta de juego o de juguete infantil que tenga en cuenta la situación especial vivida por los más pequeños con motivo de la covid-19. Se trata de un equipo formado por estudiantes y profesores de las Escuelas de Arquitectura y de Ingeniería, que trabaja junto con universidades de Australia, Canadá, Argentina, Italia, Turquía, Israel o China. Este workshop se prolongará hasta finales de julio.

colaboración pionera Según el profesor de la Escuela de Arquitectura Juan L. Roquette, uno de los responsables del equipo, "la idea es dar a los alumnos la oportunidad de participar en un proyecto que integra las tres menciones del Grado de Diseño de la Escuela de Arquitectura (Moda, Servicio y Producto) y el Grado de Ingeniería de Diseño y Desarrollo de Producto de la Escuela de Ingeniería en un proyecto internacional pionero, nacido de las dificultades originadas por el coronavirus". En el proyecto también participan los docentes Adrián Larripa, Raquel Cascales, y Adam Jorquera Y el alumnado está formado por Itsaso Iriondo, Natalia Bruguera, Nora Villar, Amaia Pérez, María Ruiz y José Pou.

El workshop, de carácter experimental, según explicó Juan L. Roquette, comienza con una fase de investigación común "con conferencias, hackathones (evento organizado con el fin de trabajar de forma colaborativa durante un período de tiempo acotado) y varias sesiones de puesta en común, con el objetivo de detectar las líneas de innovación en el ámbito del juego-juguete infantil".

Una vez hecha esta aproximación, cada universidad desarrollará una propuesta, que podrá ser prototipada e incluso ensayada y comercializada por Clementoni. De ser así, llevará aparejado el reconocimiento comercial y de autoría a los alumnos que lo hayan ideado, así como la posibilidad de emprender prácticas profesionales para los estudiantes interesados en continuar con esta experiencia.